Balonmano | EHF Euro Cup El Palacio del Mediterráneo vibra con la exhibición de España ante Suecia (33-25)

  • Ambientazo como hacía mucho tiempo no se veía en Almería, en un partido en el que los Hispanos pasaron por encima de sus rivales, con protagonismo especial del meta Pérez de Vargas

Ataque de la selección española. Ataque de la selección española.

Ataque de la selección española.

Volvía la selección española de balonmano a Almería después de catorce años (concretamente desde los Juegos del Mediterráneo) y lo hacía con un ambientazo en las gradas del Palacio, que recordaba a aquel 2005. España y Suecia rememoraron la final europea de Croacia de hace dos años, aunque ninguno de los combinados se parecía al de entonces. Los de Ribera buscaban la victoria ante el cuadro nórdico, para asegurarse el título en el siguiente encuentro en Noruega.

Había muchas ganas de que la selección volviera a Almería y los Hispanos lo notaron desde su salida a pista y, por supuesto, con el 'lo lo lo' del Himo Nacional que corearon todos a capela. El ambiente se comió de inicio al conjunto sueco, que vio cómo se iba abriendo ventaja en el marcador, sobre todo con Maqueda como protagonista (7-3). Un tanto de Goñi aumentó el marcador a 8-3 antes del primer tiempo técnico, con el Paquito el Chocolatero resonando en el Palacio.

Suecia no era capaz de acercarse en el marcador, entre otras cosas por las buenas paradas de Pérez de Vargas. Una gran transición del balón acabó con paso al interior para que Figueras pusiera el 12-7 a falta de diez minutos para el descanso y acto seguido se pasó a los seis goles de diferencia con un lanzamiento de Balaguer desde el extremo. El mismo hispano marcó el gol tonto de la noche al contragolpe, con el portero sueco en el banquillo despistado (15-7). Con una falta fuera de tiempo, bien defendida por la defensa hispana, acabó el primero tiempo (19-12).

Figueras hizo el primero de la segunda parte, al quedársele franco un rebote (20-12), le salía todo a España. Entrerríos levantó al público de sus asientos con un golazo de rosca para posteriormente marcar dos goles más seguidos con sendos latigazos cruzados que el portero sueco sólo pudo cogerlos de la red (24-14). Pérez de Vargas, mientras sus compañeros goleaban, seguía a lo suyo con intervenciones de mucho mérito. La meta de la selección está fantásticamente defendida

Apretó Suecia en los últimos quince minutos para maquillar el resultado, pero España gustaba y se gustaba (26-18). El interés ya estaba más en la grada que en la pista. "Yo soy español, español, español", pasodobles y hasta la ola hacían rugir al Palacio que estaba disfrutando como hacía mucho tiempo. En la fiesta no podía faltar Manolo Escobar y su "Viva España", que se cantó con rabia, fuerza y orgullo después de una gran parada de Hernández, que salió en los últimos minutos (29-22). Los suecos llegaron a ponerse a cinco, pero España sentenció el encuentro con dos buenos robos y la fiesta fue completa en el Palacio del Mediterráneo (33-25). Almería trae suerte a los Hispanos, ¡hasta pronto y mucha suerte!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios