Coronavirus Almería Legión y UME desinfectan más de 25 residencias de mayores y 15 centros de salud y hospitales de la provincia

  • Hasta en cuatro ocasiones han intervenido en el geriátrico Virgen del Rosario de Roquetas y el hospital de Torrecárdenas y otras tres veces en la residencia de Íllar y Ballesol de la capital

Legión y UME desinfectan más de 25 residencias de mayores y 15 centros de salud y hospitales de la provincia Legión y UME desinfectan más de 25 residencias de mayores y 15 centros de salud y hospitales de la provincia

Legión y UME desinfectan más de 25 residencias de mayores y 15 centros de salud y hospitales de la provincia

Las Fuerzas Armadas están librando una batalla contra el coronavirus en el marco de la Operación Balmis, denominación con la que se rinde homenaje a la expedición humanitaria que llevó la vacuna de la viruela a territorios del imperio español en América y Filipinas, con una intensa programación de actuaciones de desinfección, presencia y reconocimiento de las instalaciones críticas y puntos de mayor vulnerabilidad en la provincia, como las residencias de mayores. Tanto el Batallón II de Intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con sede en Morón, como la Brigada de Infantería Ligera Rey Alfonso XIII de La Legión de la base de Viator han realizado misiones contra la propagación del virus desde mediados de marzo en más de 90 municipios de la provincia de todas las comarcas.

Aunque la operación Balmis se mantendrá activa mientras dure el estado de alarma, la presencia de los militares en las infraestructuras de mayor concentración de personas y centros sanitarios y hospitales se está reduciendo progresivamente, conformo evolucionan las fases de la desescalada, y parte de las encomiendas que realizaban los legionarios y efectivos de la UME ya están siendo asumidas por las diferentes administraciones públicas. Eso sí, mantendrán activas las capacidades para reaccionar de la forma más rápida y eficaz ante un posible rebrote de la pandemia. Según ha informado la Subdelegación de Defensa en Almería, desde el 18 de marzo las diferentes unidades han desinfectado más de 25 residencias de mayores y 15 centros de salud y hospitales de la provincia, además de los enclaves estratégicos para las comunicaciones como la intermodal, el aeropuerto y la estación marítima del Puerto. Los efectivos de las dos unidades han intervenido hasta en cuatro ocasiones en algunos geriátricos como en el Virgen del Rosario de Roquetas, al igual que en el hospital Torrecárdenas, y han sido tres las visitas a la residencia de Íllar y Ballesol en la capital. 

El Batallón II de Intervención en Emergencias de la Unidad Militar de Emergencia (UME) ha intervenido en cuatro ocasiones en las que, con diferentes vehículos y 35 militares desplazados desde Sevilla, han canalizado 39 intervenciones de desinfección y 11 de presencia y reconocimiento. Por su parte, la Legión ha liderado medio centenar de trabajos de desinfección con un despliegue diario dentro y fuera de la provincia de entre 50 y 100 efectivos. Unidades del Tercio don Juan de Austria, Alejandro Farnesio, Bandera de Zapadores, grupos de Caballería y Artillería, octava y décima Bandera y la del Cuartel General y la Compañía NBQ (Nuclear, Bacteriológica y Química) han sido destinados a trabajos contra el coronavirus en al menos seis provincias (Almería, Málaga, Albacete, Alicante, Granada y Jaén) en las que inicialmente realizaron tareas de prevención, información y seguridad por diferentes poblaciones, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, para después ir asumiendo encomiendas del Mando de Operaciones como la desinfección de hospitales, centros médicos, residencias de ancianos e incluso fábricas de textil que están produciendo material sanitario.

Los legionarios han ayudado también a Cruz Roja en sus patrullas de reconomiento y traslado de enfermos en la capital nazarí y en los pueblo que han ido visitando se han ofrecido como un recurso asistencial a los vecinos mayores preguntando si necesitaban ir a por medicinas o que les ayudaran con la compra. Un despliegue legionario que se ha ido ampliando desde el inicio de la Operación Balmis que le ha generado el reconocimiento de alcaldes y autoridades sanitarias en el centenar de localidades que han visitado desde mediados de marzo, por su entrega con la seguridad a pie de calle e implicación en tareas más complejas como la descontaminación de instalaciones críticas que inició su equipo NBQ en los geriátricos de Álora y Albacete. También han realizado acompañamiento de vehículos y convoyes de transporte de bienes prioritarios, montaje de alojamientos e instalaciones médicas y control de vías de comunicación restringidas.

Los legionarios procedentes de la base Álvarez de Sotomayor de Viator y el acuartelamiento de Montejaque en Ronda han patrullado durante los últimos dos meses las infraestructuras estratégicas y zonas sensibles de mayor afluencia ciudadana en las capitales y grandes municipios de las provincias de Almería, Granada y Málaga desde el comienzo de la Operación Balmis y gracias a sus unidades específicas, con capacidades NBQ, han podido desarrollar la desinfección de instalaciones de especial riesgo como residencias de mayores por la vulnerabilidad de la tercera edad, además de un par de fábricas en tierras manchegas que se han habilitado para elaborar mascarillas y equipos médicos.

La atención humanitaria ha sido, sin duda, una de la señas de identidad de la Brigada de la Legión, punta de lanza a la vanguardia del Ejército de Tierra con una treintena de misiones internacionales, por lo que han participado activamente en otras labores durante sus incursiones. El Grupo de Caballería colaboró en la descarga de material sanitario en el Hospital Regional de Málaga y también respaldó a la Unidad Militar de Emergencias en la desinfección del Virgen de las Nieves, además de hacer posible la habilitación de una nueva ala del edificio. Aplaudidas han sido sus intervenciones en los municipios almerienses, siendo las últimas misiones de reconocimiento en los de Ohanes, Beires, Taberno y Albanchez.

A nivel nacional se han realizado cerca de 20.000 intervenciones y más de 11.000 desinfecciones, de las que al menos 5.000 han sido en geriátricos, 3.300 en hospitales y 1.200 en centros sociales entre otras, contando con participación de un total de 177.000 militares en el transcurso de la operativa covídica. El Ministerio de Defensa, ha adoptado una serie de medidas relativas al personal militar destinado en los Ejércitos y la Armada, para una reincorporación presencial gradual a sus unidades que garanticen las condiciones de seguridad sanitaria. Además del personal necesario para las operaciones en curso y para los servicios esenciales, el resto de la plantilla se irá incorporando progresivamente con el objetivo de que al término de la fase tres de la desescalada se retorne a una situación de normalidad, sin perjuicio del cumplimiento de las medidas sanitarias que se establezcan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios