Semana de la ONCE Una experiencia gastronómica a ciegas, el día a día de los invidentes

  • El alcalde y la delegada de la Junta en Almería participan en la actividad de la ONCE y la Capitalidad Gastronómica con motivo de la Semana de la Organización Nacional de Ciegos

  • Ambos representantes políticos tomaron un almuerzo completo con los ojos vendados

  • Manuel Alías y los presidentes de los hosteleros y los cocineros almerienses también lo vivieron

Los representantes políticos, durante la actividad celebrada en la sede de Almería 2019. Los representantes políticos, durante la actividad celebrada en la sede de Almería 2019.

Los representantes políticos, durante la actividad celebrada en la sede de Almería 2019. / D. A. (Almería)

Si Almería 2019 pone en valor el gusto de compartir, ayer el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, vivió con la ONCE la experiencia de comer de una persona invidente. El regidor participó en una cata a ciegas junto a la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Maribel Sánchez, el diputado provincial Manuel Alías, y los presidentes de los hosteleros (Ashal) y cocineros (ACRIA), respectivamente, Diego García y José Torrente.

El alcalde Fernández-Pacheco, durante la actividad promovida por la ONCE. El alcalde Fernández-Pacheco, durante la actividad promovida por la ONCE.

El alcalde Fernández-Pacheco, durante la actividad promovida por la ONCE. / D. A.

Una comida alrededor de una mesa en la sede de Almería 2019, para empatizar con el día a día de las personas ciegas, en la Semana de la ONCE en Andalucía, y que continuó con un taller para camareros sobre las necesidades de los invidentes en la hostelería. Una iniciativa que se suma a las ya desarrolladas por la Organización Nacional de Ciegos con la Capitalidad: un cupón de la ONCE dedicado a Almería 2019 y un showcooking en el Mercado Central.

"Una experiencia muy positiva y todo el mundo debería realizarla una vez en la vida para ponerse en el papel de estas personas con discapacidad visual, los problemas a los que se enfrentan y cuál es su realidad. Tenemos que concienciarnos porque es una responsabilidad de todos que las capacidades diferentes nunca sean un obstáculo a la hora de tener una vida normalizada”, afirmó el alcalde de Almería

El alcalde de Almería, tras probar un salmorejo ibérico, en la cata a ciegas, resumió la experiencia asegurando que “es muy positiva y todo el mundo debería realizarla una vez en la vida para ponerse en el papel de estas personas con discapacidad visual, los problemas a los que se enfrentan y cuál es su realidad. Tenemos que concienciarnos porque es una responsabilidad de todos que las capacidades diferentes nunca sean un obstáculo a la hora de tener una vida normalizada”.

El menú consistió en un salmorejo ibérico con su acompañamiento de jamón, huevo cocido y aceite de oliva virgen extra; un segundo plato de presa con verduras almerienses y patatas, y un postre de brocheta de fruta con chocolate. Tras la degustación con los ojos tapados, el primer edil explicó que “la sensación es de tensión ante la incertidumbre de lo que van a servir y cómo tantearlo, pero a la vez al probarlo se potencian otros sentidos como el del sabor”.

Maribel Sánchez se dispone a cortar la carne del menú sin verla. Maribel Sánchez se dispone a cortar la carne del menú sin verla.

Maribel Sánchez se dispone a cortar la carne del menú sin verla. / D. A.

Ramón Fernández-Pacheco habló de la Capital Española de la Gastronomía como “un proyecto que todos estamos disfrutando y que se está focalizando también a las personas con diversidad funcional. Teniendo como socios a la ONCE, que es un referente, esperamos concienciar y que Almería no solo se consolide como un sitio donde comer bien, sino que también sea un sitio donde todo el mundo, sea cual sea su capacidad, pueda acceder a la gastronomía que tenemos”.

María Jesús Segovia, directora de la ONCE, recalca la importancia de la actividad “porque visibiliza los problemas que tiene una persona ciega a la hora de ir a un restaurante, de ser atendido y de leer una carta”. Con respecto a esta experiencia, explica que “es la mejor manera de reivindicar las necesidades y que se pongan los medios necesarios para la inclusión de las personas ciegas con total normalidad, porque ellos pueden ir a un restaurante y sentirse como el resto”. Finalmente, agradece “a las autoridades por prestarse a vivir esta experiencia que no es nada fácil porque tienen que cortar carne, comer salmorejo o degustar el chocolate y es una actividad muy completa a la que se han ofrecido con total naturalidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios