El Loot de Txeron

Cyberpunk 2077, un distópico sueño americano

  • Análisis en PC: Cd Projekt Red presenta el primer título de la nueva generación por acabado gráfico y posibilidades de juego y se queda a las puertas de la excelencia por sus innumerables bugs

Análisis de Cyberpunk 2077 (PC) Análisis de Cyberpunk 2077 (PC)

Análisis de Cyberpunk 2077 (PC)

Tras casi ocho años de desarrollo y unos cuantos retrasos en su fecha de lanzamiento, ya tenemos en nuestras manos Cyberpunk 2077, el videojuego más ambicioso de los polacos CD Projekt Red. Un título de rol (y con altas dosis de acción) que nos transporta al año 2077 a Night City, una ciudad gigantesca en la que deberemos bregar para hacernos un hueco y ser quien queramos ser (y no morir en el intento).

La conclusión más clara y evidente cuando uno empieza a jugar a Cyberpunk 2077 es que no te vas a aburrir. Hay tal cantidad de posibilidades de evolucionar en su desarrollo que nuestro alter ego en el juego, V, puede llegar a ser un clon nuestro y ya no solo por el editor de personajes con el que arranca el juego, sino también por la forma de afrontar las innumerables problemáticas y situaciones que se nos presentan. Nunca antes había sentido esa sensación de ser un tipo duro o tímido, o cruel o sigiloso. Todo cabe en un distópico mundo en el que la muerte acecha en cada esquina y nada es lo que parece.

La acción está muy presente en el juego aunque no es un shooter y su gunplay no es perfecto. La acción está muy presente en el juego aunque no es un shooter y su gunplay no es perfecto.

La acción está muy presente en el juego aunque no es un shooter y su gunplay no es perfecto.

Porque Night City, la ciudad donde se desarrolla la extensa y delirante trama en la que podremos interactuar con personajes llenos de carisma, preocupaciones, motivaciones y muchas aristas -aquí nada es perfecto-, con mención especial a ese holograma que vive en nuestra cabeza llamado Johnny Silverhand y que interpreta Keanu Reeves, es la perfecta representación del sueño americano. El éxito, la fama y el dinero son la gasolina que mueve a una urbe de dimensiones estratosféricas (sin exagerar) en la que conviven millones de personas de diferentes razas y culturas. Un cóctel social perfectamente representado por parte de los padres de la saga The Witcher que nos embarca en una aventura de la que no vamos a desvelar nada pero que tiene los giros y la consistencia necesarios para mantenernos pegados a la pantalla hasta ver los créditos finales.

Y en ese mismo instante, pasadas ya las 40 horas de juego, es cuando comenzaremos a degustar todo lo que Cyberpunk 2077 ofrece. La libertad de movimiento y de interacción y las infinitas posibilidades de personalización de nuestro personaje en cuanto a indumentaria y armamento con sus correspondientes estadísticas le confieren una rejugabilidad a años luz de otros títulos del mercado que, siendo también juegos de mundo abierto con las típicas misiones secundarias y tareas en cada esquina, no consiguen transmitir esa sensación de estar viviendo tu particular, nos repetimos, sueño americano.

Como todo juego de rol cuenta con un gran número de opciones de personalización. Como todo juego de rol cuenta con un gran número de opciones de personalización.

Como todo juego de rol cuenta con un gran número de opciones de personalización.

Para ello, CD Projekt Red ha optado por la vista en primera persona tras años apostando por la tercera con el bueno de Geralt de Rivia, lo que le permite una mayor inmersión y, en cierto modo, mejorar el gunplay y la acción. Porque pese a que el juego cuenta con muchas estadísticas que revisar, diálogos que interpretar y decisiones que tomar, la acción también se lleva una gran porción del pastel. Estamos en una ciudad sin ley, y las armas e implantes biónicos están a la orden del día. Por ello, V puede contar con un gran arsenal de armas de fuego pasando por las siempre efectivas katanas hasta herramientas de hackeo con las que dejar fritos a nuestros enemigos. Pero ojo, no es un shooter y aquí priman las estadísticas y las mejoras de nuestras armas a la hora de liarse a tiros por lo que olvidaos de Doom Eternal o Call of Duty Modern Warfare. La fluidez de los tiroteos no es la misma y es algo que sus desarrolladores tenían claro desde el principio: es un juego de rol en la que la acción tiene una fuerte presencia pero no es su eje vertebrador. De hecho, puedes obviar prácticamente cualquier signo hostil de tu cabeza y salir airoso de las encomiendas que tendrás que cumplir.

Dame rayos, Nvidia

Realizada esa puntualización, el juego luce como nunca antes un título de estas características lo había hecho antes. Obviamente, hablo de la versión en PC donde he podido realizar el testeo ya que estos días Cyberpunk 2077 está teniendo más presencia que nunca en los medios de comunicación y redes sociales por su precario rendimiento en consolas de la anterior generación (PS4 y Xbox One) que por sus virtudes. En el caso de la versión para compatibles, el juego aprovecha hasta el último megahercio de la RTX 3080 que dispone mi equipo y su traslación a la pantalla es digna de la potencia que requiere. Su acabado gráfico le confiere, en conjunto, ser el primer gran juego de la nueva generación que puede presumir de una iluminación realista y efectista gracias al uso de la tecnología raytracing (trazado de rayos). Todo ello complementado con un detalle obsceno en lo que concierne a personajes y mundo, salvo algunas excepciones (hay texturas y algún elemento que chirría), lo que nos lleva en muchos momentos a pensar que estamos viendo directamente una presentación CGI (imagen renderizada previamente por ordenador) en vez de una imagen en tiempo real.

Apuesta por una ciudad oscura, caótica y llena de neones y luces, que consiguen teletransportarnos a una urbe futurista llena de vida y también de detalles

Además, su sobresaliente dirección artística apuesta por una ciudad oscura, caótica y llena de neones y luces, que consiguen teletransportarnos a una urbe futurista llena de vida y también de detalles. Podemos interactuar con muchos objetos y hablar con los NPCs que nos vamos encontrando y todos ellos tienen algo que decirnos.

Tal es el grado de realismo y de complicidad de esta producción, que su conexión con el mundo real es palpable en multitud de detalles como los títulos de las misiones (que son calcados a muchas canciones de los años 80 en España) o la inclusión como grafitis de memes tan conocidos en nuestra historia reciente como el de “emosido engañado” -véase la foto que acompaña este análisis-. Pequeños detalles que van sumando y que confieren a esta obra el estatus de superproducción.

Su acabado gráfico, sobre todo en su versión de PC, está a otro nivel. Su acabado gráfico, sobre todo en su versión de PC, está a otro nivel.

Su acabado gráfico, sobre todo en su versión de PC, está a otro nivel.

Mención aparte también el exquisito doblaje al español con un gran número de voces y de acentos que percuten en esa ansiada multiculturalidad de la que hace gala Cyberpunk 2077 y que denotan el mimo por nuestra lengua y que se traduce también en una perfecta traducción de todos los textos y menús.

Altas cotas de calidad que también son intrínsecas en la banda sonora y los efectos de armas y vehículos. El metal, el punk, el techno se fusionan para transportarnos a una Night City rebelde e indomable que no entiende lo que significa el silencio.

Alto en el camino: bugs

Pero no todo es perfecto en Cyberpunk 2077. Llegamos aquí a uno de sus grandes problemas (por no decir el único): los bugs. Hay infinidad de ellos. Desde los más pasables como vehículos que no trazan bien las curvas o salen volando o personas que atraviesan paredes a otros más complejos como los que nos impiden terminar una misión porque no nos deja interactuar con una consola o la imposibilidad de mejorar el personaje. En mi caso concreto, he sufrido alguno del primer grupo pero he sido testigo de muchos de los segundos en partidas de otros amigos y conocidos que me han transmitido su malestar por estos inconvenientes que se podrían haber resuelto con más tiempo de programación y desarrollo, sobre todo en la versión para consolas. De hecho, es tal la gravedad en estos sistemas, que Sony anunciaba este pasado viernes que retiraba de la Playstation Store el juego hasta que se subsane su pésimo rendimiento en PS4 y cumpla los estándares de calidad exigibles a una producción de este tipo.

Su enfermizo nivel de detalle nos lleva a encontrar vivencias propias de nuestra sociedad como el "emosido engañado" Su enfermizo nivel de detalle nos lleva a encontrar vivencias propias de nuestra sociedad como el "emosido engañado"

Su enfermizo nivel de detalle nos lleva a encontrar vivencias propias de nuestra sociedad como el "emosido engañado"

Ante esta situación que está dinamitando la popularidad y confianza ganada tras muchos años de trabajo con títulos sobresalientes, Cd Projekt Red ya ha anunciado que en los próximos meses llegarán varios parches de gran tamaño para corregir todos estos errores y, como ya sucediera con su anterior gran proyecto como fue The Witcher 3, dejar un producto totalmente pulido en cuanto a acabado ya que en rendimiento, al menos en la versión de PC, funciona sin muchos problemas más allá de exigir un equipo de altas prestaciones para poder moverlo con soltura en todo su esplendor.

Conclusiones

Y la pregunta del millón es: ¿Cyberpunk 2077 cumple las altas expectativas generadas? Sin duda, pero solo en su versión de PC en la que es disfrutable al 99%. Su accidentado desarrollo ha derivado en una espiral de autodestrucción que ha terminado superando los peores augurios que pudiese tener Cd Projekt Red con su lanzamiento. Solo en sus manos está devolver, durante los próximos meses, la esperanza a los millones de jugadores que esperaban este título como agua de mayo porque los mimbres de un juego que marcará una época y un antes y un después en el sector están ahí y no pueden quedar enturbiados por su pobre rendimiento en consolas o los bugs que afean una propuesta atrevida, diferente, colosal en sus pretensiones.

El uso del trazado de rayos (raytracing) es una (bendita y realista) constante. El uso del trazado de rayos (raytracing) es una (bendita y realista) constante.

El uso del trazado de rayos (raytracing) es una (bendita y realista) constante.

Por eso, pese a todas las críticas que le están lloviendo a sus desarrolladores, creo que merecen un voto de confianza. La situación es reversible y Cyberpunk 2077 es ya un juego sobresaliente, adictivo, absorbente en PC y en un par de meses, parches mediante, alcanzará la excelencia que se le presuponía. Algo extrapolable, aunque de manera más crítica y acuciante, para su versión en consolas ya que los polacos han anunciado que también están trabajando en su optimización para la nueva generación: PS5 y Xbox Series X/S.

La historia de V, la de un superviviente en Night City, es un viaje que todo jugador debe iniciar en algún momento. Su increíble libertad de acción y su intimísima manera de hacernos conectar con nuestro alter ego es una experiencia de ocio digital que transgrede la frontera del videojuego para hacernos replantear nuestra manera de afrontar los problemas y quehaceres diarios. En un futuro no muy lejano, muchas de las cosas que suceden en esa gran urbe creada por el estudio polaco pueden convertirse en una realidad tangible. ¿Estás dispuesto a adelantarte y descubrir ese distópico futuro?

Hemos podido realizar el análisis de Cyberpunk 2077 gracias a la clave para su versión en PC que nos ha remitido Bandai Namco España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios