FÚTBOL | SEGUNDA B

El CD El Ejido cae ante el Badajoz y sigue jugando con fuego

  • Los celestes caen por 0-2, tras dar muchas facilidades a su rival, y encadenan su cuarta derrota consecutiva y novena jornada sin saber lo que es ganar 

El CD El Ejido cae ante el Badajoz y sigue jugando con fuego. El CD El Ejido cae ante el Badajoz y sigue jugando con fuego.

El CD El Ejido cae ante el Badajoz y sigue jugando con fuego. / D. A. (El Ejido)

Todo sigue igual por El Ejido. Ni los refuerzos invernales, ni recuperar a hombres importantes que estaban lesionados, ni el regreso de la grada de animación al fondo norte del Estadio de Santo Domingo, impidieron que el CD El Ejido volviera a dar una imagen de ser un equipo sin rumbo, muy tocado psicológicamente. No encuentra las soluciones a sus problemas clasificatorios. Cuarta derrota consecutiva y novena jornada seguida sin saber lo que es ganar para un conjunto almeriense que sigue jugando con fuego, a las puertas de una zona de descenso directo que tiene a solamente un punto.

A un punto del descenso ya encaraba el duelo el cuadro ejidense, aunque según avisaba su entrenador, José Sevilla, un par de días antes, el vestuario estaba muy concienciado sobre la importancia del partido y se habían preparado a tope para el mismo. Poco se notó sobre todo en una primera parte muy mala de los ejidenses que, como viene siendo habitual, pusieron las cosas muy fáciles a su oponente. En el 9’, David Martín mandó el balón al palo tras un buen desmarque de ruptura. Pese a que el dominio del esférico caía ligeramente del lado local, fueron los visitantes los que mostraban mucho más peligro en ataque. De hecho, en el 18’ perdonó Francis Ferrón el 0-1. La falta de contundencia en defensa volvía a dejar vía libre a los extremeños para poner en aprietos a Aulestia, que nada pudo hacer un minuto más tarde para evitar un duro golpe para su equipo.

Corría el 19’ cuando, tras una cesión errónea, David Martín hizo una vaselina al meta celeste, que salió a la desesperada de su portería para tratar de presionar al atacante de un Badajoz que, a la tercera, encontró su premio. Lo estaban avisando los foráneos y el CD El Ejido seguía con su caraja, facilitando las cosas al equipo contrario. Y si en defensa las cosas no iban bien, tampoco estaban para tirar cohetes en ataque, con un conjunto del Poniente almeriense que no tiró entre los tres palos en un primer período en el que solo destacó un cabezazo alto de Samu Corral a centro de Fermín. Tomás no estaba cómodo en su nueva posición de interior y Jesús Rubio, al que ya se le han dado muchas oportunidades, sigue sin convencer, por lo que el CD El Ejido sigue pagando la carencia de un mediocentro creativo.

José Sevilla dejó en el vestuario a Gabri, que tenía a amarilla, e hizo salir a Sergio Jiménez desde el inicio de una segunda parte que se le pudo poner muy cuesta arriba a los locales. Higón, en el 47’, centró al área en una contra y Eder perdonó el segundo en el área chica al errar en su remate con la pierna. Las cosas pintaban mal, pero los celestes, justo un minuto después, llevaron la esperanza a una grada contagiada por la incertidumbre del juego de su equipo con una doble ocasión. Kike Royo sacó un remate de cabeza de Corral, a centro de Kiu, y el que efectuó tras el rechace Artiles. Fue la jugada de peligro más clara, también la única hasta ese momento, a favor del CD El Ejido.

Los ejidenses empezaron a crecerse a nivel ofensivo ante un Badajoz que trató de poner tranquilidad al juego, sin correr riesgos al ir por delante en el tanteador. Sevilla apostó por dos delanteros, sentó a Fermín, dejando su puesto a Tomás, que volvía al lateral, y salió al campo Ezequiel Lamarca para dar más mordiente a un equipo que en esta segunda parte sí le estaba poniendo muchas más ganas. Pero en este deporte, a veces, eso no es suficiente. La efectividad es clave y el que la tuvo fue el Badajoz. Contra con galopada de Higón, que da el pase de la muerte a David Martín para establecer el 0-2 en el luminoso de un campo de Santo Domingo que se quedó más frío de lo que estaba.

No le quedaba otra a José Sevilla, que iba camino de su sexto partido sin ganar, que arriesgar con todo. Cambió a Rubio, que se marchó entre algunos pitos de la grada, y saltó al terreno de juego Velasco (68’) que era extraño que no hubiese jugado desde el principio. Por su parte, con todo de cara, en el mismo minuto el entrenador del Badajoz metió a Candelas para contener más el jugo y quitó del césped a su goleador, Martín. Nada de nada, no supo el CD El Ejido meterse en un partido que, con lo justo, en una tarde plácida para el meta Kike Royo, se iba a llevar su oponente. Con esta derrota, se confirma que es la peor racha celeste en la Segunda División B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios