Vivir

La llama sigue viva por San Antón

  • Los vecinos del Casco Histórico prendieron sus tradicionales hogueras en el barrio y disfrutaron de productos derivados del marrano, con el objetivo de honrar a su Patrón

La llama sigue viva por San Antón. La llama sigue viva por San Antón.

La llama sigue viva por San Antón. / Fran Murcia.

Las Hogueras por San Antón continúan ardiendo un año más en el Casco Histórico de la capital almeriense y, aunque son pocos, los vecinos que las preparan año tras año se niegan a no honrar a su Patrón con el calor de las llamas y con una cena donde la morcilla y el chorizo se convierten en los productos estrellas.

Miguel Martínez y su sobrino Ángel Jesús Martínez, al que le pasó el testigo hace tres años, son parte protagonista de las hogueras tradicionales. Es la más grande y la que más arde por el barrio. Este año, por las obras, han tenido que desplazarla a un descampado de la calle La Dicha.

Las llamas también ardieron en el bidón que presidía el Mirador de la Alcazaba, mientras los vecinos saboreaban una degustación de productos derivados del marrano, que de forma gratuita la Asociación de Vecinos del Casco Histórico repartió entre sus vecinos.

Los vecinos en el Mirador de la Alcazaba. Los vecinos en el Mirador de la Alcazaba.

Los vecinos en el Mirador de la Alcazaba. / Fran Murcia.

Cualquier viandante o vecino que quisiera degustar algunos de estos productos podía hacerlo y coger calor con un vino, cedido por Casa Puga. Hay personas que se desplazaron de todos los barrios. No faltó la presidenta de la organización, Magdalena Cantero, y tampoco lo hicieron concejales, de distintos signos políticos.

El tercer y último punto es el organizado por Sagrario que, con una hoguera más humilde, montó una auténtica fiesta con su familia y amigos en la calle Ulloa. La Asociación de Vecinos del Casco Histórico repartió unos diplomas entre los que mantenían vigente la tradición.

Sagrario también recibió un diploma por su hoguera. Sagrario también recibió un diploma por su hoguera.

Sagrario también recibió un diploma por su hoguera. / Fran Murcia.

El objetivo de estas fiestas es que no se pierda la tradición que está desde el siglo XVII. Años atrás se criaba un cerdo y en la noche de San Antón se compartía con los vecinos.

Además de las tradicionales Hogueras de San Antón, se realizó el traslado de la imagen del Santo desde su Ermita hasta la Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista y comenzó el primer triduo en honor al Patrón del barrio.

Hoy, a las 9:30 horas, la iglesia de San Juan Evangelista acogerá el segundo día del triduo y la santa misa por la festividad de San Antón, y para mañana quedará otro de los días grandes con el tercer día del triduo, a las 19:00 horas. Por otra parte, sonará el quejío de María Canet con a guitarra de David El Niño de la Fragua en la Noche Flamenca Lumbres de San Antón. Será en la Ronda del Beato Diego Ventaja (entre las murallas meridionales de la Catedral de Almería y el Museo de la Guitarra).

Para finalizar, el domingo, a las 11:00 horas, Santa Misa en honor de San Antón, en la Parroquia de San Juan Evangelista y, a partir de las 11:30 horas, procesión de la imagen de San Antón que recorrerá calle del General Luque, plaza del Cristo de la Buena Muerte, de nuevo calle del General Luque, calle del Regimiento de la Corona, calle de san Antón, plaza de Pavía, calle de Arquímedes, calle del Reducto, calle de Plácido Fernández Viagas y de nuevo a la calle de san Antón para terminar en la plaza y la ermita de san Antón. Para acabar en la plaza con el nombre del Santo se realizará la tradicional subasta de rabicos y bendición de animales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios