• La Fundación Ibáñez-Cosentino, que dirige este virgitano desde 2014, gestiona la Ciudad de la Cultura de Olula además del Museo de Arte de Almería (Doña Pakyta y Espacio2) y el futuro Museo del Realismo

ARTE

Martín Robles: “La Ciudad de la Cultura y el Museo del Realismo serán dos focos de atracción”

Juan Manuel Martín Robles junto a una obra de Mariquina Ramos Juan Manuel Martín Robles junto a una obra de Mariquina Ramos

Juan Manuel Martín Robles junto a una obra de Mariquina Ramos

D.A. (Almería)

Escrito por

· Paco Gregorio

Jefe de Deportes

Como director de la Fundación Ibáñez-Cosentino, ¿qué retos se presentan en el horizonte con la inminente inauguración del nuevo edificio de la Ciudad de la Cultura de Olula?

Desde el punto de vista de la gestión el primer y más acuciante reto será resolver con un presupuesto muy ajustado tanto la contratación de, al menos, un nuevo empleado para cubrir la atención al visitante de los nuevos espacios que abriremos al público, como cubrir los gastos corrientes y de mantenimiento de éstos, asegurando en todo momento la conservación de los bienes que allí se expondrán. Un reto en el que se trabaja ya desde la Fundación buscando nuevas vías de financiación y el apoyo de las instituciones públicas que conlleven la consolidación del proyecto de la Ciudad de la Cultura en su totalidad. Desde el punto de vista de la dirección artística la apertura de este espacio nos ofrece numerosas posibilidades, tanto por las colecciones que allí se expondrán, como por lo que las nuevas salas supondrán para la reordenación de las colecciones del Museo Ibáñez. Una reordenación que nos permitirá sacar de nuestros almacenes numerosas piezas de arte almeriense y español hasta ahora inéditas o tan sólo vistas en exposiciones temporales, con un notable crecimiento de obras expuestas de forma permanente tanto en los espacios de la nueva dotación, como en el Museo Ibáñez. Una ampliación de las colecciones que conllevará retos muy interesantes desde el punto de vista de la gestión de las colecciones, y en especial en aspectos como la difusión, la investigación y la didáctica. 

Al ciudadano de a pie que desconoce la dimensión del proyecto materializado en Olula, ¿cómo lo convencería para visitarlo?

Dice el refrán que “vale más una imagen que mil palabras”, y tal vez ese debería ser el camino a seguir para convencer al visitante potencial, mostrándole qué es nuestra Ciudad de la Cultura, qué va a encontrar en ella y por qué, con seguridad, le va a sorprender. Yo apostaría por una campaña en la que los nuevos medios de comunicación digitales y las redes sociales serán herramientas fundamentales para hacer que el futuro visitante no sólo se convenza, sino que se enamore de nuestra Ciudad de la Cultura y desee conocerla. Esto lo complementaría con la necesaria complicidad que la Ciudad de la Cultura y nuestra Fundación debe establecer con todos y cada uno de los habitantes de Olula del Río, la Comarca del Valle del Almanzora y la provincia de Almería para que éstos hagan suya una dotación cultural única y excepcional y se conviertan en sus primeros embajadores, convirtiendo sus experiencias en la mejor promoción del museo.  

¿En qué medida la empresa Cosentino se ha volcado con la Fundación y cómo cuajó dicha colaboración?

Si bien con anterioridad a 2012 ya habían surgido algunos intentos de acercamiento entre la antigua Fundación Museo Casa Ibáñez y la multinacional Cosentino, los primeros contactos serios se materializan tras el verano de 2012 cuando, tras incorporarme como director a la Fundación, de acuerdo con el patronato de la Fundación (entonces formada por Andrés García Ibáñez, nuestro Presidente, el Ayuntamiento de Olula del Río y la Mancomunidad de Municipios del Valle del Almanzora), se plantea la necesidad de encontrar apoyo en el tejido empresarial almanzorí y mantengo las primeras reuniones con Santiago Alfonso como Director de marketing de Cosentino. Unas primeras reuniones de las que surgirá, primero, la colaboración económica de la empresa con el Museo Ibáñez y posteriormente, en 2015, su plena incorporación al patronato de la Fundación, que a partir de entonces pasará a llamarse Fundación de Arte Ibáñez-Cosentino. Hecho éste que mide en su justa medida hasta qué punto la empresa Cosentino se ha comprometido con el proyecto cultural de la Ciudad de la Cultura.

¿Hasta qué punto es ejemplo la Ciudad de la Cultura del modelo de colaboración público-privada?

Creo que todas las iniciativas museísticas en las que está involucrada la Fundación de Arte Ibáñez-Cosentino (no sólo el caso de la Ciudad de la Cultura de Olula, sino también el caso del Museo de Arte de Almería) son un buen ejemplo de cómo el modelo de colaboración público-privada, modelo hoy especialmente impulsado desde Europa como propuesta de gestión sostenible, es un modelo que debe potenciarse en el ámbito cultural. En el caso concreto de la Ciudad de la Cultura, la estrecha colaboración que desde 2012 mantienen la Fundación de Arte Ibáñez-Cosentino, la empresa Cosentino, el Ayuntamiento de Olula del Río y la Diputación de Almería es lo que ha hecho posible que el proyecto que Andrés García Ibáñez un día ideó en torno al Museo Ibáñez hoy esté mucho más cerca de ser una realidad absoluta y que Olula del Río y la provincia de Almería cuenten con una dotación cultural de primer nivel. Una dotación que cuenta con un museo que alberga la colección de Arte Español más importante de todo el Sureste español, con el único espacio dedicado de forma monográfica en España a un fotógrafo, nuestro Premio Nacional de Fotografía 2003, Carlos Pérez Siquier, y con la escultura monumental más grande realizada por el maestro del Realismo contemporáneo, Antonio López. Tres hitos que son claro ejemplo de lo beneficiosa que puede llegar a ser en Cultura la suma de sinergias y la colaboración público-privada.

¿A qué nivel se situará Almería en el panorama cultural andaluz una vez esté en pleno funcionamiento la Ciudad de la Cultura y en la capital se inaugure el Museo del Realismo en el antiguo Hospital Provincial?

La conjunción en nuestra provincia del futuro Museo del Realismo Español Contemporáneo y la Ciudad de la Cultura sin duda situarán a Almería, por la singularidad de ambas dotaciones y de las colecciones que albergarán, en un lugar de privilegio ya no sólo dentro de Andalucía, sino a nivel nacional. Tanto la Ciudad de la Cultura de Olula del Río, con una oferta amplia entre la que se encuentran elementos singulares, sólo accesibles permanentemente aquí, como la obra de Andrés García Ibáñez, Carlos Pérez Siquier, Federico Castellón o Antonio Campillo, y la monumental Mujer del Almanzora de Antonio López, como el Museo del Realismo, único museo en el mundo dedicado en exclusiva al Realismo, están llamados a ser dos puntos de referencia culturales y turísticos de primer nivel. Dos focos de atracción que Almería, a través de las distintas administraciones, deben apoyar y potenciar para diversificar la oferta turística de la provincia, buscando a través de esta oferta museística atraer turismo cultural, un turismo de baja estacionalidad, gran amplitud de segmentos de edad y, por todo ello, generador de oportunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios