Festival de Música Renacentista y Barroca

Vélez Blanco se rinde ante la 'Ópera a 4'

  • El Parnaso Español y Chiavette se juntaron para sorprender con un estreno en tiempos modernos de Francisco Hernández Illana

Vélez Blanco se rinde ante la Ópera a 4. Vélez Blanco se rinde ante la Ópera a 4.

Vélez Blanco se rinde ante la Ópera a 4. / Ricardo García (Vélez Blanco)

Chiavette hizo doblete en el Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez Blanco, pero esta vez junto a El Parnaso Español, y el resultado no podía ser mejor. Interpretaron una Ópera a 4 con las composiciones de Francisco Hernández Illana (CA.1700-1780), una recuperación histórica y estreno en tiempos modernos. (Archivo de música de la Catedral de Astorga, signatura 6-20. Transcripción de Raúl Angulo Díaz).

Chiavette está compuesto por: María Sala (Fama), tiple; Esmeralda Jiménez (Regocijo), tiple; Javier Ares (Entendemiento), alto; y Mariano Valdezate (Amor), tenor. Por su parte, los integrantes de El Parnaso Español son: Raquel Batalloso, Sarai Pintado y Olga Castilblanque (violines); Jacobo Díaz, José Manuel Cuadrado (oboes); Martin Bouwens (fagot); Carlos García (violonchelo); Miguel Hernández (violone); Miguel Ángel Muñoz (guitarra y archilaúd); y Virginia Gonzalo, Fernando Aguilá (claves). Fernando Aguilá es el director.

Comenzó El Parnaso Español, sin la presencia de Chiavette, con la Entrada de las Virtudes (Verso de segundillo, de Francisco Hernández Illana. Archivo de música de la catedral de Astorga, signatura 17-19. Transcripción de Raúl Angulo Díaz). Pero mientras sonaban empezaron a desfilar los cuatro cantantes hacia el escenario para dar paso a la pieza a cuatro: Conceptos divinos, amantes finezas. Las voces sonaron al unísono y jugaron con las armonías.

El Parnaso Español y Chiavette juntos en esta obra. El Parnaso Español y Chiavette juntos en esta obra.

El Parnaso Español y Chiavette juntos en esta obra. / Ricardo García (Vélez Blanco)

Posteriormente, el alto Javier Ares (Entendimiento) interpretó el recitado Oh tú, más que feliz, y seguidamente el aria Ave, esposa, salve, madre. Demostró sus agudos y su experiencia sobre el escenario.

El tenor Mariano Valdezate (Amor) interpretó un breve recitado Aura apacible, para dar paso a los cuatro cantantes con Venid, venid, zafiros. Un tema muy enérgico y donde pusieron los artistas toda la carne en el asador.

Volvieron los cuatro con la pieza Yo en el excelso trono de la idea, que mantuvieron la intensidad del tema anterior, acompañados magistralmente por El Parnaso Español. Y volvieron los artistas al completo de Chiavette para interpretar Montañas de flores, lucientes campañas.

María Sala (Fama) empezó con el recitado Diego, que de mí siempre celebrado, donde su voz inundó la Iglesia del Convento de San Luis, para posteriormente seguir con el aria Iris de paz divino.

El director de El Parnaso Español. El director de El Parnaso Español.

El director de El Parnaso Español. / Ricardo García (Vélez Blanco)

Esmeralda Jiménez (Regocijo) relevó a su compañera para recitar Alegres se suspenden y, seguidamente, los cuatro interpretaron la copla Llega ya, enamorado. Volvió la tiple para el recitado Tanta felicidad se pronostica y el aria Cuando el mar bondad promete. El regocijo fue para todos los asistentes escuchar este tema en su voz.

Ya con los cuatro en pie dedicaron una pieza a los elementos: El agua, la tierra, el fuego y el aire. Un tema con una gran pieza, que los cuatro músicos la interpretaron deliciosamente, como el resto del concierto. Este tema propició que alguna persona sacara el móvil para grabar un fragmento.

El tenor (Amor) recitó Ilustrísimo dueño, norte cierto para posteriormente dar vida al aria Cual ciervo ansisoso, que cantó de una forma elegante. También fue el encargado del recitado Un afecto, señor, que en ansias tantas para dar paso a una final a cuatro con la pieza Patrón soberano de esta habitación. El público respondió poniéndose en pie y las dos formaciones interpretaron una cantata de José de Nebra para seguir emocionando a los asistentes. El Parnaso Español y Chiavette obtuvieron la mejor respuesta de toda la edición del Festival.

En su estructura, la Ópera a 4 está dividida en 18 números, entre recitados, arias y los denominados cuatros: números donde intervienen los cuatro protagonistas (Fama, tiple; Regocijo, tiple; Entendimiento, alto; y Amor, tenor) y que van a predominar frente a las habituales arias da capo, pues sólo se presenta una para cada personaje, respetando así las convenciones de la época en este tipo de obras laudatorias.

En el desarrollo de la Ópera a 4, carente de una verdadera trama dramática, prevalece la narración frente a la acción, pero esto no representa escollo alguno para que el compositor nos sorprenda con brillantes recursos retóricos propios de la música escénica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios