Vivir

Monográfico sobre las construcciones españolas

  • El historiador almeriense Antonio Gil Albarracín publica su nueva e interesante obra que versa sobre ‘Vespasiano Gonzaga Colonna y las fortificaciones españolas del siglo XVI’

Monográfico sobre las construcciones españolas Monográfico sobre las construcciones españolas

Monográfico sobre las construcciones españolas

Poco tiempo ha transcurrido desde que este historiador almeriense fuese nombrado académico correspondiente de la Real Academia de la Historia cuando nos presenta una nueva y singular obra, publicada como la mayoría de sus trabajos por G.B.G. Editora, entidad que tras varias décadas se ha ganado a pulso un merecido reconocimiento por su calidad editorial y rigor científico. Una monografía sobre Vespasiano Gonzaga Colonna y las fortificaciones españolas del siglo XVI, nueva obra del autor Antonio Gil Albarracín.

Entre los fondos antiguos de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia se ha conservado un extraordinario epistolario en el que Vespasiano Gonzaga reunió las cartas dirigidas a Felipe II y a otras personalidades de la época, cuya publicación en esta obra junto a un extenso estudio introductorio, aporta una amplia perspectiva del siglo XVI español, al que tan vinculado estuvo Vespasiano Gonzaga, un ejemplo paradigmático de hombre renacentista. La obra en cuestión, centrada en la arquitectura militar española del XVI alude frecuentemente a Felipe II, con quien Gonzaga compartió adolescencia y estuvo a su servicio entre 1568 y 1578 como asesor militar, ingeniero, capitán general, virrey de Navarra y después de Valencia, pues Gonzaga reformó y proyectó la fortificación de las entonces importantísimas plazas de Cartagena, Mazalquivir, Pamplona o Peñíscola.

Aristócrata, humanista, militar e ingeniero que dejó plasmado dicho concepto renacentista en la capital de uno de sus estados: Sabbioneta, una pequeña ciudad italiana cercana a Parma que hace una década fue incluida por el comité mundial de la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios