Fútbol | UD Almería

Luis Guillén, el embajador indálico

  • Antiguo consejero del CF y también de la UDA desde su fundación, es el encargado de viajar con el equipo a domicilio tras relevar a su buen amigo Jesús Verdejo

  • A sus 75 años anuncia que le queda cuerda para rato

Luis Guillén posa para Diario de Almería junto al Estadio Mediterráneo Luis Guillén posa para Diario de Almería junto al Estadio Mediterráneo

Luis Guillén posa para Diario de Almería junto al Estadio Mediterráneo / Rafael González (Almería)

Con 75 años recién cumplidos (los hizo el pasado 2 de julio), a Luis Guillén le queda cuerda para rato y tiene decidido seguir siendo la cara visible del club en cada desplazamiento como jefe de expedición: "En la boda de la hija de Mariano Blanco [secretario general] el presidente me dijo si tenía previsto seguir viajando. El día que deje de hacerlo veré los partidos desde casa con un whiskycico", confiesa Guillén, quien tomó el relevo de su buen amigo Jesús Verdejo hace cinco años en esto de representar a la entidad en las salidas.

Empresario del sector del Tránsito y Aduanas hasta su jubilación a los 69 años, Guillén lleva enrolado en el fútbol almeriense desde hace 30, cuando lo llamó Sebastián Moyano (gerente de Todo-Ba) para entrar en la directiva del Almería CF, presidida por Guillermo Blanes y en la que ya estaban amigos como Manolo García o el propio Blanco y más tarde se incorporaría Juan Carrillo. Confiesa que una vez cerrado el acuerdo con el CF lo llamó el fallecido Antonio Gómez Pomares, entonces presidente del Poli Almería, pero "ya había dado su palabra".

Fue una etapa de rivalidad en la que le incomoda profundizar, pero sí admite que el CF "tenía una estructura más profesionalizada". De ella guarda como mejores recuerdos los ascensos en Valencia (a Segunda), Puertollano (a Segunda B) y Pontevedra (2ª), ya como UDA: "Como anécdota puedo contar que siempre hemos brindado antes de jugar el partido con vino tinto y Casera".

Luis Guillén durante un momento de la entrevista con Diario de Almería Luis Guillén durante un momento de la entrevista con Diario de Almería

Luis Guillén durante un momento de la entrevista con Diario de Almería / Rafael González (Almería)

El ascenso de Pasarón precipitó la venta del paquete mayoritario de acciones a Alfonso García Gabarrón y Guillén rememora para Diario de Almería cómo fue la formación del nuevo Consejo de Administración: "La directiva la conformó Ricardo Martínez citándonos a cada uno por separado para luego juntarnos a todos".

Sus primeras funciones en la nueva entidad fueron como responsable del área de seguridad, pero pronto empezó a acompañar a Jesús Verdejo en los viajes, antes de relevarlo: "No fue dífícil porque me dejó el camino hecho, ya que es un señor de toda la vida, muy educado. Yo antepongo por encima de todo la honradez y la rectitud, eso lo llevo a rajatabla toda mi vida. Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".

Tiene muy claro su papel dentro del organigrama: "El comportamiento es fundamental porque represento a una entidad, a su presidente y a la provincia. Hay que tener 'saber estar', que en los palcos a veces se hace difícil. En las comidas de directivas hablamos de todo. Al Almería se le trata con mucha deferencia y las relaciones con Levante y Numancia son muy buenas. Cuando vienen aquí los equipos me ocupo de que no les falte de nada, los recibo y estoy pendiente de ellos".

"Quien manda es Alfonso, tiene la última palabra porque el club es suyo y le ha aportado estabilidad"

La gran mayoría de los directivos ejercen de consejeros, pero el 'jefe' es el que marca el paso: "Quien manda es Alfonso. Tiene la última palabra porque el club es suyo. Posee una gran visión comercial y de todo en general. Lo más importante es la estabilidad que le ha aportado a la entidad, camino de 18 temporadas ya en el fútbol profesional".

Gran observador, Guillén admite que hoy por hoy el club lo tiene difícil para expandirse: "Ahora mismo no hay capacidad para crecer. No es de extrañar que equipos como el Numancia o el Alcorcón hayan cambiado de propietarios. Al bajar de Primera se mantuvo la estructura y quizá ese fuera nuestro error porque los futbolistas de Primera no suelen valer para Segunda".

En lo que sí confía es en la actual dirección deportiva comandada por Corona e Ibán Andrés: "Es de '10' y le tengo mucha esperanza. Con Corona siempre he tenido un vínculo especial, también con Soriano, ambos, personas muy válidas. René y Fernando tienen también grandes valores dentro de este mundillo, al punto de que Fernando, siendo suplente, nunca le he visto un mal gesto. Aleix Vidal también era muy cariñoso.

"A los futbolistas los quiero casi como hijos y siempre les deseo lo mejor, que triunfen"

Así es Luis Guillén, para quien "las personas no hacen los clubes" y que tras visitar todos los campos de España se queda con San Mamés y el Wanda, además de con la afición del Osasuna, por ser "de las que más aprietan".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios