Vivir

La actividad de Cáritas Diocesana mantiene su solidaridad

  • Juan Antonio Plaza, delegado para la Acción Caritativa, explica cómo están trabajando

La actividad de Cáritas Diocesanas mantiene su solidaridad. La actividad de Cáritas Diocesanas mantiene su solidaridad.

La actividad de Cáritas Diocesanas mantiene su solidaridad.

El Obispo diocesano Monseñor Adolfo González Montes y el delegado Episcopal para la Acción Caritativa y Social llaman a los diocesanos a apoyar a Cáritas Diocesana para ayudar a las personas y familias más necesitadas cuando acabe el confinamiento por causa de la pandemia, ya que la situación laboral arrojará una importante pérdida de puestos de trabajo. Juan Antonio Plaza, delegado Episcopal, explica la situación de Cáritas Diocesana en estos momentos.

El delgado Episcopal para la Acción Caritativa explica los servicios que mantiene Cáritas Diocesana estos días: “Hemos reforzado el servicio de economatos solidarios, prevemos que se van a doblar el número de familias atendidas, actualmente ya son 90, pero esperamos llegar alrededor de 200. Hemos firmado un convenio con el Ayuntamiento por el cual nos comprometemos a ayudar a dar acogida a 20 familias que nos vengan derivadas mientras dure esta situación. No hemos querido asumir más porque no tenemos capacidad de respuesta y porque quien tiene los medios son ellos y Cruz Roja que son los que reciben todas las subvenciones”.

Plaza señala el papel que desempeñan las Cáritas parroquiales: “Estamos dando respuesta y apoyo a lo que plantean los equipos, y son estos mismos equipos quienes se han implicado en trabajos solidarios: confección de mascarillas, batas, jabón… para los asentamientos y para algunos centros de salud. Otras Cáritas Parroquiales han cerrado porque sus voluntarios son muy mayores y por tanto personal de riesgo. Desde aquí procuramos dar respuesta y derivar a las personas en contacto con los servicios sociales del Ayuntamiento y de Cruz Roja”.

Para el delegado Episcopal para la Acción Caritativa, hay dos temas que le preocupan principalmente: Los sinhogar y los asentamientos. Así lo anunciábamos y lo denunciábamos casi al comienzo de la crisis, hace más de dos semanas. A estas dos preocupaciones le van dando respuesta tanto lo que aquí hacemos en Caritas como las acciones respaldadas gubernamentalmente. Colaboramos con los dos albergues municipales, el albergue de siempre más el albergue nuevo habilitado para la ocasión, a los que suministramos ropa para las casi 200 personas que están confinadas en esas instalaciones”.

Plaza describe cómo se está procedimiento con el programa de asentamientos: “Se sigue atendiendo a un número de personas que oscila entre 150 y 200, más las familias que están detrás de estas intervenciones. Hay dos técnicos que llevan este trabajo con la ayuda e implicación de los Equipos de las Cáritas parroquiales, de Levante y Poniente, donde se da esta situación. En este campo el gobierno ha declinado su responsabilidad en otras organizaciones como son Médicos Mundi y Cruz Roja”.

El responsable episcopal de la Diócesis de Almería señala que “en Caritas Diocesana seguimos manteniendo el servicio de acogida y orientación, dos veces en semana nos reunimos y vemos las necesidades nuevas y cómo vamos respondiendo”.

Juan Antonio Plaza se muestra preocupado por el futuro: “Sabemos que lo difícil está por llegar, porque los recursos de las personas que viven al día se van agotando y las necesidades aflorando”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios