Almería

"Contamos con las últimas técnicas a nivel mundial"

  • La cirujana bariátrica Elisabet Vidaña insiste además en la alta seguridad de Torrecárdenas en este tipo de intervenciones con mortalidad 0 y 5% de complicaciones

El embalse de Melonares almacena más de 100 hectómetros cúbicos de agua, que aún no puede ser usada por falta de conducciones. El embalse de Melonares almacena más de 100 hectómetros cúbicos de agua, que aún no puede ser usada por falta de conducciones.

El embalse de Melonares almacena más de 100 hectómetros cúbicos de agua, que aún no puede ser usada por falta de conducciones. / juan carlos vázquez

Comentarios 1

El Complejo Hospitalario Torrecárdenas es en este momento uno de los centros sanitarios andaluces con las técnicas más avanzadas a nivel mundial en cirugía bariátrica. "Podemos estar orgullosos de nuestro sistema sanitario en este sentido", ha señalado la cirujana bariátrica Elisabet Vidaña, quien ha incidido además en la "alta seguridad" en este tipo de intervenciones con 0 morbilidad y 5% en comorbilidad o complicaciones derivadas de la cirugía.

En este momento, el centro hospitalario referente para la población almeriense emplea entre las diversas técnicas de cirugía bariátrica la denominada Sleeve o Manga Gástrica y Bypass Gástrico, así como Bypass Gástrico de una sola Anastomosis, todas ellas mediante un abordaje laparoscópico. Este tipo de cirugía mínimamente invasiva la llevan realizando en Torrecárdenas desde hace 25 años, tal y como ha señalado Vidaña. "El 90% de procedimientos son laparoscópicos". Se trata de una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional en la que se utiliza una pequeña cámara llamada laparoscopio para ver dentro del abdomen. Se realiza a través de pequeños orificios en la cavidad abdominal. En comparación con la cirugía tradicional abierta, los pacientes sienten menos dolor, tienen un período de recuperación más breve y hay menos cicatrización con la cirugía laparoscópica. La mayoría de las cirugías intestinales puede realizarse con la técnica laparoscópica. Éstas incluyen la cirugía para la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, diverticulitis, cáncer, prolapso rectal y estreñimiento grave. La especialista ha detallado que en el hospital almeriense se realizan una media de cuatro operaciones al mes, alcanzando las 40 al año, y con una lista de espera de apenas 35 personas. Elisabet Vidaña ha concretado que para proceder a la intervención hay previamente que tener en cuenta una serie de parámetros, para lo que intervienen diversas especialidades médicas. En primer lugar es el endocrino el que tiene que descartar cualquier patología responsable de la obesidad mórbida del paciente. En segundo lugar el nutricionista lo vuelve a valorar y establece una dieta y si es posible ejercicio físico. "Es esencial un cambio conductual en los hábitos dietéticos", ha apuntado la experta. El psicólogo en tercer lugar es quien valora la salud mental del paciente para descartar posibles patologías. Posteriormente cirugía analiza las diversas pruebas, y en último lugar el comité bariátrico es el que determina si se lleva o no a cabo la intervención.

"Es una operación de riesgo que tenemos muy protocolizada y acreditada a niel nacional por la Sociedad Española de Cirugía de Obesidad (SECO). Se realiza por laparoscopia y el paciente en dos días se marcha a casa si no surgen complicaciones". Una vez que se ha llevado a cabo la intervención, la cirujana ha detallado que el índice de éxito se traduce en que los pacientes logran más de un 65% de peso perdido llegando al 80% entre los 12 y los 18 meses posteriores a la operación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios