Déficit hídrico

De la Almería seca a la Almería húmeda

  • Puerto de la Ragua, Bayarcal y Sierra de Gádor superan valores medios mientras que El Saltador, Oria y Cuevas han caído a mínimos

Fotografías para el recuerdo. Con la gota fría resucitaron las ramblas de Tabernas donde se registraron hasta 38 litros por metro cuadrado en menos de doce horas el 14 de septiembre. Fotografías para el recuerdo. Con la gota fría resucitaron las ramblas de Tabernas  donde se registraron hasta 38 litros por metro cuadrado en menos de doce horas el 14 de septiembre.

Fotografías para el recuerdo. Con la gota fría resucitaron las ramblas de Tabernas donde se registraron hasta 38 litros por metro cuadrado en menos de doce horas el 14 de septiembre. / Javier Alonso

Dice el refranero que nunca llueve a gusto de todos, parte esta última que en la provincia de Almería se podría casi omitir para quedarse en nunca llueve. Sin embargo, el año hidrológico que esta semana llegaba a su final -comprendido entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018- ha sido especialmente seco en la mayoría de la provincia, pero también ha dejado niveles de pluviometría de récord en determinadas zonas y 2.253 litros por metro cuadrado menos en el último año hidrológico en las 27 estaciones pluviométricas comarcas donde ha llovido sobre mojado.

Un ejercicio hidrológico dispar, desigual, con diferencias territoriales impropias para una misma provincia en registros de la Agencia Estatal de Meteorología. Las precipitaciones no han llegado a tres cuartas partes de lo normal y algunas localidades estaban en mínimos hasta recibir una tromba de agua considerable con la gota fría de mediados de septiembre. Las precipitaciones del último curso hídrico permiten dibujar un mapa de la Almería húmeda con valores muy superiores a los históricos como ocurre en Fiñana con 253,5 litros por metro cuadrado (20 más), Canal de Aguadulce con 328,4 (27 más), Sierra de Gádor con 309 frente a los 240 del año anterior, Bayarcal con 585,4 litros por metro cuadrado que superan con margen los 476,6 del curso previo y la media histórica de 459 y el embalse de Benínar que suma 10,79 hectómetros cúbicos y ha contabilizado precipitaciones de 342,6 litros por metro cuadrado.

El mejor parado en esta Almería húmeda ha sido el Puerto de la Ragua con 653,9 litros por metro cuadrado, lo que se traduce en 188 más que en el anterior (465). De hecho, esta estación del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Consejería de Medio Ambiente es la única de la provincia en la que alcanzan los parámetros medios de nuestro país que son 639 litros por metro cuadrado. El resto de las 27 estaciones pluviométricas están a años luz del valor medio y de los 710 litros con los que se ha saldado el año hidrológico en el conjunto de España. De hecho, a nivel nacional no se cerraba un ejercicio con superávit respecto a esos valores normales y ha sido más lluvioso de lo habitual en casi toda la península con la excepción del levante peninsular desde Almería hasta Tarragona y otros puntos de León, norte de Valladolid y Galicia.

El cómputo global de estaciones pluviométricas ascendió a 7.229,2 litros por metro cuadrado, siendo 9.482,1 en el ejercicio hidrológico anterior, un retroceso de 2.253 que evidencia que la sequía no es un problema superado y el déficit hídrico volverá a marca la agenda de las administraciones públicas este año. En la radiografía de la Almería seca hay demasiados puntos en rojo en la geografía provincial, pero destacan por la importante pérdida de recursos hídricos de las precipitaciones los de El Saltador con 121 litros por metro cuadrado frente a los 304 del año anterior y los 216 de media, las estaciones del Río Almanzora en Cantoria y Serón con 150 y 207 frente a los 448 y 491 del ejercicio previo y la de Terque en el Andarax que sumó a 30 de septiembre 146 litros por metro cuadrado frente a 294.

La comarca de Níjar también perdió considerablemente lluvias con 156 litros por metro cuadrado que en el anterior fueron 329. Otros como la capital sufren retrocesos en relación a los ejercicios previos, si bien ha contabilizado un valor muy acorde con la media histórica de 209 litros por metro cuadrado. En la larga lista de localidades que han descendido en el último año el nivel de precipitaciones figuran también Oria con 138 litros por metro cuadrado menos, Tahal con 150 y el pantano de Cuevas que ha recibido 172 litros por metro, 206  menos que en el anterior. De ahí que su capacidad haya bajado al inicio del cuatro trimestre natural del año a sólo un 6,7% del total. El desequilibrio en las lluvias era a principios del pasado mes más flagrante , pero la gota fría se cebó curiosamente con los puntos que más estaban retrocediendo en precipitaciones.

Entre la mañana y tarde del 15 de septiembre se contabilizaron tormentas intensas en pleno aviso de alerta naranja en las ramblas de Tabernas con 38 litros por metro cuadrado, Sierra Almagro con 64,7 y embalse de Cuevas con 51. Eran precisamente tres de las zonas que menos lluvia habían recibido durante el año hidrológico, por lo que la gota fría contribuyó a reducir las distancias de una distribución del agua que era más desigual. Grandes lluvias y meses de sequía han marcado la pluviometría en localidades que no distan ni cincuenta kilómetros, un año hidrológico de contrastes como suele ocurrir también en la Cuenca Mediterránea Andaluza que está el 53,8% de su capacidad por la reserva hidráulica de los embalses de Málaga y Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios