Tráfico de estupefacientes

Narcobarcos para el mejor postor

  • En el mes de febrero la Autoridad Portuaria ha sacado a subasta dos buques por 155.000 y 190.400 euros

  • En breve se hará lo mismo con el San Trela

Los agentes de Vigilancia Aduanera inspeccionan el pesquero 'Eiskos'. Los agentes de Vigilancia Aduanera inspeccionan el pesquero 'Eiskos'.

Los agentes de Vigilancia Aduanera inspeccionan el pesquero 'Eiskos'. / Rafael González (Almería)

Durante los últimos años, Vigilancia Aduanera , organismo dependiente de la Agencia Tributaria (AEAT), ha realizado en solitario o en colaboración con otros cuerpos y fuerzas numerosas operaciones en las que han sido interceptados diferentes tipos de embarcaciones con grandes cantidades de droga, principalmente hachís, a bordo. Barcos que tras la detención de su tripulación son decomisados y en algunos casos puestos en manos de la Autoridad Portuaria de Almería (APA), que sólo en el mes de febrero ha sacado a subasta los barcos ‘Lady Boss’ y ‘Aseel’, interceptados en 2017 y 2014, respectivamente. En ambos casos, llevaban una carga de 16 toneladas de hachís.

Fuentes de la APA han informado a Diario de Almería que además del ‘Lady Boss’ y el ‘Aseel’, tiene bajo su custodia el barco ‘San Trela’ y el pesquero de fibra ‘Eiskos’. Han precisado que el primero ya salió a subasta pero quedó desierta, aunque en breve volverá a repetirse este procedimiento. Por su parte, está previsto tramitar el expediente de abandono en el caso del pesquero.

Las fuentes consultadas han precisado que desde 2014 han sido subastados cuatro barcos a cargo de la Autoridad Portuaria. Dos de ellos, el ‘Basbosa’ y el ‘Berkane’ sin relación con el narcotráfico. El primero de ellos por “grave peligro de hundimiento” y el segundo por abandono. El ‘Moon Light’ y ‘A la voluntad de Dios’ sí que fueron aprehendidos con droga y también fueron subastados. Una vez adjudicados, estos barcos han sido destinados en su totalidad a chatarra, a excepción del ‘Moon Light’, que “salió navegando” del puerto de Almería.

Los barcos vendidos se destinaron a chatarra, salvo el ‘Moon Light’, que salió navegando

El pasado 19 de febrero fue cuando el BOE.anunció la subasta con un precio de salida de 190.400 euros del barco ‘Lady Boss’, adjudicado al Estado por sentencia firme de la Audiencia Nacional, que condenó a penas entre cinco años y seis meses y cuatro años y seis de prisión a cada uno de los trece tripulantes de este buque mercante.

Vigilancia Aduanera mantiene atracadas sus embarcaciones en el puerto pesquero de Almería. Vigilancia Aduanera mantiene atracadas sus embarcaciones en el puerto pesquero de Almería.

Vigilancia Aduanera mantiene atracadas sus embarcaciones en el puerto pesquero de Almería. / Javier Alonso (Almería)

La sentencia señala que los procesados ocupaban diversos cargos en el buque, desde capitán a cocinero, pasando por marinero o electricista, y que la embarcación fue detectada en agosto de 2017 al oeste de la isla de Alborán cuando se dirigía a Casablanca (Marruecos) y se detuvo en su ruta hacia el Estrecho.

El día 3 de ese mes puso rumbo a la bahía de Orán (Argelia), donde fondeó el día 4 y partió de nuevo tres días después con rumbo a Casablanca, si bien se volvió a detener durante un par de horas al oeste de la isla de Alborán, tras lo que se dirigió hacia el este con destino a Alejandría (Egipto).

El barco, que llevaba una carga de mercancía legal de conglomerado de madera, había sido cargado en el puerto de Martas (Turquía) el 7 de julio de ese año.

Aunque había pasado frente a las costas de Argelia, su lugar de destino, navegó durante un mes, “dando vueltas injustificadas por el Mediterráneo, sin entregar la carga legal de puertas pese a poder haber realizado dicha entrega”, dice la sentencia. El 8 de agosto de 2017 el patrullero “Alcatraz” de Vigilancia Aduanera y un buque de la Guardia Civil interceptaron el barco en aguas internacionales y lo trasladaron al puerto de Almería. En el buque fueron localizados 600 fardos con unas 16 toneladas de hachís.

Unos días más tarde, el 25 de febrero, fue publicada la subasta con un precio de salida de 155.000 euros del ‘Aseel’, después de que el buque mercante fuese declarado en situación de abandono. El 19 de abril de 2014 el patrullero ‘Alca’ de Vigilancia Aduanera salió a patrullar sobre las tres de la madrugada por el mar de Alborán para localizar e inspeccionar el barco mercante ‘Aseel’, participando también en la búsqueda el patrullero ‘X Aniversario’ y el helicóptero ‘Argos II’.

La APA ha sacado a subasta por 155.000 euros el barco ‘Aseel’, una embarcación con bandera de Tanzania interceptada con unas 16 toneladas de hachís a bordo en abril de 2014. La APA ha sacado a subasta por 155.000 euros el barco ‘Aseel’, una embarcación con bandera de Tanzania interceptada con unas 16 toneladas de hachís a bordo en abril de 2014.

La APA ha sacado a subasta por 155.000 euros el barco ‘Aseel’, una embarcación con bandera de Tanzania interceptada con unas 16 toneladas de hachís a bordo en abril de 2014. / D.A. (Almería)

Horas más tarde fue localizado a 22,3 millas náuticas de la isla de Alborán y una vez a bordo, los funcionarios de Vigilancia Aduanera observaron en la sala de máquinas que las tapas de las tomas de mar estaban quitadas, por lo que una gran cantidad de agua entraba en el habitáculo, lo que hacía que el barco pudiese hundirse. Tras colocar las tapas, el ‘Aseel’ fue conducido al puerto de Almería, donde quedó atracado. Así las cosas, se descargaron un total de 16 toneladas de hachís y se detuvo a los siete tripulantes del buque, de origen sirio, que quedaron en libertad en mayo de ese año al determinar la Audiencia Nacional que la jurisdicción española no era competente para investigarlos. Sin embargo, la Sección Primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo dejó sin efecto el auto de la Audiencia Nacional y declaró la competencia de la jurisdicción española para conocer de los hechos , “procediendo la continuación de la causa por los trámites que sean procedentes”.

Aunque quedó desierta, la APA sacó a subasta el 24 de abril de 2017 el pesquero ‘San Trela’, que fue interceptado por el Servicio de Vigilancia Aduanera en mayo de 2015 cuando navegaba con seis tripulantes y unos 200 fardos de hachís ocultos en un doble fondo con un peso aproximado de cinco toneladas en total. La subasta del buque fue autorizada mediante auto de fecha 26 de febrero de 2016 de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. El barco fue abordado a unas 60 millas de Cabo de Gata a través de una operación coordinada por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Antidroga tras un seguimiento del mercante, con bandera de la República Democrática del Congo.

La APAcuenta con otros dos barcos, uno abandonado y otro con peligro de hundimiento

Los agentes consiguieron detener a los tripulantes, de origen sirio entre los que había cinco marineros y un capitán. Tras estas detenciones, a las que los sospechosos no opusieron resistencia, se hizo una primera inspección visual de la embarcación en busca de la posible existencia de fardos de hachís. Así, después de examinar las distintas áreas de mercante, se localizó en una determinada zona del suelo un área sospechosa donde había “pintura fresca”. La droga se había depositado en un doble fondo del barco, que posteriormente fue cerrado, soldado y pintado, de forma que incluso “se añadieron elementos para disimular que tuviera una cierta antigüedad, simulando que estuviera sucio”.

La APAsacó a subasta por 185.000 euros el pesquero ‘Moon Light’, intervenidoa finales de septiembre de 2013 cuando navegaba frente a las costas de Almería y Granada. La APAsacó a subasta por 185.000 euros el pesquero ‘Moon Light’, intervenidoa finales de septiembre de 2013 cuando navegaba frente a las costas de Almería y Granada.

La APAsacó a subasta por 185.000 euros el pesquero ‘Moon Light’, intervenidoa finales de septiembre de 2013 cuando navegaba frente a las costas de Almería y Granada. / D.A. (Almería)

El pesquero luso ‘Eiskos’ fue interceptado el 24 de noviembre de 2014 y sus tripulantes detenidos por presuntamente transportar al menos 735 fardos hachís a bordo del pesquero al que prendieron fuego tras ser descubiertos por Vigilancia.

La operación, realizada por la Agencia Tributaria junto a la Policía Judiciaria de Portugal a petición de la autoridad judicial portuguesa, permitió hacerse con un pesquero con bandera de Portugal que portaba finalmente y según el recuento provisión, casi 20 toneladas de hachís. Sus diez tripulantes, cinco portugueses, dos senegaleses, un español, un guineano y un ghanés, fueron detenidos, si bien dos de ellos tuvieron que ingresar en el Hospital Torrecárdenas de Almería y en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ante las heridas que se ocasionaron al intentar hacer volar el barco prendiendo varios bidones de gasolina.

En febrero de 2016, el Tribunal de Instancia Única de lo Criminal de Lisboa dejó en libertad provisional a los cuatro últimos tripulantes del pesquero ‘Eiskos’ en prisión provisional. El abogado de tres de ellos, Karim El Marbouhe, informó a Diario de Almería de que el juzgado luso adoptó esta medida después de que se celebrase una vista la semana pasada, quedando finalmente libres estos investigados, que se unieron al resto de detenidos en el ‘Eiskos’, ya en la calle. Asimismo, el letrado indica que ha presentado un recurso de amparo al Constitucional para que sus clientes sean juzgados en España, alegando que se había vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva de sus clientes, y recordando que “todas las escuchas se habían realizado en territorio nacional, siendo la operación seguida por Portugal en España”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios