Almería

Bombardeo almeriense de rojigualdas para combatir al secesionismo catalán

  • Cuatro jóvenes idean la iniciativa 'Apadrina a un Independentista' en una tertulia en un bar de la capital. Por la compra de una bandera envían otra enseña a una persona o institución separatista

Bombardeo almeriense de rojigualdas para combatir al secesionismo catalán Bombardeo almeriense de rojigualdas para combatir al secesionismo catalán

Bombardeo almeriense de rojigualdas para combatir al secesionismo catalán

Cuatro amigos que debatían sobre política, sobre la maquinaria del procés en Cataluña y los perjuicios para España, a finales del pasado mes de noviembre en un bar de la capital, propiedad de uno de los tertulianos, decidieron combatir esa acción en la calle de los CDR y partidos separatistas con una iniciativa a la que han denominado Apadrina a un Independentista. Cansados de la propaganda secesionista y de la cruzada de los nacionalistas por resquebrajar la identidad nacional en contra de lo que defiende una abrumadora mayoría silenciosa, optaron por enviar una respuesta ostensible y desenfadada desde el rincón más al sureste del país a los buzones de personas y entidades partidarias del separatismo.

En dos meses, sin apenas tener conocimientos de páginas web ni manejo de plataformas de venta online, pusieron en marcha este proyecto que han definido como pacifista consistente en comprar una bandera de España y enviarle otra a un independentista con un mensaje personalizado. Es el kit básico que contiene la enseña y carné de padrino o madrina por diez euros. Y el lanzamiento lo han hecho coincidir con el inicio del juicio contra los políticos que han impulsado el procés catalán.

Bandera con dossier y carnés de padrino y madrina Bandera con dossier y carnés de padrino y madrina

Bandera con dossier y carnés de padrino y madrina

En apenas cinco días ya han sumado casi 260 compras, cuyos paquetes cuadrados de color amarillo están en circulación por las oficinas de Correos de medio país, al tiempo que se multiplican las amenazas e insultos que reciben, sobre todo en redes sociales. En su página web contabilizaban 41 ayer a última hora de la tarde. De ahí que hayan optado desde un primer momento por mantener el anonimato y usen un teléfono radicado en Arkansas a través de Skype.

Mantienen el anonimato por temor a represalias, en sólo cinco días han recibido 41 amenazas

Los cuatro jóvenes, de entre 24 y 33 años, ya han comenzado el bombardeo de rojigualdas de los independentistas y han lanzado una primera tanda de enseñas con las que ahogar la propaganda de los secesionistas en ratos libres. Tres almerienses de nacimiento y uno de adopción, madrileño que se afincó hace casi tres años en la capital, que han querido romper moldes creando una asociación de patronos anónimos orgullosos de su país y bandera que plante cara al rompecabezas del fanatismo de los independentistas. Lejos de lo que pueda parecer, cada uno tiene su propia ideología política y no tienen reparo en reconocer que hay dos de Vox, pero los otros son más de centro e izquierda. Sobre los clientes potenciales hay menos pluralidad.

"No preguntamos la afiliación, pero tenemos claro que nos compran más banderas los de Vox que los de Podemos”

“No le preguntamos la afiliación, pero tenemos claro que nos compran más banderas los de Vox que los de Podemos”, ironiza uno de los artífices de la iniciativa. Su proyecto apolítico surge desde el sarcasmo y la distensión, cuatro amigos que se han juntado, según reconocen, para liarla. De ahí que entre las opciones de venta haya todo tipo de propuestas. Por 20 euros son dos banderas las que envían a los independentistas y otras dos para el comprador, y la siguiente modalidad es el abono de 100 euros que daría derecho a recibir 10 enseñas y otras 15 a diferentes sedes del soberanismo, de los partidos, asociaciones e incluso empresas que financien la causa secesionista.

Paquetes pendientes de envío en la sede almeriense Paquetes pendientes de envío en la sede almeriense

Paquetes pendientes de envío en la sede almeriense

A partir de ahí se oferta por 25.000 euros un viaje de los cuatro a Bélgica en busca de Carles Puigdemont, a las cárceles en las que están los que se han denominado presos políticos y también al Parlament para llevar otras banderas plasmando todo el itinerario en un documental que se grabaría con todas las cautelas para mantener el anonimato y 2.500 enseñas más se harían llegar a las direcciones que indicara el patrono. Por último, lo que sería un hito mundial se oferta por 500.000 euros. Están dispuestos a conseguir la bandera más grande de la historia, batiendo el récord guinness que está en los 60.000 metros cuadrados y se remitirían otras 25.000 a sedes y entidades de los secesionistas.

Las primeras se han concentrado en las sedes de Esquerra Republicana, pero en los próximos envíos no se escapará ninguna formación ni colectivo separatista. “Los que amamos España somos una mayoría abrumadora, pero no hacemos tanto ruido. No podemos aguantar más el machaque de los independentistas que dedican su vida a manifestarse y aquí tienen nuestra respuesta”, argumenta el más joven de los precursores de la campaña que está creciendo en las redes a un ritmo de vértigo. Parte de la recaudación irá destinada a una ONG porque la intención no es hacer caja. Las banderas, de doble costura y bordes reforzados, son de un fabricante sevillano. Tazas y camisetas también se pondrán a la venta a través de su página web.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios