Fútbol Segunda RFEF

El Poli El Ejido negocia la entrada de un grupo inversor

Alejandro Bouza y Javi Fernández.

Alejandro Bouza y Javi Fernández. / Anyo

El Club Polideportivo El Ejido está viviendo en los despachos unos días claves para su futuro, y que sin duda pueden marcar el crecimiento a medio plazo de la entidad celeste. El presidente Alejandro Bouza y el director general Javi Fernández mantienen negociaciones avanzadas con un grupo inversor interesado en aportar capital a un proyecto que en breves fechas pasará a ser articulado a través de una sociedad anónima deportiva, una vez que ya se ha remitido toda la documentación pertinente al Consejo Superior de Deportes.

La viabilidad del Poli entendido como club que aspira a crecer social y deportivamente en el fútbol nacional pasa, a juicio de sus actuales dirigentes, por la puesta en marcha de la ansiada ciudad deportiva, con el doble objetivo de formar jugadores que se puedan revalorizar y generar ingresos para la entidad; y además poder obtener rendimientos económicos con las propias instalaciones, que estarían orientadas a la realización de concentraciones y estancias de calidad por parte de equipos profesionales tanto de España como internacionales.

La transformación del club en sociedad anónima deportiva será un hecho haya o no acuerdo con este grupo inversor. De hecho, no son los únicos posibles interesados en aportar capital que baraja el club comandado por Bouza

Sobre este proyecto, en el que se incluiría el Ayuntamiento ejidense (principal apoyo económico hoy por hoy del club) con la cesión de los terrenos ubicados en el núcleo costero de Almerimar, pivotan los planes actuales de un club que ansía reverdecer glorias pasadas, pero que no está encontrando en el Poniente, ni en la provincia de Almería, el apoyo económico suficiente para aspirar a grandes cotas deportivas.

Las conversaciones vienen de lejos y, según ha podido saber este diario, existen posibilidades más que reales de que fructifiquen, dado el potencial que, entienden los inversores interesados, tiene tanto el club ejidense como la zona geográfica en la que se ubica. De haber un entendimiento, se reflejaría ya en la confección de la plantilla para esta temporada, que avanza lenta a la espera, precisamente, de que haya o no fumata blanca en las negociaciones.

Si no hubiera acuerdo, el presupuesto para la actual temporada tendría que reducirse, dados los pocos ingresos con los que viene contando el Poli El Ejido, que tuvo que abonar sobre la bocina emolumentos pendientes a su plantilla el pasado mes de junio, bajo la amenza de no poder inscribirse en Segunda RFEF esta temporada

Lo que es seguro es que la transformación del club en sociedad anónima deportiva será un hecho haya o no acuerdo con este grupo inversor. De hecho, no son los únicos posibles interesados en aportar capital que baraja el club comandado por Bouza.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios