El Ayuntamiento lanza un nuevo plan para el control de la población de palomas

  • Contratada la elaboración de un censo y la captura con jaulas en treinta zonas estratégicas

Encuentro de Lafita con vecinos de Alcalde Muñoz y Virgen del Mar. Encuentro de Lafita con vecinos de Alcalde Muñoz y Virgen del Mar.

Encuentro de Lafita con vecinos de Alcalde Muñoz y Virgen del Mar.

El Ayuntamiento de Almería actualizará el censo y realizará un nuevo control sanitario de las palomas existentes en la ciudad. Para tal fin, invertirá más de 20.000 euros en un plan de acción, cuyo adjudicatario ha sido Carlos Hernández Iglesias, quien deberá realizar el censado de la población de palomas en todo el término municipal, profundizando en el estudio sanitario de esta población de aves para reducir su presencia hasta niveles adecuados, según criterios de salud pública, sanidad animal, sanidad ambiental, y bienestar de los animales. Este estudio analizará la presencia de los agentes patógenos víricos, bacteriológicos, fúngicas y parasitarias más frecuentes en estas aves.

Los medios empleados en la reducción del censo deberán cumplir con toda la normativa vigente y especialmente sobre materia de Bienestar Animal y tras la elaboración del censo actual de palomas que anidan en la ciudad se llevará a cabo una captura selectiva con jaula en terrazas y azoteas y su reubicación en lugares ecológicamente apropiados, cuando el estado del animal así lo aconseje, que se complementará con un programa de disuasión con presencia de rapaces. La concejala de Comercio, Carolina Lafita, se ha reunido con vecinos de la zona de Alcalde Muñoz y Virgen del Mar, que habían solicitado un mayor control de la población de la Paloma Bravía, para explicarles el plan de control sanitario, que afectará a una treintena de espacios, y ha señalado que "nos han expresado su preocupación por los daños que están causando a monumentos y casas, y el temor a posible transmisión de enfermedades, por lo que, al igual que hemos hecho en otras ocasiones, hemos elaborado un nuevo plan de actuación".

La actuación quedará completada con la presencia de rapaces disuasorias

Lafita recuerda que "una superpoblación de palomas, además de los problemas de higiene y deterioro del patrimonio que suponen, es una fuente de problemas sanitarios porque buena parte de la población de estas aves se encuentran enfermas y contagian a las que están sanas. Además, son fuente de transmisión de enfermedades consideradas zoonósicas, aquellas que pueden afectar tanto a personas como a animales".

Monumentos y edificios abandonados son más proclives a convertirse en nidos de las palomas y el Ayuntamiento ya ha recibido autorización para colocar jaulas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios