Crónicas desde la ciudad

Familia Gómez Spencer (y II). Una terna por descubrir

  • Fruto del doble matrimonio del ingeniero Bernabé Gómez Iribarne, nacieron cuatro hermanos –mujeres y hombres- merecedores, cada uno de ellos, de una amplia semblanza biográfica

Virginia Gómez Spencer y Antonino Zobarán e hijos Virginia Gómez Spencer y Antonino Zobarán e hijos

Virginia Gómez Spencer y Antonino Zobarán e hijos

El ingeniero responsable de la Jefatura de Minas, Bernabé Gómez Iribarne (1844-1909) ocupó un respetable lugar en la sociedad provincial de las centurias precedentes. Por vía matrimonial emparentó doblemente con los Spencer, apellido de probada antigüedad y prestigio. El genealogista José Luis Ruz concreta su asentamiento en la ciudad: hijo de Juan Spencer y de Juana Fenton, vecinos del condado de Leicester (Inglaterra), José Duffel Spencer, bautizado en la parroquia de San Martín de Leicester en septiembre de 1786… Este señor trasladó su residencia a Almería, donde fue cónsul de los Estados Unidos en 1825 y desarrolló una importante labor comercial; uniéndose luego al empresario Fernando Roda –el cual casó con su hija María- formando la firma Spencer-Roda. Gómez Iribarne esposó con Elena Spencer Rabell y, al enviudar, con su hermana menor, María, en segundas nupcias. Del primer enlace nació Gustavo y del segundo Elena, Alejandro y Virginia. Hecha la semblanza de Elena -primera almeriense en licenciarse en Medicina y Cirugía; con ejercicio en Tánger, ciudad en la que fue enterrada- nos ocupamos del resto de hermanos. 

Gustavo 

Gustavo, prueba hípica Gustavo, prueba hípica

Gustavo, prueba hípica

En el marco de la guerra de Melilla, Gustavo Gómez Spencer (1880-1917) se distinguió en 1909 en las batallas de Taxdirts y Tauret como teniente del escuadrón de Cazadores de Alfonso XII; valor que fue reconocido en su brillante hoja de servicios. Disfrutando los rangos de capitán y comandante del Caballería, estaba considerado el mejor jinete militar de España, con importantes premios nacionales y extranjeros en su haber. En especial los conquistados en Argentina con el equipo nacional de hípica en 1908. En Almería pudieron aplaudirle en el Llano de Pescadería en un concurso de saltos durante la Feria de 1907. Su vida se truncó en 1917 cuando en el hipódromo de Burgos su caballo cayó en un obstáculo, causándolo la muerte inmediata. Aunque se especuló con la “renuncia” del animal, el testimonio de la familia no deja lugar a dudas: la yegua “Morucha” se espantó ante un reptil que cruzaba la pista

Alejandro 

Su amor por los caballos hizo que Alejandro G.S. (1896-1984) se decantara igualmente por la Milicia, al principio también en el Arma de Caballería: no en vano, siendo un niño, en 1911 debutó con éxito en las pruebas de saltos con motivo del Corpus granadino. En 1931 se casó con la escritora Emma Berzini, hija del director del diario milanés Corriere de la Sera. Invitada por María Casinello visitó Almería, trasladando al  lienzo coloristas paisajes de La Chanca. La Real Academia de la Historia nos proporciona su biografía, firmada por Adolfo Román. Resumo al máximo lo substancial de un prestigioso y hoy desconocido paisano. Otro más. 

En 1911 ingresó en la Academia de Caballería de Valladolid y antes del lustro el joven teniente obtuvo su primer destino en el Regimiento de Dragones de Santiago. En mayo del siguiente año pasó al Regimiento de Lanceros de Borbón nº 4, en Burgos; donde permaneció hasta su incorporación a la Escuela de Equitación que le capacitó como profesor con las máximas calificaciones, por lo que le concedieron la Cruz de 1ª Clase del Mérito Militar. Al ascender a primer teniente fue asignado al Regimiento de Cazadores de Taxdir nº 29, en Larache (Marruecos). En territorio africano se hallaba cuando en 1919 pasó a las tropas de Policía Indígena de Ceuta -distinguiéndose en distintas misiones-, regresando seguidamente a la península, al Regimiento María Cristina nº 27 de Aranjuez. 

Alejandro Gómez Spencer y esposa Alejandro Gómez Spencer y esposa

Alejandro Gómez Spencer y esposa

La adquisición de aviones y la incorporación de 100 pilotos potenciaron el Servicio de Aeronáutica Militar Español. El almeriense formó parte de la décima promoción en el aeródromo de Getafe. En agosto de 1920 batió la marca nacional de altura con un aeroplano de caza, estableciéndola en 7.242 metros. Al mes siguiente sufrió graves heridas en un accidente aéreo; ello le valió la concesión de la Medalla de Sufrimientos por la Patria. En 1922 marchó a Melilla, donde se integró en la primera escuadrilla de caza española, recién organizada. Un año después fue comisionado a Francia y Gran Bretaña para estudiar las nuevas teorías sobre la enseñanza de vuelo. Por sus extraordinarias cualidades, Juan de la Cierva lo eligió para probar su autogiro. A los mandos del C4, Alejandro Gómez Spencer realizó su vuelo inicial el 17 de enero de 1923, el primero del mundo de un aparato de alas giratorias. 

Ascendió a capitán con antigüedad de 1924 y a comandante dos años más tarde; ambos ascensos por méritos de guerra. Francia le nombró caballero de la Legión de Honor y España le concedió la Cruz de la Orden Militar de María Cristina. Al año siguiente cambió al ámbito civil, contratado por Construcciones Aeronáuticas (CASA) como piloto de pruebas. El 18 de julio de 1936 le sorprendió en Cuatro Vientos, permaneciendo fiel a la II República; no prestando durante la guerra servicio de armas, dedicado a dirigir la Escuela de Vuelo en La Ribera (Murcia). Fue detenido en noviembre de 1937 y liberado rápidamente por Indalecio Prieto, quedando al servicio del ministro.

En febrero de 1939 huyó a Francia, logrando salir del campo donde lo internaron gracias a estar en posesión de dicha Legión de Honor. En el pais galo permaneció hasta la II Guerra Mundial, en que marchó a Tánger con su hermana Elena. En 1940 fue apresado por la policía franquista y condenado a treinta años. Finalmente sería indultado, estableciéndose en Madrid como coronel retirado. Falleció en 1984 el Hospital del Aire.

Virginia y Antonino Zobarán

Virginia G.S. vino al mundo en enero de 1902. Alegre y atractiva, el Municipio la designó –junto a su prima Aurora Gómez Pérez- embajadora en la fiesta andaluza celebrada en marzo de 1923 en Sevilla, organizada por el Ateneo hispalense. En diciembre de 1924 sonaron campanas de boda. Los esponsales con Antonino Zobarán –arquitecto del Avance Catrastal- tuvieron lugar en la iglesia de Santo Domingo, siendo su hermana Elena la madrina. 

Ama de casa y doctora ellas, los dos varones abrazaron la Milicia: jinete y aviador

Antonino Zobarán Manene (Bilbao, 1891-1967) fue trasladado a Almería en los pasados años veinte, ejerciendo sucesivamente en el Registro Catastral, Delegación de Hacienda y Diputación Provincial, en la que cesó a finales de 1939. En 1946 ya figuraba como arquitecto de 1ª clase del Ministerio de Hacienda en Vizcaya. De su obra en Euskadi destacan rehabilitaciones civiles en la bombardeada Gernika y el monumental edificio de Hacienda en la Plaza Moyua bilbaína. Aunque en nuestra capital no se prodigó como profesional libre, diseñó diversas obras:

Cine Hesperia, (en General Segura); proyecto (1929) del pabellón sur del Hospital Provincial; viviendas unifamiliares o bien la reforma (1932) del palacete de Romero Balmas, hoy sede del Museo del Cine. Pese a la distancia y tiempo transcurrido, Virginia (1902-1988) conservó hasta el final de sus días el acento y recuerdos de su querida Almería, regresando en ocasiones a la casa heredada en Eníx.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios