Festival Internacional de Cine de Almería

Un increíble finde menguante en bucle y cargado de misterio

  • El director de la película, Jon Mikel Caballero, presentó el film como candidato a ganar el certamen Ópera Prima 

Un increíble finde menguante en bucle y cargado de misterio. Un increíble finde menguante en bucle y cargado de misterio.

Un increíble finde menguante en bucle y cargado de misterio. / Fran Murcia.

Un bucle tras otro que da la oportunidad de remendar los errores y conseguir, tras tropezar con la misma piedra, acertar por la senda correcta. Es parte del mensaje que se puede captar en el largometraje El increíble finde menguante, dirigido por Jon Mikel Caballero, que presentó su candidatura a ser la ganadora en el certamen Ópera Prima del Festival Internacional de Cine de Almería.

Es la tercera película que se presenta en el certamen y el director de FICAL 2019, David Carrón, explicó que “está aquí porque no es un bucle, es una cuenta atrás. Nos parecía que detrás de ese aparente mecanismo había una fórmula para reflexionar sobre cosas bastante trascendente como la exigencia que tenemos nosotros mismos, cumplir las expectativas y cómo nos comportamos en grupo”.

El director aseguró que esta película “es una especie de subgénero de los bucles, era una oportunidad de encontrar una metáfora de esa sensación de rutina y de repetición. Es una forma de decir que si no estoy a gusto con algo tenemos que empezar a cambiarlo”.

La directora de fotografía, Tânia Da Fonseca, señaló que el trabajo “tenía una premisa de ser supernaturalista. Teníamos que abordar la fotografía desde esa perspectiva”.

Uno de los recursos técnicos que se han empleado en la grabación de la película es la reducción progresiva del formato. “En una ópera prima tienes que arriesgar, puede ser la primera y la última. Teníamos ganas de explorar y estuvimos dándole vueltas a ese fin de semana que va encogiendo. Las películas se ruedan normalmente en desorden, pero en una película que tiene distintos formatos , tiene que estar todo superdesglosado. Hubo mucha preparación. La tranquilidad llegó cuando vimos que funcionaba en el montaje. Nadia y el resto de actores nos querían matar de tanto subir y bajar de la furgoneta”, expresó Caballero.

A la hora de trabajar los bucles en la interpretación de los actores, el director apuntó que “ellos no tenían que interpretar el texto literalmente, ellos podían enriquecer el texto. El arranque se tenía que tenía que grabar lo más parecido posible. También fuimos incluyendo detalles y secretos de los personajes secundarios, para que se fuera conociendo poco a poco. En esta caso, el trabajo de la script es fundamental, es para levantarle una estatua por la forma que ha tenido de manejar la continuidad. La preproducción fue muy importante y teníamos una chuleta muy bien hecha”.

En cada bucle de la película, la protagonista va sumando todo el desgaste físico y conocimiento mental: “Surge de una metáfora vital. En la vida si te haces una herida la vas a arrastrar. Es un hándicap. Es más interesante que el personaje vuelva a ser mortal”.

El reparto está formado por Iria del Río, Adam Quintero, Nadia de Santiago, Jimmy Castro, Irene Ruis y Adrián Expósito.

Para Caballero, la historia no se la toma “como un juicio, porque ella es la que busca hacer las paces con su entorno. No sabe lo que puede pasar cuando acabe el bucle y quiere arreglarlo”.

La protagonista es Nadia de Santiago, pero no iba a ser así: “El proyecto nació con un protagonista masculino. Hablando con Tania surgió darle la vuelta. No es lo mismo que una amiga tuya vaya a ser madre siendo mujer que siendo hombre. Un personaje fiestero con un hombre puede ser un cliché, ellas también pueden serlo. La actriz lleva toda la película sobre sus hombros y es un viaje emocional bastante complejo”.

A la hora de rodar escenas de un bucle en exteriores siempre hay una serie de problemas: “Siempre grabo en verano y cae la típica tormenta de agosto. La mayor complicación fue al ir al río, y la protagonista nos dijo que le picaba un ojo. Tenía conjuntivitis y tuvimos que retrasar el rodaje un mes. Hacer una ópera prima es un trabajo titánico. En nuestro caso fue de amor absoluto al arte con un equipo que ama el cine”, dijo Caballero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios