Voleibol

Unicaja Costa de Almería debuta como local ante Vecindario

  • Será el sábado a las 19:30 horas en el Moisés Ruiz

Berenguel, técnico ahorrador, junto a Álex Fernández Berenguel, técnico ahorrador, junto a Álex Fernández

Berenguel, técnico ahorrador, junto a Álex Fernández / Diario de Almería (Almería)

Sentados en sala de prensa, por primera vez en la temporada, Manolo Berenguel y Álex Fernández, que si bien no está pudiendo participar del juego debido a lesión sí que suma en todos los aspectos del día a día ahorrador. El horizonte más próximo ya está al lado, y es un partido bonito, histórico y que además supone el regreso de Unicaja Costa de Almería a su propia casa: “El equipo está claro que tiene muchas ganas de empezar aquí por fin, hemos hecho una pretemporada extensa y los dos primeros partidos oficiales han sido fuera, y por eso el grupo desea ya mostrarse a su público y sacar su mejor cara”. Se percibe en los entrenamientos, ha confesado un Berenguel que haya tan buena entrada como invita a pensar la gran expectación levantada: “Queremos darle el mayor de los éxitos a todo el mundo y satisfacciones personales desde el club y el equipo, y más allá de eso tenemos ganas de competir, y de competir bien”.

El técnico ahorrador ha reconocido que “es cierto que estamos creado expectativas, pero se nos fue un poco cuando perdimos de la manera que perdimos la Supercopa; no sé si nos pusieron en nuestro sitio, pero no se corresponde con la realidad, y sí que dimos destellos de nuestra mejor versión en Melilla”, textualmente. Ante ello, lo que espera es “continuar en línea ascendente”, y contra quién mejor que con uno de los rivales históricos: “Ya ves, Las Palmas contra nosotros ha sido toda la vida, lo recuerdo de siempre, que hemos estado ahí, un clásico del voleibol nacional y un partido de los que apetece ver”. Sobre el adversario, “no me sorprende su victoria de la semana pasada, porque en su casa Canarias juega muy bien”, ha manifestado: “El equipo es prácticamente el del año pasado, o muy parecido; a Soria no lo tenía muy visto, pero sí esperaba un poco más, si bien ese equipo va a tener mucho que decir, Soria va a jugar muy bien también, y al final creo que Vecindario jugó mejor, supo manejar el partido bien y estoy seguro de que es el que vamos a encontrarnos”.

Asumiendo la dificultad del choque, la semana se está desarrollando con la misma ‘normalidad’ de acelerar progresivamente: “Lo que nos está pasando en las últimas semanas, vamos de menos a más, la comenzamos muy relajados y conforme se va avanzando a lo largo de la misma, se va acercando la hora de competir y el equipo va reaccionado, viéndose cosas muy buenas que, si las hacemos durante periodos más largos de tiempo, van a hacer que mejore mucho, así que en línea ascendente y espero que acabemos la semana con un buen partido”. Ha reconocido que es lo esperado para este grupo: “Es una plantilla menos extensa que el año pasado, pero la llamaría que de más calidad en algunas posiciones es un equipo que, cuando funcione, va a dar mucho de qué hablar, y claro, el tema está en que hay que hacerlo funcionar, el responsable soy yo -levanta el dedo-“.

Está claro que es cuestión de todos, y por eso ha precisado que “la predisposición de los jugadores está siendo buena, sin duda, pero se necesita un poco más; si al equipo cada uno aporta lo que necesita aportar, este equipo puede jugar muy bien al voleibol”. No es fe, sino que se basa en hechos ya consumados: “Yo ya lo he visto en momentos de la pretemporada y en Melilla, por ejemplo, pero todos esos momentos que he dicho antes, hay que alargarlos y soltarlos lo menos posible”. Los retos de la temporada bien merecen la pena, si bien “el primero ya está ‘out’, uno en el que yo estaba empeñado, nos pudieron los miedos y la presión”, ha dicho para, acto seguido, sacar la conclusión: “Lo que hay que hacer es mirar adelante, única forma de que el equipo evolucione, y tarde o temprano va a jugar muy bien, y cuando lo haga, va a ser muy complicado que nos ganen”.

Este año está además Europa: “Intentar llegar lo más lejos posible, si miras el calendario te vas a cruzar con súper equipos, a los que les plantaremos cara de la mejor manera posible, y si se puede se llegará a la final o, por qué no, a la final; lo de soñar es gratis, pero que insisto en que este equipo pude jugar bien contra quien sea, si bien hay que demostrarlo en el campo”. Respecto a los otros dos títulos, la Copa y la Superliga, “el año pasado se ganó uno y este año se intentará ganar los dos, sabiendo que tenemos referentes en ataque, pase, recepción, o defensa, pero asumiendo que con el nombre en la espalda no se gana; no podemos mirar a que Hage o Kukartsev metan la bola, sino que los otros cinco deben ayudar porque ellos solos no pueden”, ha espetado. Sin más, “este equipo será un equipo, valga la redundancia, y su rendimiento va a ser muy bueno”.

Así lo cree también Álex Fernández: “Estoy viendo a Unicaja Costa de Almería muy bien, la Supercopa fue un palo que no esperábamos, no ganar o perder sino el modo en el que se fue sucediendo el partido, pero viendo los entrenamientos y el partido de la semana pasada, el equipo está concentrado, sabiendo los objetivos de ahora, que son la Copa y la liga, y la verdad es que poquito a poquito se va a ir viendo un Unicaja mejor”. Ciertamente el líbero tiene una visión externa que le hace valorar de un modo más completo: “El fin de semana, como estuve en casa viendo todos los partidos de la jornada más el nuestro, vi a Vecinddario parecido al año pasado; han cambiado en algunas posiciones y lo que han llevado ya ha jugado en España, algún jugador con el que yo ya he jugado en el mismo equipo -Hister en Palma-, y los vi bien, pero solo ha pasado una jornada y habrá que esperar”.

Eso sí, la conclusión precisa es que “hay que jugar un partido serio para poder ganar el sábado”, sin aferrarse para nada al distinto rendimiento canarión fuera y dentro: “Lo que le pasó el año pasado es que perdió muchos 3-2 y es verdad que fuera de casa o termina de jugar como en casa, lo que también se debe a la juventud de los jugadores, por lo que irán mejorando y el entrenador lo estará trabajando”. En los banquillos, un lujo: “Es importante para los jugadores y para la afición que miren al banco y vean a dos hombres que como jugadores lo han ganado todo, lo han sido todo, han estado en la selección… es bueno para el voleibol español esta historia”. En su caso, ha reconocido un cariño especial por el cuadro amarillo pese a nacer en Tenerife: “Se lleva muy bien la rivalidad, en Canarias hay un ambiente de voleibol genial y yo he estado más años en el equipo de Gran Canaria que en el de Tenerife, siento más mi casa Gran Canaria precisamente por los muchos años que jugué allí y que fueron buenos para mí”.

Por último, refiriéndose a su lesión, “fue mala suerte”, pero anímicamente está “muy bien”, deseando vivir su regreso: “Tengo ganas de recuperarme para empezar, ya que estoy todos los días viendo los entrenamientos y me impaciento; al final tengo que tener calma porque un hueso de la mano es complicado para soldarse”. Con un “no hay otra” Álex Fernández se ha mostrado resignado, pero piensa vivir de modo intenso la vuelta a casa del equipo tras esos referidos seis meses de ausencia: “Los jugadores tenemos ganas de jugar en casa y ver a la gente que nos apoya siempre, y creo que con los fichajes de este año la afición tendrá ganas de vernos jugar, así que espero que se llene”. A ese final ha añadido que “Unicaja Costa de Almería es un equipo que tiene un escalón más al año pasado a título individual, jugador por jugador, jugadores más fuertes y experimentados; a la larga eso se verá en pista”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios