Vivir

Los gurullos se exportan en el encuentro de cocina de Repsol

Los gurullos se exportan en el encuentro de cocina de Repsol. Los gurullos se exportan en el encuentro de cocina de Repsol.

Los gurullos se exportan en el encuentro de cocina de Repsol. / Rafael González.

Una gran cocina al aire libre con 14 puestos de cocina para dar su sitio a una receta tan tradicional como los gurullos y conseguir promocionar este plato típico almeriense. El I Encuentro Repsol de Creatividad en la Cocina a Gas contó con exalumnos de reconocidas escuelas de hostelería de toda España, que cuentan con el mejor expediente académico del año pasado en su centro y formaron parte de esta primera edición que se celebró en la plaza de la Catedral.

Los cocineros tuvieron que elaborar dos recetas: una tradicional de gurullos y otra interpretación de ese plato típico almeriense, empleando distintas técnicas y la creatividad. Con dos horas de límite de tiempo, tuvieron que demostrar todo lo aprendido en su formación y templar los nervios para una buena elaboración de la receta solicitada. Catorce fuegos a gas de Fagor (con 13 alumnos y un miembro de la Asociación de Hostelería de Almería, Miguel Ángel Fernández), gradas para el público y un camión despensa de El Corte Inglés, que suministró todos los ingredientes excepto los gurullos. Como acompañamiento, se pudieron cocinar con conejo, sepia y raya. Cada uno de los cocineros eligió el modo que mejor le casaba con su forma de interpretar esta receta.

Los chef pudieron cocinar los gurullos gracias al trabajo previo de preparación que los alumnos de la Escuela de Hostelería de Almería realizaron durante la semana anterior. El encuentro fue presentado por Carlos Maldonado, ganador de Masterchef 3 y propietario del Restaurante Raíces con Un Sol Guía Repsol; y Clara Villalón, también participante del programa de televisión.

Pedro Simose, responsable de Hostelería en Repsol, explicó cómo nace esta iniciativa: “Fue un sueño que tuvimos hace tiempo de poder vincularnos como empresa en el sector de la hostelería con las escuelas. Nos pareció que era una maravillosa idea la posibilidad de apoyar a la gente joven, a las escuelas y a la formación. Siempre tener gente bien formada es beneficioso para todos. El sector de la hostelería en España supone más de 7% del PIB nacional, más de 130 mil millones de facturación”.

Almería era el escenario perfecto como Capital Española de la Gastronomía: “Nos parecía que todo tenía mucho sentido, que estaba muy ligado. Es una tierra con una gastronomía maravillosa, que no es tan conocida fuera de Almería. Para Repsol, es un paso en el que queremos demostrar que estamos cerca de la gente, de los profesionales, de las asociaciones de hostelería de Almería”, señaló el responsable de Repsol.

La plaza de la Catedral se convirtió en una gran cocina al aire libre. La plaza de la Catedral se convirtió en una gran cocina al aire libre.

La plaza de la Catedral se convirtió en una gran cocina al aire libre. / Rafael González.

Este encuentro no lo quieren trasladar como una competición: “Queremos apoyar posiciones colaborativas, que se conozcan, que le conozcan empresarios, que les den un empujón. Se lo han ganado por ser los mejores de sus escuelas. Las escuelas públicas o privadas que se han seleccionado tienen un reconocimiento y queríamos que representaran la geografía nacional. Han venido los alumnos con mejor expediente académico de la escuela que tuvieran disponibilidad. Es un reconocimiento al mejor estudiante como representación de la excelencia académica del futuro empresario y hostelero profesional”.

Entre algunos de los cocineros: Cristina Álvarez llegaba de León, que el “año pasado mi ciudad fue Capital Gastronómica”. Andrea Moreno, de Almería, innovó con “una teja donde están los gurullos incorporados en ella. Lo que quería era que me saliera bien la idea que yo tenía. Es una experiencia enriquecedora”. Otro de los participantes ya trabaja en un restaurante con Estrella Michelin como es el caso de Arnau Triola (Gerona), que está en Bo.TiC de Corçà. Lo mismo sucede con María Eugenia Barbera (Alcalá), que ya trabaja en Etxeko de Martín Berasategui. Rafa Haro, de Sevilla, estudió Magisterio y después decidió dedicarse a su vocación. Claudio Martín, que estudió en Mérida, trabajó en la receta tradicional.

La directora de la Guía Repsol, María Ritter, valoró muy positivamente la gastronomía almeriense: “Me voy de Almería con muy buen sabor de boca. Hemos comido muy bien, y hemos comprobado que existe mucho talento en esta ciudad. Además, ha sido muy interesante ver la reinterpretación de un plato tradicional de esta tierra, a la vez que hemos comprobado cómo esas recetas se convierten en un legado entre generaciones. Y en ese sentido se conecta con la Guía Repsol que lleva 40 años promocionando la gastronomía española”.

Para la elección de los galardonados se contó con un jurado de prestigio compuesto por María Ritter, directora de la Guía Repsol, como portavoz; y los chefs Charo Carmona, de Arte de Cozina, Charo Carmona; Celia Jiménez, del Restaurante Celia Jiménez; Miguel Puche, del Restaurante Alejandro; José Álvarez, del Restaurante La Costa; el historiador Fernando Rueda; y la creadora del movimiento Gastroconciencia, Yolanda García.

En el encuentro se concedieron nueve distinciones: Reconocimiento Repsol a la mejor cocina creativa con llama para Mario Andrés Fortea, de la Escuela de Hostelería de Teruel; Ayuntamiento de Almería al respeto a la tradición a Teresa Montejo, de Le Cordon Bleu Madrid (U. Fco. de Vitoria); Capital Española de la Gastronomía (CEG) al mejor manejo en la cocina para Vicente Ferrándiz, Escuela Superior de Hostelería de Barcelona; Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE) a la mejor fidelidad de la receta original a Rafael Haro, de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla; El Corte Inglés al producto mejor tratado: Claudio Martín, Escuela Superior de Hostelería y Agroturismo de Extremadura; Hotel Aire al plato con mejor diseño para Pío Antonio Puente, Escuela de Hostelería Camino de Santiago; Asociación Española de Hostelería (AEHOS) a la mayor dificultad de la receta, que ha sido para Juan Gaspar Borrero, del IES de Hostelería Heliópolis; Hoteles Marriott al plato más original: Andrea García, Escuela de Hostelería Almeraya de Almería; y Fagor a la mejor gestión en la cocina para María Eugenia Barbera, de la Escuela de Hostelería y Turismo de Alcalá de Henares. También se quiso premiar el nivel de los asistentes con la entrega de un cheque de combustible de 100 euros.

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, asistió a la entrega de reconocimientos: “Nos sentimos muy orgullosos del compromiso que empresas, administraciones y la sociedad han mostrado con la Capital Gastronómica, que está permitiendo, con acciones tan espectaculares como este Encuentro Repsol, poner en valor el destino turístico gastronómico de Almería. Somos durante 2019 la capital del país donde mejor se come del mundo y este logro ha sido posible gracias a la calidad de nuestros productos naturales de kilómetro cero procedentes del mar, tierra y montaña, la innovación del sector agrícola y el saber hacer de nuestros cocineros y restaurantes. Los gurullos es una receta con historia, muy presente en los hogares, bares y restaurantes de la ciudad y provincia, y como se aprecia con las elaboraciones de los estudiantes, con un magnífico futuro. Ojalá el Encuentro organizado por Repsol sirva para poner de moda este plato y la cocina almeriense en su conjunto en toda España”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios