UD ALMERÍA 3-1 SD PONFERRADINA | El Acta de Vivancos

Parecía imposible olvidar a Darwin

  • Sadiq crece conforme avanzan las jornadas y no se le adivina su techo, rayano en la superior categoría

  • Se hace imprescindible la llegada de un sustituto ante el rendimiento de Juan Villar

Sadiq salta con Cuenca en un balón aéreo Sadiq salta con Cuenca en un balón aéreo

Sadiq salta con Cuenca en un balón aéreo / Javier Alonso (Almería)

En mi última misiva de 2020 no me resignaba a conformarme con el buen juego de la UDA ante el Espanyol. Hubo aspectos a mejorar para no solo dar buena imagen, sino también para haber arañado algún punto pese a la genialidad de Raúl de Tomás. En esta primera jornada del nuevo año se ha ratificado que ni Espanyol ni Mallorca van a ascender en abril, porque este Almería se está gustando cada vez más y amenaza con ir sumando puntos de la forma que lo hacen los grandes conjuntos.

No todas las jornadas se van a resolver a las primeras de cambio, pero esta UDA ya viene rodada del maratón de encuentros celebrados en diciembre, a diferencia de aquel equipo que se fue haciendo en los albores de la temporada mientras se iban acoplando los nuevos fichajes que prometían, pero que necesitaban adaptarse a un patrón de juego. Precisamente ahí, en el referido patrón, radica el momentáneo éxito de Gomes, porque hacía tiempo que no se veía por estos lares a un equipo jugar de memoria, al amparo de la calidad de varias de sus piezas.

Aun así sigue distorsionando la presencia de Lazo en el once inicial, ya que no termina de volver a ser aquel jugador que deslumbraba hace justo un año. Por el contrario, Sadiq crece con el paso de las jornadas y no se le adivina su techo, rayano en la superior categoría. Y eso que incluso es capaz de seguir protagonizando jugadas inverosímiles como la del tercer tanto. Menos mal que al final lo logró, pero el gran delantero nigeriano debe de olvidarse en numerosas ocasiones de regatear de más.

Lazo no termina de volver a ser aquel jugador que deslumbraba justo hace un año

A colación del ariete que está empezando a hacerle sombra al mismísimo legado de Darwin, se hace imprescindible la llegada de su sustituto durante el presente mercado invernal. Juan Villar, que llegó con la vitola de gran goleador, ni es un nueve puro ni ha aprovechado los minutos que se le han ido concediendo, incluidos los de este último encuentro. La lucha fraticida entre los tres primeros se vislumbra en el horizonte de la segunda vuelta, máxime tras los pinchazos en esta jornada de Espanyol y Mallorca.

Si se debe hilar fino en la contratación del delantero que supla o incluso pueda luchar por la titularidad con Sadiq, no menos importante es una posición de la que no se habla tanto como es la que ocupa Morlanes. No solo es de dicha posición, sino de las características del centrocampista maño, que deben de tener un arquetipo muy similar en el banquillo, sobre todo cuando los partidos se atascan en el centro del campo y cuando se busca la fluidez que a su vez hace disminuir la presión del contrario.

La venida del nuevo central está muy bien, la de un nuevo guardameta también, por mor de los compromisos internacionales y por supuesto la comentada del delantero centro, pero si no se quiere rifar el balón como en las peores fases de la anterior campaña, bien se haría en encontrar un réplica de Morlanes. Por cierto, es la segunda que hace Akieme cuando el partido está encauzado. Ya le pasó lo mismo en Lugo. Toque de atención para el buen lateral izquierdo. Mira que si al final la UDA es campeona de invierno...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios