Vivir

Bahía de Palma, 57 años de una gastronomía exquisita con los mejores productos de la provincia

  • Sus muros son parte de la historia almeriense y por ellos han pasado multitud de personalidades, cantantes, artistas, toreros y futbolistas

  • La ilusión sigue intacta, pese a las adversidades de este año, en este negocio emblemático de la ciudad ubicado en la calle Mariana

La plantilla de 'Bahía de Palma' brindando por unas felices fiestas, pese a las circunstancias. La plantilla de 'Bahía de Palma' brindando por unas felices fiestas, pese a las circunstancias.

La plantilla de 'Bahía de Palma' brindando por unas felices fiestas, pese a las circunstancias. / Javi Alonso

Entre la calle Mariana y la calle Cervantes, concretamente en el número 17, se esconde uno de los bares más emblemáticos e históricos de la ciudad. 'Bahía de Palma' cumple este 23 de diciembre 57 años de historia y de vida en torno a su vieja barra de mármol, sus añejas paredes repletas de cuadros con multitud de rostros y caras conocidas y su olor a cocina tradicional, "esa de toda la vida". Todo ello mezclado con los mejores, y más variados, productos locales de la provincia. Vinos de Laujar, embutidos de Serón, carne de Fondón, patatas de Níjar y verduras de distintos puntos de la provincia, entre otros tantos.

La historia, como decimos, comenzó hace hoy más de medio siglo, en 1963. "El establecimiento lo inauguró Diego Cazorla. El nombre 'Bahía de Palma' hizo alusión a su origen, ya que Diego había estado en Palma de Mallorca", narra este periódico Ramón Belmonte, gerente de este negocio desde el año 2008 junto a su mujer Mari Carmen

La ubicación de este bar, entre la calle Cervantes y Mariana, es única. La ubicación de este bar, entre la calle Cervantes y Mariana, es única.

La ubicación de este bar, entre la calle Cervantes y Mariana, es única. / Javi Alonso

Entrar en Bahía de Palma es encontrarte con un sitio de lo más añejo que guarda recuerdos de prácticamente todos los palos y sectores. Desde el flamenco hasta los toros pasando por la Semana Santa e incluso el fútbol. "Este es un negocio que forma parte de la historia de Almería y de los almerienses. Es un bar de pasado, de presente y ojalá que de futuro", narra Mari Carmen. Incluso este conocido establecimiento sirvió para que se fundase la primera peña del Athletic de Bilbao fuera del País Vasco. "En 1965 se inauguró en Bahía de Palma esta peña. Cuando se inauguró el Franco Navarro, varios jugadores vinieron a este bar a tomar el aperitivo. Y ese mismo día quedó constituida la peña", recuerda Ramón Belmonte. Por sus paredes, además, han pasado personalidades como Camarón, Enrique Morente o la propia Estrella Morente.

Fue hace 15 años cuando los actuales propietarios del bar comenzaron a trabajar en sus instalaciones. "Empezamos en 2005 y en 2008 hicimos el traspaso. Hemos intentado, desde los inicios, salvaguardar las tradiciones con alusión clara al flamenco, a los toros, al cante...para guardar nuestra historia", resalta Mari Carmen, quien también es la chef del establecimiento. "Tenemos una gastronomía autóctoca, basada en productos de la tierra. Tenemos embutidos de Serón, carne de Fondón, verdura de Almería, pescado de Almería, vinos de Laujar...hemos intentado desde siempre apostar por nuestros productos locales. Con ellos intentamos, igualmente, mantener las recetas de antaño. Olla de trigo, migas, fideos con pota, arroz negro, arroz con pulpo y un largo etcétera". Pero, por encima de estos, la tapa estrella de 'Bahía de Palma' es el bacalao a la vizcaína. "Nadie pasa por aquí sin probarlo", incide Mari Carmen. Ella es hija de cocinero y ha ido aprendiendo, desde bien pequeña, desenvolverse a la perfección tras los fogones. "Hago una cocina tradicional con platos que hacían nuestras abuelas hace años", recuerda el alma mater junto a Ramón de este negocio.

Ramón y Mari Carmen, actuales gerentes del negocio, junto a algunos objetos con la historia viva y pura del bar. Ramón y Mari Carmen, actuales gerentes del negocio, junto a algunos objetos con la historia viva y pura del bar.

Ramón y Mari Carmen, actuales gerentes del negocio, junto a algunos objetos con la historia viva y pura del bar. / Javi Alonso

Bahía de Palma es un negocio familiar (la hija de sus propietarios también trabaja en este establecimiento) para las familias. "Viene mucha gente que venían cuando eran jóvenes. El domingo pasado, sin ir más lejos, vino una muchacha que había venido con sus abuelos a este bar cuando era joven. Ahora, esta muchacha trajo a sus hijos, con lo cual es ya la cuarta generación que pasa por esta barra", comenta Ramón Belmonte.

Este negocio, como otros tantos, tuvo que reinventarse con la llegada de la pandemia. "Fuimos de los primeros en hacer el reparto de comida a domicilio y la verdad es que ha funcionado bien. Hoy en día seguimos con ello", indica el gerente quien incide en que "los fines de semana estamos a reventar, gracias a Dios, algunos incluso hemos tenido que meter a algún extra para trabajar, sin embargo entre semana estamos muy flojos". Este emblemático bar ha tenido que reducir su aforo al 50% según establece la normativa actual. "Hemos dejado cinco mesas dentro y seis mesas fuera para respetar, en todo momento, con la distancia de seguridad. Además, tenemos geles hidroalcohólicos en cada mesa y a la entrada del negocio". "Nuestro proyecto, pese a estas adversidades, es seguir adelante con nuestra perseverancia, nuestra constancia y nuestro esfuerzo. Vamos a seguir esforzándonos porque esto es nuestro pan de cada día. No hemos perdido la ilusión pese a los duros momentos que vivimos", enfatizan Ramón y Mari Carmen quienes, a su vez, agradecen "a tantas personas que desde que comenzó la pandemia nos han mostrado su rotundo apoyo. A esos clientes fijos que incluso algunos están fuera de Almería y hasta fuera de España y seguimos en contacto con ellos. También a la familia Laynez, propietaria del edificio donde se encuentra Bahía de Palma, la cual se ha portado excepcionalmente con nosotros en todo momento. Y, en definitiva, a toda Almería por permitirnos ser una parte de su historia".

Sus muros guardan multitudes de historias. Sus muros guardan multitudes de historias.

Sus muros guardan multitudes de historias. / Javi Alonso

Con esperanza, esta familia brinda por unas felices Navidades, pese a las circunstancias, deseando este año, por encima de todo, salud para todos. "El 22 realizábamos todos los años una Zambombá, pero este año por las circunstancia no hemos podido hacerla. Hoy, día de nuestro aniversario, vamos a rescatar la receta del 'Atascaburra' que es un plato con bacalao, sofrito y patata cocida. Mañana, día 24, vamos a hacer migas y el próximo 31 de diciembre, algo ya habitual en los últimos años y que nos solicitan mucho, vamos a hacer lentejas para despedir el año. Ya nos han reservado varias mesas para ese día", finaliza Ramón Belmonte. Almería no se entendería sin Bahía de Palma y Bahía de Palma no se entendería sin Almería. Por otros 57 años más, como mínimo, deleitando el paladar de todos los almerienses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios