Tecnología

Cajamar e Incyde dan un paso más para la incubadora de empresas sobre agua

  • Presentan el convenio de colaboración sellado entre la entidad financiera y la fundación para su puesta en marcha con el fin de acabar con la “vulnerabilidad” en cuanto a suministro de agua

Baamonde y Bonet presentan la incubadora de alta tecnología sobre agua. Baamonde y Bonet presentan la incubadora de alta tecnología sobre agua.

Baamonde y Bonet presentan la incubadora de alta tecnología sobre agua. / Diario de Almería (Almería)

“El sector agroalimentario es el más importante de España y sin agua no hay nada que hacer”. Así lo exponía ayer el presidente de la Cámara de Comercio de España y de la Fundación Incyde, José Luis Bonet, idea que comparte el presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, y quienes presentaron ayer en Almería el convenio de colaboración firmado para la creación, equipamiento, puesta en marcha y desarrollo de la Incubadora de Empresas de Alta Tecnología Especializada en Innovación Tecnológica y Gestión Sostenible del Agua.

Tras el anuncio este verano de la iniciativa impulsada por la cooperativa de crédito de un centro de empresas dedicadas a la obtención y utilización racional, eficiente y sostenible del agua y tras ganar el concurso en el marco de la Fundación Incyde para la obtención de una subvención comunitaria, Baamonde exponía ayer: “Cajamar tomó la decisión de que con ayuda o sólo con recursos propios lo iba a hacer, pero accedió a la subvención comunitaria lo que propicia acelerar el proceso”. Concretamente, tal y como añadía Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, el proyecto cuenta con un presupuesto de entorno a 4 millones de euros, de los que 2,6 millones se corresponden con el Fondo Social Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y 2,4 millones de Cajamar; en este sentido, el presidente de la entidad almeriense apuntaba que la incubadora, y lograr los mejores tecnólogos y tecnologías del agua, es una máxima prioridad dentro del fondo de educación y promoción de Cajamar (es el 20% del resultado de Cajamar descontados impuestos y la retribución al capital social). Respecto a las fechas, García Torrente aclaraba que aunque el plazo de ejecución marcado por las ayudas europeas cumple en 2023, el objetivo es que el proyecto sea indefinido e incluso más adelante se pueda ampliar a ámbitos complementarios al agua. En cuanto a la ubicación de la sede, si bien la iniciativa se plantea como global, está aún en el aire; de acuerdo a las palabras del presidente de Cajamar las opciones pasan por la expuesta inicialmente como es en la Estación Experimental de Cajamar Las Palmerillas, o bien en un edificio de la entidad en la capital almeriense.

La ubicación de la sede se encuentra entre Las Palmerillas o un edificio en la capital

Según manifestaba Baamonde la idea de esta incubadora yace en que el principal problema que tiene Almería y España en su conjunto es el agua, “somos un país extraordinariamente potente desde el punto de vista agroalimentario, pero también extraordinariamente vulnerable en la medida que no tenemos garantizado el suministro del agua”. En esta línea, el máximo representante de la entidad financiera señalaba que no se trata de un proyecto en exclusiva para Almería aunque sí va a tener la sede en esta provincia, “es una iniciativa que queremos poner a disposición del sector agroalimentario de toda España. Ya tenemos firmas de adhesión de empresas nacionales e internacionales para contar con tecnólogos que se van a poner a trabajar en la creación de la incubadora de empresas relacionadas con la obtención de agua, vía desalación o depuración, y de manera eficiente y sostenible”. De acuerdo con las previsiones de Cajamar, la incubadora de alta tecnología que acogerá en Almería a pymes y emprendedores dedicados a desarrollar nuevas iniciativas sobre innovación tecnológica y gestión sostenible del agua, facilitará la creación de otras 85 nuevas empresas en los próximos años. Según recordaba el responsable de Innovación Agroalimentaria de Cajamar este proyecto se asienta en cuatro pilares: los emprendedores, el conocimiento, los usuarios y la financiación.

Por su parte, José Luis Bonet, presidente también de Freixenet y la feria Alimentaria, ofreció a Cajamar ésta última para presentar allí este proyecto al sector agroalimentario. Además, señaló la experiencia de la Fundación Incyde, creada en 1999 a iniciativa de las Cámaras de Comercio, que ya ha puesto en marcha 11 incubadoras relativas a diferentes ámbitos. “En Almería hay gente muy válida”, apuntaba Bonet, quien recordaba a Juan del Águila, fundador de Cajamar quien fallecía recientemente y del que decía: “España la ha hecho gente como él”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios