Coronavirus Almería Almería arranca febrero con 32 nuevos ingresos, cuatro muertes y casi 600 positivos

  • La presión asistencial se intensifica como nunca antes en la provincia y ya son 436 pacientes hospitalizados, de los que casi un centenar permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos

Traslado de un paciente con todas las medidas de seguridad y prevención Traslado de un paciente con todas las medidas de seguridad y prevención

Traslado de un paciente con todas las medidas de seguridad y prevención / Alberto Domínguez

Dice el refranero que febrero el corto, el peor de todos. Un mes a cara de perro. Pero después de un inicio de año tan dramático y alarmante como el sufrido en enero, con un tercio de las víctimas mortales de toda la pandemia en la provincia (146), el mes que comenzó este lunes tiene que ser el de la esperanza, el de un nuevo periodo en el que la curva epidemiológica encuentre por fin meseta y concluya su preocupante escalada por la que en 31 días, entre otros máximos, se ha batido el récord de casos hasta en seis ocasiones con la friolera de 15.400 contagios.

Almería ha sufrido en la cuesta de enero del coronavirus el impacto más cruel de la tercera ola con los peores registros de toda la crisis, sobre todo en la cresta alcanzada en su cuarta semana, y arranca febrero con un preocupante repunte de las hospitalizaciones en consonancia con lo que vienen vaticinando las autoridades sanitarias desde la Navidad. La situación más delicada para los hospitales ya ha llegado y a cada pico de contagios le sucede un pico de ingresos e inevitablemente un pico de defunciones. El informe de la Consejería de Salud y Familias de este lunes notifica 32 nuevas hospitalizaciones que elevan la cifra de ingresados a 436 y de la entrada de tres nuevas personas a la Unidades de Cuidados Intensivos que en la actualidad cuentan con 98 pacientes, siendo 324 los que han recibido desde marzo. Desde el pasado lunes, hace tan solo siete días, han sido 278 ingresos en los hospitales almerienses al borde del colapso.

De hecho, está a punto de alcanzarse la peor coyuntura prevista por la Junta en su escenario de 7.500 hospitalizaciones en la comunidad que fijaba 100 pacientes en UCI y 668 ingresados en planta en la provincia. Sólo faltarían dos ingresos en Cuidados Intensivos para desbordar otra predicción a corto plazo, si bien de momento la reorganización de los hospitales, tanto de habilitación de espacios en como de la propia actividad quirúrgica, incluida en ese plan permitía pasar de 158 a 168 camas UCI y un total de 1.417 convencionales. Torrecárdenas ya está recibiendo pacientes del hospital de Poniente y el de La Inmaculada y se había previsto el traslado incluso desde otras provincias, si bien su capacidad se viene agotando ante una situación más que alarmante que ya pasa factura a su plantilla de profesionales.

Los 596 nuevos positivos detectados en las últimas horas a través de las Pruebas Diagnósticas de Infección Activa (PDIA), confirmados por técnica PCR o test rápidos de antígenos, elevan la estadística de confirmados durante la pandemia a 37.498. La cifra de los casos activos de infectados por el coronavirus SARS-CoV-2 se aproxima a los 14.500, el mayor registro de la pandemia, y la de defunciones mantiene un ritmo preocupante. Este lunes se han notificado otras cuatro defunciones después de un fin de semana con 16 fallecidos. Los profesionales del Sistema Andaluz de Salud han cursado en las últimas horas 39 altas epidemiológicas y ya son 22.598 los almerienses que han dejado atrás la enfermedad abandonando todo seguimiento y aislamiento domiciliario.

La provincia de Almería tenía ayer una tasa de contagio de 1.190,9 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, siendo desde principios de enero la más alta de Andalucía, que acumula una tasa media de 952,2 casos. El reparto geográfico es desigual y el distrito sanitario Levante-Alto Almanzora continúa como la incidencia acumulada más alta con 1.545 contagios por cada 100.000 habitantes, seguida de los 1.190 del distrito de Almería y, por último, el de Poniente con 752,4.

Nuevo mapa epidemiológicoLa nueva evaluación de las tasas de incidencia de los municipios de la provincia en la tarde del lunes por parte del Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Almería ha diseñado un nuevo mapa epiodemiológico por el que habrá cierre perimetral a partir de mañana para los siguientes municipios: Arboleas, Bédar, Berja, El Ejido, Lucainena de las Torres, Padules, Partaloa, Pulpí, Purchena, Roquetas, Senés, Somontín y Vícar.

Los que superan la tasa del millar de contagios y deberán cerrar toda actividad no esencial son Abla, Adra, Albox, Alhama de Almería, Alicún, Almería, Almócita, Antas, Armuña de Almanzora, Bacares, Balanegra, Bayárcal, Benahadux, Bentarique, Carboneras, Cóbdar, Cuevas del Almanzora, Chirivel, Fines, Fiñana, Gádor, Huércal de Almería, Huércal-Overa, Instinción, Los Gallardos, Garrucha, Gérgal, Laujar de Andarax, Macael, Mojácar, Níjar, Olula del Río, Oria, Pechina, Rioja, Santa Cruz de Marchena, Serón, Sorbas, Tabernas, Taberno, Tíjola, Turre, Urrácal, Vélez-Blanco, Vélez-Rubio, Vera, Viator y Zurgena.

Un tercio de las defunciones La semana más negra para la provincia de Almería desde que comenzó la pandemia por coronavirus allá por marzo de 2020 ha sido la del lunes 25 al domingo 31 de enero con el fallecimiento de 69 almerienses por la COVID-19. En total ya son 435 las personas que han muerto con coronavirus en Almería, que aunque es la segunda provincia con menos fallecidos en Andalucía, está muy lejos de Huelva, donde han perdido la vida 186 contagiados.Este domingo acababa un mes de enero que deja cifras de récord en todos los aspectos, pero la más dañina es la de la mortalidad. A lo largo de estos primeros 31 días del 2021 han fallecido 146 almerienses, es decir, un tercio de todas las víctimas que se ha cobrado la pandemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios