fútbol

Guantes trotamundos

  • Javi Ruiz ha preparado porteros en Bélgica y en China, donde disputó la 'Champions' asiática

  • Va de la mano del técnico portugués Paulo Sousa

Javi Ruiz, en un parque de la capital, descansa unos días antes de volver a hacer las maletas. Javi Ruiz, en un parque de la capital, descansa unos días antes de volver a hacer las maletas.

Javi Ruiz, en un parque de la capital, descansa unos días antes de volver a hacer las maletas. / rafael gonzález

A Javi Ruiz nunca le ha costado hacer la maleta. Cuando era profesional del balón, su vivienda estuvo en Barcelona, Tarragona, Badalona, Sant Andreu, Almería, Adra, El Ejido y Roquetas, donde colgó los guantes. Ahora que sigue como profesional, pero desde el banquillo en vez de bajo los palos, el almeriense ha cogido su pasaporte y se ha ido a conocer nuevas ligas.

El Kas Eupen belga, un pequeño equipo de base, fue su primera experiencia como preparador de porteros durante seis años en los que fue cogiendo experiencia y donde se puso a disposición de gente tan futbolera como Tintín Márquez [salido de la cantera del Espanyol de Barcelona, donde Javi Ruiz militó durante dos temporada], Jordi Cordoni y Makelele, el exjugador madridista.

La llamada más importante le iba a llegar con prefijo portugés y era imposible de rechazar. "En diciembre del pasado año recibí una oferta para entrar en el staff técnico de Paulo Sousa en un proyecto que había en China y allí hemos hecho cuartos de final de la Champions asiática", dice el almeriense. El Tianjin Quanjian, un equipo inexperto que debutaba en competiciones internacionales, iba a ser el gran reto, culminado con éxito. Sin embargo, los méritos no fueron apreciados por la directiva china, que prescindieron de los servicios del entrenador luso y Javi Ruiz ha vuelto a Almería a la espera de que Sousa vuelva a escribirle un mensaje para que prepare el petate.

"La cultura china es diferente, no son gente resultadista. Esos cuartos de final fueron el momento histórico más importante del club, pero prescindieron de nuestros servicios. Estoy contento con la experiencia, sabíamos que esto podría suceder en China. Ahora a disfrutar de Almería y esperar un nuevo proyecto", afirma. Tras tantos años sin vacaciones, este impás de espera le sirve al preparador para descansar y reciclarse: "Más que raro, estoy en Almería con mucho gusto. Necesitaba un poco de desconexión y ahora aprovecho para ver fútbol, estudiar y estoy a la espera de que me llame Paulo para ver dónde vamos".

El pasaporte lo tienen que tener en regla él y toda su familia, puesto que la idea de su míster es regresar a China, donde los entrenadores portugueses están siendo muy demandados. "La idea es seguir en el extranjero. España no está descartada, pero es bastante difícil. Paulo tiene mucho nombre y en cualquier momento va a llegar una oferta y yo voy a seguir con él porque estoy muy contento. La mayor ilusión es seguir entrenando con Paulo, me da igual dónde sea", lo que culturalmente es una experiencia enriquecedora: "A nivel de idioma, en Bélgica hablábamos inglés, francés y alemán; mientras que en China teníamos un traductor al inglés. De chino aprendí lo básico, es bastante difícil hablar ese idioma. Realmente es una satisfacción hablar varios idiomas tranquilamente y que los pequeños también los hayan aprendido, no tiene precio".

Igual que conoce idiomas y países gracias al fútbol, Javi Ruiz ha tratado de porteros de diferentes nacionalidades. "Las porterías son completamente diferentes, he tenido la suerte de trabajar con porteros africanos, asiáticos y europeos, y cada uno tiene sus particularidades. Los europeos son muy trabajadores y reflexivos; los africanos son más mecánicos, les cuesta tomar decisiones; y los asiáticos están todavía un escalafón por debajo, es un problema cultural de base, están invirtiendo mucho en el primer equipo, pero no trabajan bien la cantera", finaliza con el móvil en la mano por si acaso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios