Finanzas

BlaBlaCar se sumerge en la Almería profunda

  • La plataforma que permite compartir vehículos llega a pueblos como Alcudia de Montagud, Olula de Castro y Almócita

Usuarios de BlaBlaCar charlan en el interior de un coche.

Usuarios de BlaBlaCar charlan en el interior de un coche. / D

BlaBlaCar se ha convertido en un medio de transporte más en Almería. La plataforma que permite compartir vehículos para movilidad provincial o viaje entre regiones, dependiendo de la necesidad del cliente y del viaje que vaya a realizar el conductor, ha penetrado con fuerza en la provincia almeriense, convirtiéndose en la tercera andaluza con mayor crecimiento de usuarios en 2022.

Atendiendo a las cifras, BlaBlaCar ha aumentado su actividad en Almería en un 85% respecto a 2021. Ahora mismo, la plataforma cuenta con 160.000 usuarios almerienses, un 11% más que hace un año. Es la tercera provincia andaluza con un mayor crecimiento en el 2022, sólo por detrás de Cádiz y Huelva. Estos números provocan que casi un cuarto de los ciudadanos almerienses (concretamente un 23%) sean usuarios de esta app que permite organizar un trayecto en coche, más o menos largo, con el teléfono móvil.

Los datos son muy destacados para una provincia como Almería. Sin embargo, lo que más llama la atención es cómo las raíces de BlaBlaCar han penetrado hasta pueblos casi minúsculos de la provincia como son Alcudia de Monteagud (129 habitantes), Olula de Castro (190 habitantes) y Almócita (197 habitantes). La plataforma de viajes se ha convertido en un elemento vertebrador de la provincia, sólo en el 2022 se han conectado el 92% de los municipios almerienses. Cifra que, aunque está algo por debajo de la media de Andalucía (95%), está muy por encima de la media nacional del 85% de localidades que han sido conectadas por esta App.

Se trata de municipios que prácticamente no tienen ningún otro medio de transporte, salvo el alsina que tiene unos horarios limitados. Frente a esta falta de conectividad, BlaBlaCar ha permitido a los viajeros llegar a Alcudia, Olula de Castro y Almócita, amén de otros pueblos más grandes, gracias a que el conductor tenía previsto un viaje hacia allí y lo había publicado a través de su dispositivo electrónico.

Uno de esos usuarios con los que cuenta la plataforma en Almería es Luis Montanero, un profesor de 40 años al que le gusta practicar el senderismo y las caminatas por los pueblos los fines de semana o los puentes. Como no tiene coche, a la vuelta suele pedir su BlaBlaCar para llegar a Roquetas.

“Mi experiencia en BlaBlacar es muy positiva. No tengo carnet, y normalmente viajo en transporte público. Cuando hay que hacer trayectos entre ciudades grandes, la aplicación es muy útil. Yo, por ejemplo, he viajado de Roquetas a Barcelona varias veces y el resultado ha sido muy bueno”, reconoce este maestro roquetero que como buen peregrino que es, aprovecha los fines de semana y puentes para hacer rutas senderistas por las zonas interiores de la provincia o incluso de regiones limítrofes, y las vueltas las hace compartiendo coches de otros usuarios de la plataforma: “Me gusta hacer por lo general rutas a pie y a veces, para volver de pueblos pequeños a donde vivo, el único medio de transporte que he encontrado es esta aplicación”.

Otra de las virtudes de BlaBlaCar es que permite compartir gastos, algo muy positivo sobre todo cuando se trata de estudiantes o de gente que económicamente llega justo a fin de mes. “Respecto a los precios, hay de todo. Depende de la distancia, los pasajeros, el conductor... La conclusión es que para la gente que no tenemos coche es un recurso útil y económico. Sólo hay que echar cuentas cuánto cuesta el mantenimiento anual de un vehículo”, dice Luis que explica que el precio lo pone el mismo conductor en la aplicación antes de realizarse el viaje. “Y por otro lado, todo el tema medioambiental. Reduciendo el número de vehículos y utilizando el transporte público se contamina menos”, finaliza el roquetero. BlaBlaCar sigue creciendo y Almería se ha subido en su coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios