• Es ‘experto’ a nivel nacional en enfermedades por plaguicidas

  • Ha realizado un extenso trabajo sobre el plutonio de Palomares

Almería y sus personajes I Francisco Laynez (Último director médico del Hospital de la Cruz Roja de Almería) “El Hospital de Cruz Roja era de barrio, entrañable, una gran familia”

El doctor Francisco Laynez en su despacho médico. El doctor Francisco Laynez en su despacho médico.

El doctor Francisco Laynez en su despacho médico.

JLL Bretones

Escrito por

José Luis Laynez Bretones

Pues sí, es mi hermano. Pero además del mérito de aguantarme casi seis décadas, tiene el haber sido el último director del hospital de la Cruz Roja, ser experto nacional en enfermedades por plaguicidas y haber realizado el único estudio existente sobre el plutonio de Palomares.

–Empecemos por lo más reciente: el hospital de Cruz Roja.

–Pues mira, lo cerraron el 22 de octubre de 2020 y aún nos preguntamos el porqué. Era un centro entrañable, que funcionaba a la antigua usanza, se atendía a los pacientes sin prisas, era un hospital de barrio que se construyó en 1956 con donativos de los vecinos y siempre han tenido las puertas abiertas para ser atendidos de cualquier dolencia, aunque aquí no hay urgencias.

–65 años de vida que acabaron de un plumazo en el momento menos oportuno.

–Ya ves, en plena pandemia cerraron un hospital de 150 camas, con salas de consultas, quirófano, hospital de día, gimnasio, cafetería e incluso capilla; y sobre todo, el cariño que se les daba a los pacientes. En 1995 lo recepcionó el SAS por 25 años, que se cumplieron en 2020; pero el edificio estaba en buen estado y nada nos hacía sospechar al centenar de sanitarios que allí estábamos que lo cerrarían.

–En Almería tenía cierta leyenda negra...

–¡Ja, ja, ja! Claro, es que era principalmente centro de cuidados paliativos y geriátrico (fue el tercero en abrirse en España) y en bastantes casos los ancianos que venían aquí estaban ya casi desahuciados y morían... aunque otros muchos sanaban.

–¿El paciente de más edad que habéis tenido ingresado?

–Una viejecita que cumplió aquí 105 años y le hicimos una fiesta. Pero murió a los pocos días.

"El edificio ahora está cerrado, pero es propiedad de la Cruz Roja y ellos decidirán qué hacer con él”

–¿Qué decían los sanitarios del inesperado cierre?

–Mira, había personas que llevaban aquí 40 años, como el caso de Juan o Joaquina. Aunque han sido recolocados en Torrecárdenas todos dicen que nada es lo mismo El carácter familiar de la Cruz Roja no se encuentra hoy día en los grandes hospitales. Fíjate, teníamos siempre inmigrantes a los que procurábamos no dar el alta hasta que tuvieran un acomodo o un trabajo.

–El cierre sería de lo mas insulso por la pandemia.

–Claro, no pudimos hacer ni siquiera una comida de despedida del centenar de sanitarios y trabajadores en general que estábamos allí. En 22 de octubre cerró sus puertas y no las ha vuelto a abrir. Sigue siendo propiedad de la Cruz Roja y ellos decidirán qué hacen con él.

–Bueno, que se nos van a saltar las lágrimas. Vámonos ahora a Palomares.

–En el año 2004 me destinaron a Huércal Overa donde tomé contacto con enfermos de Palomares Algunos presentaban dolencias no estudiadas y ello me llevó a profundizar en el tema de las famosas bombas. Resulta que dos de ellas soltaron plutonio varios días y, aunque es insoluble en el agua, puede producir cáncer.

Francisco Laynez ante el hospital de Cruz Roja, del que fue su último director, hoy incomprensiblemente cerrado. Francisco Laynez ante el  hospital de Cruz Roja, del que fue su último director, hoy incomprensiblemente cerrado.

Francisco Laynez ante el hospital de Cruz Roja, del que fue su último director, hoy incomprensiblemente cerrado. / JLL Bretones

–Pero... ¡top secret!

–Sí, todos los documentos que solicitaba a Madrid estaban clasificados ‘secretos’ y no había forma de acceder a nada. Los habitantes de la pedanía van a Madrid una vez al año desde 1966; pero los informes de los análisis no los conocen ni ellos.

–¿Fraga se baño o no?

–Si, se dio el baño de la foto pero sin peligro porque, como te he dicho, el plutonio no se disuelve en el agua; está en la tierra y por ello no sería conveniente removerla 55 años después para retirarla.

"La documentación de las bombas de Palomares es aún un secreto de Estado de muy difícil acceso”

–¿Tu aportación al tema?

–Pues presenté un documentado trabajo en el Parador de Mojácar hace 5 años y estoy acabando un libro sobre el tema.

–Pues casi no queda espacio para los plaguicidas...

–Fue el tema de mi Tesis Doctoral Mi primer destino fue el Hospital de El Ejido.Llegaban agricultores con enfermedades desconocidas. Recuerdo que, en un congreso, médicos catalanes presentaron estudios de 6 casos y cuando les dije que yo había tratado ¡más de 200! alucinaban. Por ello, la Junta me nombró experto en plaguicidas. Hoy día hay mucho conocimiento del tema pero cuando empezaron los invernaderos se desconocía casi todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios