REAL ZARAGOZA 2-1 UD ALMERÍA | La Crónica Al Almería le falta personalidad en Zaragoza (2-1)

  • Con 1-1 el VAR anuló una obra de arte de Robertone por un fuera de juego milimétrico

  • Iván Azón hacía el 2-1 en el segundo acercamiento maño al área rojiblanca en la segunda mitad

  • Adrián adelantó a los locales en el 10' y el propio Robertone había igualado en el 31'

Petrovic fue el elegido por Gomes para suplir al sancionado Morlanes

Petrovic fue el elegido por Gomes para suplir al sancionado Morlanes / LFP (Zaragoza)

El Almería volvió a fallar en una cita imprescindible y cada vez se hace más difícil defender la gestión de José Gomes, cuyo equipo no ha estado a la altura cuando más necesitaba dar un golpe en la mesa. Unas veces por cuestiones arbitrales, que tal vez camuflasen en demasía tendencias ya peligrosas, y otras por incapacidad manifiesta, lo cierto es que no ha sacado la personalidad de un equipo confeccionado para subir a Primera.

En La Romareda tal vez se concatenasen ambas circunstancias, ya que el equipo mereció ponerse 1-2 con una obra maestra de Robertone que el VAR anulaba por un milimétrico fuera de juego de Villalba de los que siempre se consideraron en línea.

Después de ese revés los rojiblancos tuvieron en las botas de Sadiq y Villar el tanto del triunfo, pero ninguno encontró portería y el Zaragoza, en su segundo acercamiento en toda la segunda parte, ponía un cruel 2-1 por medio de Iván Azón que deja a Gomes en una situación muy difícil ante la propiedad y casi descarta a los rojiblancos en la pugna por el ascenso directo, a expensas de los resultados de Mallorca y Espanyol esta misma tarde.

Había incertidumbre por descubrir la apuesta de José Gomes para cubrir la vacante de Morlanes en Zaragoza y el técnico luso sorprendía a propios y extraños apostando por Petrovic para formar el doble pivote con Samú Costa. A tenor de la verdad y pese al escepticismo inicial por la extraña pareja para generar juego lo cierto es que el serbio fue de los más destacados durante el primer tiempo.

Fiel a su inamovible esquema 1-4-2-3-1, el preparador luso optó por mantener a Robertone ejerciendo de enganche tras Sadiq, con Lazo y Brian como extremos, y la jugada tampoco le salió mal tirada dado el protagonismo del argentino para enjugar el tanto inicial del Real Zaragoza.

Porque los de Juan Ignacio Martínez salieron mejor posicionados de inicio al terreno de juego y, aunque no hicieron sufrir en demasía a Makaridze, que volvía bajo palos tras cumplir sanción, sí que supieron adelantarse en el marcador.

Fue a los diez minutos de juego en una acción por banda izquierda con protagonismo de dos de sus futbolistas más veteranos, Zapater y Adrián. El pivote maño ejerció de asistente con un centro medido desde el flanco zurdo que el ex del Málaga cabeceaba a placer sin marcaje al borde del área pequeña, batiendo al meta georgiano en un despropósito defensivo de los unionistas.

El Almería reaccionó bien al jarro de agua fría y poco antes de la media hora de juego Robertone se plantaba al borde del área zaragocista tras un buen robo de balón de Sadiq, pero Cristian Álvarez abortaba el disparo de su compatriota argentino impidiendo la igualada, que llegaría apenas unos minutos después en otra acción en la que el ex de Vélez Sársfield pisaba decisivamente el área pequeña.

La jugada se origina en las botas de Petrovic, que mete un pase al espacio para que Balliu apure la línea de banda y la ponga en perpendicular buscando generar el caos en el área maña, con la fortuna de que el intento de despeje de un defensor se elevaba unos metros y Robertone, atento en el segundo palo, metía la testa para elevar el 1-1 al marcador antes del descanso. 

Gol anulado a Robertone por centímetros 

José Gomes no quiso correr riesgos atendiendo a precedentes infaustos y de salida dejaba a Samú Costa en la caseta al penalizarle la temprana amarilla para dar entrada a Carvalho, lo que motivó que Robertone retrasara su posición para acompañar a Petrovic en la medular. El Almería mejoró sus prestaciones en el segundo acto hasta hacerse acreedor del tanto de la victoria momentánea, pero de nuevo emergió la figura del VAR para anularle un golazo para quitarse el sombrero a Robertone.

El argentino había recibido un pase atrás de Villalba y, sin dudarlo, conectaba un obús desde 25 metros de distancia con pleno empeine que sorprendía a Cristian Álvarez por la violencia en la que el esférico entró a la red. Casi sacaba de centro el Zaragoza, sin mediar protesta alguna, cuando el VAR avisaba a Ortiz Arias de que Villalba tenía la bota izquierda en posición ilegal al recibir el balón para asistir a Robertone.

Robertone hizo el 1-1 y el VAR le anuló el 1-2 por fuera de juego Robertone hizo el 1-1 y el VAR le anuló el 1-2 por fuera de juego

Robertone hizo el 1-1 y el VAR le anuló el 1-2 por fuera de juego / LFP (Zaragoza)

La línea trazada en efecto mostraba esos 5 centímetros por delante de la zaga zaragocista en una acción que en otros tiempos se consideraba a todos los efectos que el atacante estaba en línea y, por ende, se primaba el espectáculo favoreciendo el ataque. Hoy en día ya se sabe que el VAR lo condiciona todo y a Robertone, sin lugar a dudas el jugador más inspirado de los veintidós efectivos, se le esfumaba su merecido doblete.

No arrojó la toalla el Almería pese al revés, contando con sendas ocasiones en los pies de Sadiq y el recién ingresado Juan Villar. El ariete nigeriano remataba por encima del larguero un buen pase atrás de Balliu, mientras que el onubense, en su primera acción nada más saltar al césped, se topaba con el poste.

Una ley no escrita del fútbol es que quien perdona lo termina pagando y justo eso le pasó al Almería, que a falta de diez minutos para el final del partido encajaba el 2-1 en una jugada iniciada con un centro de Tejero desde la banda diestra que Nieto prolongaba de cabeza hacia el segundo palo para que Iván Azón empujara también con la testa a la red el esférico dejando al Almería aturdido. Tocado y casi hundido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios