Almería

La "joya" de El Toyo, sin pulir con más de la mitad de casas sin hacer o vacías

  • La urbanización turística está conformada por 2.300 viviendas de las 4.802 que fueron planificadas en 2004 · Casi un milar de los pisos construidos está en venta o en régimen de alquiler

Comentarios 6

Año 2004. Se presentaba en sociedad la urbanización turística de El Toyo, bautizada desde entonces por el Ayuntamiento de Almería como la "joya de la corona". Miles de viviendas con un diseño respetuoso con el medio ambiente, rodeadas de jardines y espacios públicos de primera calidad, ocho hoteles de lujo y un gran campo de golf, cerca del aeropuerto y junto al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. No fueron pocos los particulares los que vieron en este macro proyecto una oportunidad de inversión, como se decía antes de la crisis. A día de hoy el panorama es otro. Más de la mitad de las viviendas programadas entonces, 4.802, permanece sin construir. Y en muchas de las construidas cuelga el cartel de "se vende" o "se alquila".

La joya de la corona está, siete años después de que comenzaran los movimientos de tierra para urbanizar las cerca de 300 hectáreas de terrenos enraizados por el campo de pitas, a medio camino. Levantadas y con licencia de primera ocupación hay registradas 2.300. Menos del 48%.

El Toyo, que nació con el respaldo de las administraciones públicas, no ha escapado a la crisis de la construcción. Promotoras que pujaron fuerte por hacerse con las parcelas enajenadas por el Ayuntamiento se han visto obligadas a pedir prórroga y el Consistorio han entendido la situación, cambiando las reglas del juego. La venta de parcelas venía sujeta a unos hitos constructivos y a una fecha de finalización de obras que, en muchos casos, ha sido inviable cumplir.

No ocurrió con las primeras viviendas que se construyeron. Estaban vinculadas a la celebración de los Juegos Mediterráneos de 2005 y Urbanismo fue muy escrupuloso en el cumplimiento estricto de los cronogramas. De hecho, fueron las 395 viviendas de la Villa Mediterránea, construidas por Ecovi y Fadesa. Las llaves de las casas de esta Villa estaban listas justo para la celebración de los Juegos, cuando todavía el término de recesión económica no se había popularizado.

La gestora de cooperativas de vivienda solicitó el pasado año suspensión de pagos y el grupo inmobilario gallego superó el pasado mes el concurso de acreedores en el que estaba inmerso desde julio de 2008. Por suerte, todas las promociones que se han empezado en El Toyo han acabado sin dejar estructuras de hormigón en medio del verde paisaje, a excepción de una que, aunque no está parada, sí avanza a un ritmo lento.

Vallehermoso, que está construyendo dos promociones, tiene concedida una prórroga hasta el año 2014 y Detinsa hasta 2013. El Grupo Gesmar y Montisa se encuentra en fase de tramitación de permisos. La primera, ha solicitado ya licencia de primera ocupación para 128 viviendas y la segunda, licencia de obras para otra promoción con igual número de pisos. En total, estas cuatro empresas suman medio millar de viviendas.

Exceptuando una parcela propiedad de Almericasas, que se encuentra en plena construcción, el resto corresponde a ocho parcelas cuyo titular es la Junta de Andalucía. Este suelo es la moneda de pago con la que el Ayuntamiento afrontó su deuda con el Estado. Se desconoce los planes de la Administración andaluza para estos terrenos o, al menos, no han trascendido públicamente.

El Ayuntamiento también ha hecho concesiones de prórroga a particulares que habían adquirido parcelas unifamiliares para construirse un chalé e incluso todavía Urbanismo tiene en 'stock' suelo sin vender. De los 198 solares que en total fueron reservados en el proyecto de reparcelación de El Toyo como unifamiliares, no han sido enajenados 40. Se espera a un mejor momento para este reducto de suelo que terminará de cerrar las cuentas municipales. No hay que olvidar el saneamiento de las arcas municipales que ha supuesto la venta de El Toyo, con unos ingresos superiores a los 300 millones de euros, invertidos en actuaciones en la ciudad de distinta índole como el desdoblamiento de la N-340 y el nuevo bulevar.

El resultado del compendio de datos es que aún permanecen sin construir (o no están terminadas aún las obras), un total de 2.502 casas. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, de las 2.300 viviendas que disponen de licencia de ocupación, 750 están pendientes de venta y 120 en alquiler.

"Cinco años hubiera sido lo normal, pero nos vamos a ir fácilmente a más de diez para ver todo El Toyo desarrollado", comenta el presidente de la Asociación de Hoteles y Campo de Golf, José Ramón Espinosa. "Nos ha cogido de por medio esta crisis brutal", sentencia el empresario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios