El sector busca la desestacionalización real, al margen de los meses de verano

La provincia de Almería ‘presume’ de amplio catálogo de turismo industrial

  • El turista busca cada vez más un ocio basado en experiencias, que encaja a la perfección con la oferta almeriense más allá del sol y playa: agro, ganadería, artesanía y piedra natural

La provincia de Almería ‘presume’ de amplio catálogo de turismo industrial La provincia de Almería ‘presume’ de amplio catálogo de turismo industrial

La provincia de Almería ‘presume’ de amplio catálogo de turismo industrial / Departamento de Infografía

Todos los agentes del sector turístico almeriense, expertos y economistas incluidos, coinciden en señalar la importancia de desestacionalizar esta industria, cuyo punto álgido de recepción de viajeros se focaliza en los meses de verano, mientras que el resto del año se traduce en un goteo, una recepción ralentizada, lo que merma las posibilidades de desarrollo socioeconómico y amenaza la continuidad del parque hotelero, lo que está ligado al mantenimiento y la creación de empleo.

El destino Costa de Almería recibió entre junio y septiembre de este ejercicio a 855.644 visitantes, un récord que ha pulverizado todos los registros turísticos y evidencia que la provincia está atravesando su mejor momento. De hecho, en cada uno de los meses del periodo estival se ha superado la marca del curso anterior en el que ya se logró una estadística sobresaliente. Y en las pernoctaciones los datos son muy similares a los de 2017 en el verano, si bien durante los nueve primeros meses del año se alcanza su mayor cota. Nunca antes en la historia, los municipios de toda la provincia había contabilizado casi cinco millones de estancias hasta octubre en los alojamientos hoteleros.

El destino Costa de Almería recibió entre junio y septiembre de este ejercicio a 855.644 visitantes, un récord que ha pulverizado todos los registros turísticos

Para complementar estas cifras, que se circunscriben al tradicional sol y playa, la provincia dispone de un exhaustivo catálogo que recoge su amplia oferta de turismo industrial, un tipo de ocio que ofrece experiencias basadas en el acercamiento a oficios de antes y de ahora, a espacios de trabajo genuinos, a profesiones singulares.

Precisamente, la Consejería de Turismo y Deporte ha publicado la segunda edición de un libro titulado ‘Turismo industrial por la provincia de Almería’, que recoge los entresijos de este segmento de forma detallada, con las principales actividades que puede llevar a cabo el viajero en cada comarca, dividiéndolas en cinclo bloques: patrimonio industrial, agroalimentación, ganadería y pesca, artesanía y energía e industria.

De esta forma, gracias a esta guía, existe la posibilidad de atender a una motivación concreta o al aprovechamiento de las oportunidades que ofrece un ámbito territorial visitado por excursionistas o turistas.Bajo esta tematización y desglose territorial por comarcas, el turista puede disfrutar de un rico patrimonio industrial. A lo largo de la historia de Almería, la explotación de los recursos se ha producido por parte de fenicios, romanos u otras civilizaciones. Con la vista puesta en la era industrial, resultan relevantes la minería, la uva del barco y el esparto. Con independencia de la relevancia, más o menos localizada, de otras industrias como la azucarera, la salinera o la actividad extractiva de la piedra.

Patrimonio industrial

La minería del plomo tuvo como preámbulo, antes del siglo XIX, a las fundiciones reales, instaladas a lo largo de las Alpujarras y cuyos vestigios se ofrecen hoy como itinerario de interés cultural y turístico. El plomo extraído en la sierra de Gádor y las Alpujarras motivó la aparición de la primera Revolución Industrial en la provincia, materializada en la instalación de fundiciones con hornos ingleses que incorporaban la máquina de vapor. Se encuentran vestigios de la minería del plomo en Fondón, Laujar de Andarax, Berja o Adra, entre otras localidades. En la página de la izquierda se muestra un elemento icónico de la Fundición de San Andrés en Adra: la Torre de los Perdigones.

La minería del hierro relevó en el tiempo a la minería del plomo, presentando explotaciones por casi toda la provincia y destacando por el desarrollo paralelo de las infraestructuras ferroviarias. El turista puede encontrar cotos mineros a principios del siglo XX en Sierra Nevada (Beires), en sierra de los Filabres (Gérgal, Bacares y Serón), en sierra Alhamilla (Pechina, Rioja y Lucainena de las Torres), en sierra Cabrera (Bédar) y en sierra Almagrera (Cuevas del Almanzora).

El desarrollo minero dio lugar a infraestructuras auxiliares que constituyen en hoy un atractivo turístico y cultural. En la capital almeriense destaca el cargadero de mineral ‘El Alquife’, conocido como Cable Inglés, al que se suma el puente ferroviario de Santa Fe de Mondújar, primera vía ancha electrificada en España. En Serón el poblado de Las Menas y en Lucainena de las Torres los hornos restaurados flanqueados por la Vía Verde, vía que conducía al espectacular cargadero de mineral de Agua Amarga. Otras propuestas destacables son las minas de oro en Rodalquilar o los conjuntos mineros del municipio de Pulpí, donde destaca paisajísticamente el conjunto de Cerro Aguilón. También destacan las Salinas de Roquetas de Mar. Y si la minería fue importante en la historia contemporánea almeriense, no lo fue menos la uva de barco; si bien son pocos los espacios que mantienen el paisaje de parral, en Terque se puede visitar el Museo de la Uva de Barco.

Ganadería y pesca

La actividad ganadera ofrece experiencias de alto valor etnográfico y didáctico. En las faldas de Sierra Nevada se puede visitar una explotación caprina y la producción de quesos de alta calidad;en Los Vélez resulta de gran interés la Ruta del Cordero Segureño, para conocer las peculiaridades de esta preciada carne, que cuenta con Indicación Geográfica Protegida. En cuanto a la actividad pesquera, hay visitas guiadas en los puertos de Almería, Adra, Carboneras, Garrucha y Roquetas de Mar. El Centro de Interpretación de la Pesca de Adra, inaugurado en el otoño de 2014, ofrece un acercamiento a las actividades de la lonja o de la pesca, pudiendo divisar desde su azotea el puerto y la lonja.

Artesanía

La actividad alfarera ha sido el medio de vida de distintas generaciones en localidades como Sorbas, Níjar, Alhabia o Albox. Los alfares almerienses beben de la tradición cerámica del yacimiento arqueológico de Los Millares, de la cerámica del Algar o, más directamente, de la artesanía cerámica hispanomusulmana. La artesanía del mármol y de la piedra natural ha hecho que Macael y el Valle del Almanzora en su conjunto reciban la acreditación como Zona de Interés Artesanal, instituyéndose el Centro de Interpretación del Mármol de Macael como centro neurálgico para la organización de visitas a canteras o para realizar una visita interpretada a talleres artesanos. En el telar de bajo lizo de Ángeles López en Laujar de Andarax, Punto de Interés Artesanal de Almería, se confeccionan piezas únicas realizadas a base de harapos.

Energía e industria

Las energías renovables aparecen en el paisaje en forma de parques eólicos y huertos solares. Especial atención merece la Plataforma Solar de Almería, tanto por su papel de punta de lanza en este tipo de energía como por lo estructurado de la experiencia que ofrece, apoyada en la espectacularidad de su infraestructura.

En relación a la industria no agroalimentaria, destaca, en el turismo industrial, la oferta generada por la piedra natural, localizado en el Valle del Almanzora; la industria salinera, como elemento paisajístico de primer orden, es una de las propuestas de industria no estrictamente agroalimentaria. Como infraestructura, merece la pena visitar el Puerto de Almería; y para amantes de las estrellas, es indispensable acudir al Observatorio Astronómico Calar Alto.

La Capitalidad Gastronómica, un atractivo para Almería en 2019

A nadie le amarga un dulce. Y mucho menos si, además de un buen postre, el turista puede ser agasajado con una rica oferta culinaria, lo que conforma el complemento ideal a un viaje a esta provincia. Para ello, nada mejor que visitar Almería, que durante 2019 será Capital Española de la Gastronomía, después de meses de arduo trabajo por parte del Ayuntamiento de Almería. Ahora, el objetivo pasa por consolidarse como la mejor Capital Española de la Gastronomía que se recuerde. Ingredientes no le faltan: producto, cultura y tradición gastronómica, vanguardia, profesionales, clima, paisaje, músculo empresarial y unidad de acción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios