Almería

Más de 340 inspecciones de contaminación y ruido de buques en tres años en Almería

  • Capitanía Marítima realiza el control en los puertos de la capital, Carboneras y Garrucha. Entre 2018 y 2020 ha impuesto 5 sanciones firmes y tiene un expediente abierto y dos siguen en tramitación

Capitanía Marítima de Almería realiza más de 340 inspecciones de contaminación y ruido de los buques en los últimos tres años

Capitanía Marítima de Almería realiza más de 340 inspecciones de contaminación y ruido de los buques en los últimos tres años / Javier Alonso

La Capitanía Marítima de Almería, dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) continúa desarrollando, por cuarto año consecutivo, una campaña de control de la contaminación y ruido procedente de buques, mediante la supervisión de las emisiones y vertidos que generan, cuyo objetivo es comprobar que se cumple la normativa marítima en vigor. Esta vigilancia se lleva a cabo en los tres puertos comerciales de la provincia -en la capital, Carboneras y Garrucha- con especial atención a buques de pasajeros y transporte rodado.

En los últimos tres años, Capitanía Marítima ha realizado controles para la prevención de la contaminación atmosférica desde los buques mediante programas de inspección establecidos reglamentariamente y, además, ha atendido a todas las denuncias recibidas por las asociaciones de vecinos y grupos ecologistas relacionadas con la actividad de los buques, tanto ante las posibles emisiones contaminantes como en relación a los ruidos y vibraciones. 

Entre 2018 y 2020 se han llevado a cabo 342 controles, de las que 183 corresponden a las inspecciones MOU-Ropax (buques de pasaje y transporte rodado) y otras 159 relativas al nivel de azufre con 92 recogidas de muestras. En los últimos años se han impuesto cinco sanciones por incumplimientos relacionados con la emisión de gases contaminantes a la atmósfera por importe de 55.000 euros, si bien hay un expediente abierto con propuesta de multa de 10.000 euros y otros dos en fase de tramitación, de los que uno implica una garantía provisional de 30.000 euros. Además, Capitanía Marítima de Almería inmovilizó un ferry de bandera extranjera con una sanción de 20.000 euros por las deficiencias encontradas, entre las que se incluye el ruido soportado por la tripulación.

Prevenir la contaminación

La campaña que desarrolla la Capitanía Marítima de Almería tiene como objetivo llevar a cabo el mayor número de inspecciones en buques Ropax para controlar el contenido máximo de azufre durante su estancia en el puerto, las emisiones de óxido de nitrógeno y otras sustancias que afectan a la capa de ozono, las emisiones de los incineradores, si se producen, y el nivel de ruido y vibraciones que generan las maniobras de atraque y desatraque, entre otras.

La intención de la Capitanía es continuar durante todo el año con esta campaña de verificación, incrementando, si es posible, el número de controles para la detección de emisiones contaminantes y tratando de afianzar la confianza de la sociedad almeriense en el transporte marítimo, tan importante para la economía del entorno. El Ministerio tiene entre sus prioridades la vigilancia ambiental, tal y como se refleja en la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030 y la Dirección General de la Marina Mercante tiene encomendadas diferentes actuaciones en este ámbito, con el fin de garantizar el bienestar y la salud de los ciudadanos, sobre todo de aquellos que residen en las inmediaciones de las instalaciones portuarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios