Almería

El 63,3% de los extranjeros de Almería tiene trabajo

  • El peso de los extranjeros en el mercado laboral de la provincia representa ya el 21,3% 

  • La mayoría realiza su trabajo dentro del régimen agrario

Un trabajador en el interior de un invernadero. Un trabajador en el interior de un invernadero.

Un trabajador en el interior de un invernadero.

Basta con prestarle atención a los números para desmontar de un plumazo los mitos que se han creado en la provincia sobre la población extranjera en términos laborales. Almería es, junto con Alicante, la provincia con mayor proporción de inmigrantes de España, alcanzando 139.281 a 1 de enero de 2018 (casi el 20% de la población almeriense). De estos, 97.131 se encuentran en edad de desempeñar un trabajo y lo hacen 61.497 según los datos de noviembre publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Por tanto, el 63,3% de los extranjeros que pueden trabajar, lo hacen. Dos de cada 10 personas que perciben un salario en Almería son inmigrantes (el 21,3%).

La mayoría de los inmigrantes se encuentran dados de alta en al Seguridad Social dentro del régimen especial agrario (35.170)

En Almería hay más trabajadores extranjeros que nunca, superando la barrera de los 60.000 acanzada hace exactamente año y medio. La mayoría de los inmigrantes se encuentran dados de alta en al Seguridad Social dentro del régimen especial agrario (35.170), siendo el 85% de estos procedentes de un país no incluido en la Unión Europea (en su mayoría de África y Sudamérica). Más de 5.000 extranjeros han decidido emprender durante los últimos meses trabajando como autónomos y más de 20.000 trabajan por cuenta ajena dentro del régimen general.

Dos de cada 10 personas que perciben un salario en Almería son inmigrantes (el 21,3%).

Almería es, por tanto, una sociedad en la que el 50% de sus jóvenes está en paro, el 30% de su población no tiene trabajo y el 37% de los inmigrantes también desearía tenerlo. Las cifras entre los españoles y extranjeros no son tan dispares, tan solo hay que fijarse en las cifras.

Donde sí se reducen las cifras es en el total de adquisiciones de nacionalidad española para extranjeros y eso a pesar de queel flujo de inmigración procedente del extranjero se encuentra en pleno ascenso, registrándose 10.147 llegadas en 2017 por las 5.557 de 2013. Sin embargo, la residencia ha sido concedida a 709 personas en 2017 por las más de 3.000 en 2013.

De estos, 346 personas proceden de Marruecos, 80 de Ecuador, 38 de Bolivia y 38 de Colombia, siendo estas las nacionalidades con mayor presencia. Dentro de las migraciones, el país con mayor flujo migratorio hacia Almería durante 2017 fue Marruecos, con 3.234 personas, seguido del Reino Unido (1.345), Rumanía (1.105), Senegal (465), Colombia (368) y Ecuador (337).

La mayoría de los trabajadores que abandonan Almería no pueden acreditar sus estudios.

Almería recibe, sobre todo, a trabajadores de entre 30 y 45 años (un total de 25.481), pero también son los habitantes dentro de este segmento de edad los que más deciden marcharse (25.572), estableciendo un saldo negativo de 91 personas. Cada vez hay menos jóvenes de 30 años evaporándose del entramado laboral almeriense, aun así, el saldo también sigue siendo negativo y en 2016 fue de menos 400. Donde sí se ganan empleados en el grupo de edad de mayores de 45, con un aumento de 1.452 empleados.

La mayoría de los trabajadores que abandonan Almería no pueden acreditar sus estudios o solo han superado los primarios (33.940). Son también estos los que más llegan (30.953). Sin embargo, el saldo negativo que más le pesa a la provincia es el de los titulados superiores, pues tras invertir en una educación de garantías,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios