Almería

Ana Julia arrojó la ropa de Gabriel a un contenedor 6 días antes ser detenida

Agentes declarando. Agentes declarando.

Agentes declarando.

Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, arrojó la ropa que le había quitado al pequeño tras matarlo en un contenedor de la barriada almeriense de Retamar seis días antes de ser detenida en Vícar. Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz, arrojó la ropa que le había quitado al pequeño tras matarlo en un contenedor de la barriada almeriense de Retamar seis días antes de ser detenida en Vícar. 

Dos agentes de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería señalan en el juicio que ya en la primera declaración de la acusada, realizada el 27 de marzo del año pasado, día de la desaparición del niño, hubo una serie de "circunstancias" que "llamaron la atención" sobre ella. 

Especifican que la mañana del 5 de marzo, se les comunicó que la investigada había abandonado la casa de la abuela de Gabriel en el coche del padre del menor con la excusa de ir a tomarse un café en Campohermoso, en Níjar. 

"Atravesó a velocidad alta Campohermoso, cogió la autovía y fue a Retamar, callejeando sin sentido, no conocía el lugar, constatamos que se perdió. No pudimos constatar qué había ido a hacer allí pero no tenía sentido, había mentido a la familia, ido a Retamar y vuelto a gran velocidad, y luego se paró en Campohermoso a tomar el café", relata.

Tras su detención supieron el motivo de "este viaje relámpago", y con la empresa concesionaria del servicio de recogida inspeccionaron durante dos horas "uno a uno" los contenedores de vidrio que aparecían en el recorrido realizado días antes por Quezada, hasta dar con la ropa de Gabriel: un pantalón de chándal, una chaqueta roja, una camiseta blanca y unas zapatillas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios