Antonio Nazaré | matador de toros "Ante todo, quiero llegar al éxito por la vía de mi concepto"

  • El diestro sevillano, quien tiene previsto comenzar la temporada 2019 en Venezuela, suma a Jesús Cañas en su equipo de apoderamiento

El diestro Antonio Nazaré, hoy, en la calle Rioja de Sevilla. El diestro Antonio Nazaré, hoy, en la calle Rioja de Sevilla.

El diestro Antonio Nazaré, hoy, en la calle Rioja de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 0

El torero Antonio Nazaré (Dos Hermanas, 1984) es uno de los diestros sevillanos con mayor número de festejos en 2018, sumando una decena en España y otras dos en América. Con varios trofeos en su esportón, pretende este año retornar a las plazas de primer orden. Comenzará su temporada en Mérida (Venezuela) en un año en el que suma a su equipo de apoderamiento al taurino Jesús Cañas.

–Antonio, ¿qué conclusiones ha extraído de su última campaña?

–Ha sido buena. He sumado doce corridas en España y otras dos en América. He perdido algunas corridas en plazas americanas porque me coincidían en fechas con otras en España y elegí torear aquí.

–¿Volverá allí?

–Por supuesto. Espero comenzar la temporada 2019 en Mérida y también torear en Perú, un país donde nos acogen a los toreros como merecemos.

–¿Qué ha sido lo mejor?

–Los triunfos de Mérida, donde me dieron triunfador a la mejor faena y, en España, Sangüesa, donde me dieron como triunfador de la feria y Almagro, donde corté tres orejas. También me sentí muy bien en Barbastro, Villacañas y algunas otras plazas.

"He ido a Pamplona o Sevilla y todo lo que he hecho ha sido dentro de mi tauromaquia, basada en la pureza"

–Esas faenas destacadas, ¿hubieran sido de rango superior en una plaza de primera?

–Las de Sangüesa y Mérida hubieran sido grandes triunfos en Sevilla o Madrid. Es una pena que no haya podido expresarlas en una plaza de primera.

–¿Lo peor?

–No he pisado las plazas grandes, a excepción de Vic-Fezensac. En conjunto, ha sido un año bueno, con doce corridas, que está muy bien tal como están las cosas.

–¿Cómo ha evolucionado su tauromaquia?

–Sigo creciendo. He dado pasos importantes en estética, profundidad y conocimientos. En conjunto, en todo lo que es la profesión en sí. Me he convencido de que la responsabilidad no debe llegar a ser una presión y me salga de mis formas. Ante todo, quiero llegar al triunfo por la vía de mi concepto.

–¿En qué lo basa?

–Yo he ido a Pamplona o Sevilla y todo lo que he hecho ha sido dentro de mi tauromaquia, basada en la pureza.

"Me gustaría conmemorar mis diez años de alternativa en Sevilla, donde me la dieron Ponce y Morante"

–¿Cómo se presenta 2019?

–Espero entrar en Mérida y en España necesito meter la cabeza en Sevilla y Madrid. Me guastaría conmemorar mis diez años de alternativa, que se cumplen el 28 de abril, en Sevilla, donde me la dieron Ponce y Morante. En ambas plazas la última vez que toreé fue en la temporada 2016. Madrid y Sevilla te capapultan. Para mí, Sevilla, donde nací como torero, y Madrid, porque te lanza a las ferias, son fundamentales.

–¿Con qué apoderado o apoderados cuenta?

–Con Mario Hidalgo y este año se incorpora Jesús Cañas.

–¿A qué se agarra cuando no cuenta con oportunidades en esas plazas trascendentales?

–Pienso en Emilio de Justo y Octavio Chacón, que son dos revelaciones de la temporada y que han toreado por los pueblos hasta que les ha llegado el momento. Esa dureza de torear en pueblos la llevo bien porque me sirve de preparación y es parte del camino. Ahí están los casos de los maestros Espartaco, Ortega Cano y Paco Ojeda.

–¿Hay tiempo para engancharse al circuito principal?

–El tiempo va pasando, pero mientras tenga la ilusión viva no hay problema. Lo malo es que vea que no hay salida o que no tengo capacidad para hacerlo.

–Por último, ¿qué le pide a los Reyes Magos?

–Que sea una temporada bonita e importante, cargada de muchos festejos y que cuando llegue octubre haya conseguido muchos triunfos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios