UD ALMERÍA 1 -2 REAL MADRID
  • El Almería realiza un excelso primer acto en el aspecto defensivo

  • Partidazo de Ramazani, que anota a los seis minutos

  • Lucas Vázquez neutraliza a la hora de juego y el austriaco decide en el primer balón que toca

Frenesí hasta que Alaba quiso

Alaba mandó el balón a un lugar imposible para Fernando Alaba mandó el balón a un lugar imposible para Fernando

Alaba mandó el balón a un lugar imposible para Fernando / Javier Alonso (Almería)

Escrito por

· Nico García

El otrora Estadio de los Juegos Mediterráneos disfrutó hasta que Alaba quiso. La primera parte de su equipo, que se marchó con ventaja al descanso, dibujó una noche mágica, con el Almería de nuevo en Primera División y haciendo sufrir al actual campeón de España y de Europa. Pero fue salir Alaba a falta de un cuarto de hora y derrumbar todas las ilusiones, como la ola que se lleva el castillo de arena hecho por el niño.

Rubi hizo del problema un arma a su favor. Inexplicablemente el club no había inscrito a tiempo a Pacheco, Pozo, Mendes, De la Hoz, Baptistao y Milovanovic, preocupando especialmente los casos del sevillano y francés al ser los únicos especialistas en el lateral diestro, con Nieto lesionado. Así que el técnico de Vilasar de Mar optó por cambiar su habitual 1-4-1-4-1 a un 1-5-3-2, que atragantó a todo un Real Madrid.

Con un once prácticamente igual que el de Butarque, el esquema permitía incorporarse con mayor libertad a Akieme, un jugador de carácter marcado ofensivo, si bien el tempranero gol provocó que las subidas fuesen menos frecuentes. Además, el dibujo también liberaba de mayores tareas defensivas a Ramazani. Hizo Rubi del problema un arma a su favor porque si el fútbol se basa en resultados, no le pudo salir mejor la decisión, con Chumi y Kaiky frenando a Vinícius. Y eso que el extremo brasileño intentó el desborde una y otra vez. Kaiky mostró una excelsa carta de presentación, dándole continuidad a su buena pretemporada. Lo de sus 18 años parece una broma de mal gusto visto su amplio registro.

Al Almería no le pudo salir mejor su plan, adelantándose a los seis minutos con un pase filtrado de Eguaras a Ramazani

Si el once de Rubi era prácticamente neófito en la categoría (sólo habían debutado Akieme, de manera testimonial, y Ely), Ancelotti podía permitirse el lujo de rotar la alineación que ganó la Supercopa el pasado miércoles, con hasta media decena de entradas: Lucas Vázquez, Nacho, Rüdiger, Tchouaméni (estos dos jugaban su primer partido en la liga española) y Camavinga, por Carvajal, Militao, Alaba, Casemiro y Modric, respectivamente. El técnico había avisado en la previa del encuentro que un doble mediocentro con los dos franceses era más que posible, apostando por ello hasta el descanso, cuando quitó a Camavinga para dar entrada a Modric.

Con un Power Horse Stadium a reventar, el plan de Rubi era claro: hacer un partido de matrícula de honor en el plano defensivo y salir rápido para aprovechar la velocidad de Ramazani y la zancada de Sadiq. Así llegó un gol que se recordará aunque pasen cien años. Pase filtrado de Eguaras a Ramazani, que le coge la espalda a la zaga blanca y define por el palo derecho de Courtois. No podía empezar mejor un Almería que con el Real Madrid jugando en mediocampo rival, las opciones de un contraataque rojiblanco se multiplicaron.

Ramazani celebra su primer tanto en la máxima categoría Ramazani celebra su primer tanto en la máxima categoría

Ramazani celebra su primer tanto en la máxima categoría / Javier Alonso (Almería)

No tardó el campeón de Europa en reaccionar, con unos minutos de acoso total, esos de los que ya había avisado Rubi una y otra vez durante la pretemporada. La tuvieron Kroos y Valverde, pero también Sadiq, con un cañonazo que pasó rozando por la escuadra izquierda de Courtois.

Chumi y Kaiky pararon a Vinícius, lo que provocó que Benzema fuese una isla en el ataque blanco, sin entrar demasiado en juego

Cuando los locales tenían la posibilidad de presionar alto no lo dudaban, aunque la lógica superioridad del Real Madrid provocó que durante buena parte del primer acto el Almería colocase un bloque medio-bajo. En el plan para que los tres puntos se quedasen en La Vega de Acá, Fernando tenía que disfrazarse de superhéroe. Y así ocurrió para sostener a los suyos en más de una ocasión.

La tuvo también Benzema en un cabezazo, pero al Almería, totalmente enérgico en su ánimo por el gol insuflado, le salía todo. Dio un paso más el Real Madrid con las incorporaciones de Mendy, pero sobre todo lo dio con la entrada de Modric tras el descanso. El croata puso otro ritmo, sabiendo cuándo agitar a su equipo y cuándo darle calma, asociándose con Kroos como el que juega con su hermano en la calle. Antes del paso por vestuarios, respiró la UDA con un gol anulado por fuera de juego a Lucas Vázquez.

La entrada de Modric resultó fundamental para tomar el control en la sala de máquinas y embotellar a un cansado Almería

El inicio del segundo acto fue un completo ida y vuelta, con oportunidades tanto para empatar como para ampliar la distancia. Vinícius metió el susto en el cuerpo con un centrochut que sorprendió a Fernando, respondiendo Samu con un disparo lejano. Al son de Modric, los blancos fueron creciendo, llegando ahora con Valverde, que se plantó libre de marca en el segundo palo, si bien su disparo salió desviado. También con un zurdazo de Benzema, provocando que Fernando se emplease a fondo hasta el punto de lastimarse. Entre medias, volvió a tenerla un Sadiq que fue de más a menos.

Ancelotti puso más leña en el asador, dando entrada a Hazard por Tchouaméni para pasar a un 1-4-3-3 con Kroos como mediocentro posicional. Tanto fue el cántaro a la fuente que terminó rompiéndose. Ya le habían anulado un gol a Lucas Vázquez en la primera parte, pero su alma de extremo volvió a aparecer a la hora de juego, cazando un balón muerto dentro del área para firmar el empate.

El partido se volvió prácticamente un acoso y derribo, con el terreno de juego hacia abajo para los madrileños, una vez que el cansancio hizo mella en el cuadro indálico. Rubi refrescó a su equipo, retirando a unos exhaustos Sadiq y Ramazani, el principal peligro rojiblanca. Y Ancelotti dio entrada a Alaba, que no perdonó en el primer balón que tocó. El austriaco disparó un peligroso libre directo tras una falta de Babic a Modric rompiendo cualquier telaraña que tuviese la meta de Fernando. El balón fue directo a la escuadra izquierda del murciano, que nada pudo hacer.

El golazo de David Alaba despertó al Almería de su sueño, intentando la gesta en el descuento en dos saques de esquina

El gol impuso la lógica y coartó cualquier sueño rojiblanco a pesar de que los de Rubi tuvieron alguna más antes del pitido final. Intentó la igualada Curro Sánchez, que enganchó un balón muerto, pero sin la colocación suficiente en su disparo. Sin ya la energía del primer acto y la calidad visitante, el guión viró.

Con el Almería ya en su habitual 1-4-1-4-1 buscando tener mayor mordiente ofensiva, fue el turno para el balón parado en el descuento. Chumi y Ely remaraton sendos córners sin éxito para que puntuar ante el campeón de Europa se quedase en un simple sueño de verano sin materializar.

El Almería no volverá a actuar hasta el próximo lunes, cuando rinda visita al Martínez Valero, mientras que el Real Madrid jugará el sábado en Vigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios