Coronavirus Almería Las interminables colas en Extranjería

  • La oficina de calle Marruecos, con medio millar de usuarios al día, adapta sus instalaciones y pautas de trabajo a la prevención por coronavirus. La atención presencial se retoma con acumulación de expedientes y nula incidencia del ingreso mínimo vital y permiso especial a jóvenes temporeros

Las interminables colas en Extranjería Las interminables colas en Extranjería

Las interminables colas en Extranjería / Rafael González

Una eterna cola de inmigrantes rodea desde hace una semana la Oficina de Extranjería de la calle Marruecos. Políticos irreflexivos y agentes cívicos de toxicidad se apresuraron a lanzar mensajes incendiarios, carentes de rigor y objetividad, en las redes sociales en las que vinculaban el colapso de la administración de trámites foráneos con el Ingreso Mínimo Vital o la regularización prevista por el Gobierno para los jóvenes agricultores de entre 18 y 21 años que estrenan contrato y buscan residencia en la provincia. Pero nada más lejos de la realidad. La hilera de extranjeros responde al atasco que ha provocado la falta de atención presencial durante los dos últimos meses y medio, así como a las reestructuración de un servicio que suele atender a medio millar de personas al día por las medidas de prevención del coronavirus y la limitación de movimientos de un colectivo de personas que representa al 20% de la población almeriense.

Javier Durán Ruiz, director de la Oficina de Extranjería, explica que durante el estado de alarma han realizado todos los trámites de su cartera de servicios gracias al registro electrónico y sistema Mercurio, para el que se requiere certificado digital, con una media de resoluciones de entre 1.500 y 2.000 expedientes al mes, si bien una proporción considerable de usuarios habituales, de múltiples nacionalidades, han esperado a la reapertura presencial para la presentación de solicitudes. En este sentido, explica que “había pendientes de recogida más de 2.000 Tarjetas de Identidad de Extranjero (TIE)”, el documento único y exclusivo en nuestro país para acreditar una situación de permanencia legal.

Un retén de guardia permaneció en la oficina que estaba cerrada al público salvo en excepciones como las víctimas de violencia de género y los permisos de residencia y trabajo a médicos extranjeros

Hasta hace una semana sólo se han atendido en la oficina, en la que siempre había un retén de guardia, casos de urgencia como el previsto para las víctimas de violencia de género y también el procedimiento preferente para los sanitarios de otros países que requerían autorizaciones para el desempeño de su trabajo en la provincia durante la pandemia. Se han dado un par de peticiones de renovación de residencia para profesionales en el hospital de La Inmaculada en Huércal-Overa. El resto de demandas se solventaron de forma telemática gracias a la flexibilidad de los técnicos de la oficina con el teletrabajo desde casa. Son 57 funcionarios de la Subdelegación del Gobierno de Almería y otros 12 agentes de la Policía Nacional que volvieron a finales de mayo a su puesto, pero con cambios sustanciales tanto en la organización de la plantilla como en la estructura física de las instalaciones.

Decenas de personas en la hilera que rodea el edificio en la calle Marruecos Decenas de personas en la hilera que rodea el edificio en la calle Marruecos

Decenas de personas en la hilera que rodea el edificio en la calle Marruecos / Rafael González

El director detalla que se ha reformado el interior de la oficina atendiendo siempre las recomendaciones de prevención de contagios de las autoridades sanitarias, con más separación de las mesas, elementos y materiales de protección como mamparas y reducción del aforo en la sala de espera menos de un tercio de su capacidad. Y sólo se atiende con cita previa y la programación se abre para quince días, mientras se mantiene el estado de alarma, por lo que se agotan las plazas de inmediato. Esta modificación de la organización y fisonomía está detrás de las largas colas diarias de un centro por el que pasan más de 130.000 inmigrantes al año y nada tiene que ver con la nueva prestación del Ingreso Mínimo Vital ni tampoco el permiso de trabajo para los inmigrantes de entre 18 y 21 años que se estrenan en el campo.

Ese procedimiento ha funcionado en provincias que trabajan por campañas como con la fresa de Huelva, en Almería no ha habido falta mano de obra agrícola y los trabajadores son los mismos de todo el año”. Los jóvenes que se han beneficiado de la medida para reclutar temporeros en base al real decreto del 7 de abril no llegan ni al centenar y el plazo se cierra el 30 de junio. La iniciativa extraordinaria concede permiso de residencia y trabajo durante dos años renovables a otros dos. En cuanto al Ingreso Mínimo Vital, desde Extranjería quieren dejar constancia que la solicitud es ajena a su competencia porque implica, entre otros requisitos, un año de residencia legal.

Durante los últimos días se han resuelto dudas de interesados, pero no es ni mucho menos una solicitud en la que interfieran los técnicos de su departamento. Las gestiones más habituales estos días son la de la entrega del TIE, la huella de esa tarjeta, las demandas para la renovación tanto del permiso de residencia como de trabajo y las peticiones de arraigo para los que están en situación irregular. El certificado electrónico se ha convertido en un aliado imprescindible durante el confinamiento y también las gestorías, asesorías y despachos de abogados que realizan estos trámites con inmigrantes y con los que han mantenido contacto permanente sobre los diferentes canales de comunicación.

Otro de sus apoyos han sido los colectivos y asociaciones de extranjeros y los servicios municipales de los ayuntamientos de la provincia. La cifra de consultas y peticiones al correo electrónico de la oficina se han multiplicado durante las dos primeras fases de crisis sanitaria en las que las persianas de la calle Marruecos han permanecido a media altura. A partir de ahora se irán ampliando las citas diarias para reducir la demanda, pero no será posible de momento, por las limitaciones de las medidas para la prevención de contagios de la COVID-19, alcanzar el cupo del medio millar de usuarios de los meses previos al estallido de la pandemia. El censo de población extranjera en la provincia supera los 145.000, uno de cada cinco habitantes en los 103 municipios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios