Festival de Música de Vélez Blanco

El taller de Orquesta Barroca suena bajo la batuta de Aaron Zapico

  • El músico y director regresa al Festival por cuarto año consecutivo con ganas de ampliar el repertorio de los alumnos que hoy demostrarán lo aprendido en el concierto final

Aaron Zapico se ha convertido desde hace cuatro años en la batuta de mando del taller de la Orquesta Barroca del Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez Blanco. Su objetivo: Enseñar y coordinar a todos los músicos a sonar en una semana de forma sincronizada y conseguir sorprender al público que acuda al concierto.

El profesor se muestra encantado con su reencuentro velezano: "Es mi cuarto año consecutivo en el Festival. Siempre hay expectativas muy altas. Me apetecía volver porque los alumnos son encantadores, vienen con muchas ganas de trabajar y de conocer nuevas vías y formas de expresión".

El director asturiano ha trabajado este año con una pieza de Wolfgang Amadeus Mozart

Este año la orquesta es menos numerosa, aunque lo suficiente para trabajar de forma completa en el taller: "Nunca tenemos la sensación de que faltan instrumentos. Buscamos repertorio que se amolda a los instrumentos que hay. Para el concierto contaremos con cinco violines, dos violas, dos chelos, un fagot, un oboe, una viola da gamba y un violín barroco".

Zapico no está solo en este taller: "José Vélez me ayuda con los aspectos más técnicos. También tenemos vía directa con la clase de coro. Trabajamos en que la formación de los alumnos tenga la experiencia más completa".

El músico y director señala algunos de los motivos de venir al Festival como docente: "Lo primero sería poder traer a mi familia que les encanta esto, además es todo muy tranquila, el clima es muy llevadero, hay muy buena restauración y la gente es muy hospitalaria. El único hándicap es el acceso. Es una odisea venir desde Asturias, pero los paraísos no están en la Gran Vía".

Este año tocan a uno de los grandes Mozart: "He querido darle un giro, una evolución cronológica. En ediciones anteriores, trabajamos el barroco más pleno. El objetivo es que los alumnos tengan una pequeña aproximación. Unos alumnos son más principiantes que otros. Una de sus piedras angulares de este Festival es la formación de alumnado. Tienes que jugar con la gente que tienes para elegir el repertorio. Hay de todas las edades, desde los 13 hasta los 50 años.

Zapico anima a músicos de todas las edades a participar en estos talleres: "Es un curso muy barato, pensado para los alumnos, no para lucrarse, con alojamiento y restauración a precios irrisorios. No voy a decir que este es el mejor curso del mundo, pero tiene algo que lo convierten en diferente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios