Radiografía del inicio de campaña agrícola
  • El nuevo curso trae una subida general, salvo en tomate (-57%), y donde destaca el calabacín (+339%)

Precios al alza en el campo almeriense

Los precios han mejorado en la gran mayoría de cultivos del campo almeriense en este inicio de campaña 2020-2021. Los precios han mejorado en la gran mayoría de cultivos del campo almeriense en este inicio de campaña 2020-2021.

Los precios han mejorado en la gran mayoría de cultivos del campo almeriense en este inicio de campaña 2020-2021.

Javier Alonso (Almería)

Mucho se viene hablando en los últimos meses de la importancia que tiene el campo para la sociedad por su papel vital en algo tan esencial como es el abastecimiento alimentario. Una conciencia suscitada por las dificultades y el temor que se vivió en el peor momento de la pandemia, con el confinamiento obligado por precaución sanitaria, y donde se llegó a temer por una posible escasez. Eso, efectivamente, no terminó pasando. Todo lo contrario, a nadie le faltó nada en su despensa gracias al gran trabajo de todo el sector, que en ningún momento cesó en su actividad.

Qué duda cabe que ese respaldo social que ha ganado el sector primario almeriense llega en el mejor momento, ya que poco antes de la pandemia los agricultores, protagonistas como primer eslabón de la cadena, comenzaron una serie de continuas movilizaciones históricas por su gran participación y en las que demandaban de una vez por todas unos precios justos para sus productos. En definitiva, un toque serio y definitivo de atención para la comercialización, la distribución y especialmente las administraciones en el que se pedía dar solución a un problema creciente y que casi se ha convertido en estructural. Los factores que influyen en los precios son varios: oferta, demanda, terceros, climatología, virosis… Todos ellos toman parte en unas cotizaciones que influyen demasiado en su bajada. Sin embargo, el que más preocupa en este momento es quizás el de la influencia de terceros países. Para los agricultores almerienses se trata de una competencia desleal de la que piden regulación, ya que cuentan con unos costes productivos muy inferior y es algo contra lo que no se puede competir.

Sin embargo, el Real Decreto-ley 5/2020 de medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación aprobado en febrero, y la más que inminente aprobación de la ley de modificación de la actual Ley 12/2013, sobre la cadena alimentaria y que transpone la Directiva Europea 2019/633 relativa a prácticas comerciales desleales; ha sido acogida como agua de mayo por los agricultores. Una normativa con la que no está para nada de acuerdo la comercialización por entender que el hecho de establecer un precio mínimo que cubra los costes de producción puede propiciar el efecto contrario y que haya momentos de la campaña en los que directamente no se pueda vender por Ley, con las correspondientes pérdidas que eso supondría.

En cualquier caso, y a la espera de la implantación real, lo cierto es que la campaña 2020-2021 no ha empezado tan mal en lo que a precios se refiere. Es más, comparándola con la pasada, se puede decir razonablemente bien.

Según datos facilitados por la asociación de cosechadores y exportadores de Almería, Coexphal, se observa un inicio de campaña con un incremento general en todos los productos, excepto para el tomate que presenta una caída del 57%, y la judía, cuyo descenso no es tan pronunciado, cae 13%. Las subidas más relevantes se dan en el calabacín y el pepino, con unos incrementos del 339% y 141%, respectivamente. El pimiento mejora un 21% y la berenjena un 53%.

Por ejemplo, en la semana 42, Los precios medios son de 0,64 céntimos en el pimiento; 1,30 en el calabacín; 0,82 en la berenjena; 0,79 en el pepino y de 1,00 en el tomate. Tomando como referencia los primeros compases de campaña y situándolo en la semana 39, donde todo el campo almeriense ya se encontraba en producción, estas cotizaciones son más altas que en el mismo periodo de la campaña pasada.

En este intervalo de 30 días los precios han ido al alza salvo en el pimiento y la berenjena, que en este último caso está sufriendo más fluctuaciones. Si bien es cierto que comparándolos con la 19-20 son más altos en todos los cultivos y también mayores en cada una de estas semanas de lo que fueron en las mismas fechas. Es más, en algunos casos como la propia berenjena o el calabacín, el precio que se paga ahora casi triplica el que se pagana a mediados de octubre hace ahora doce meses.

Movilización multitudinaria por los precios en noviembre de 2019. Movilización multitudinaria por los precios en noviembre de 2019.

Movilización multitudinaria por los precios en noviembre de 2019. / Rafael González (Almería)

En esta línea, y a modo de previsión, el Departamento de Inteligencia de Mercados de Coexphal arroja que en tomate se observa una estabilidad en la comercialización para la campaña venidera.

En pimiento se espera una mejora del 4%, manteniendo la línea de crecimiento de los últimos años. En el caso del pepino se espera que mejore un 2%, mientras que la berenjena y el calabacín presentan una tendencia de crecimiento del 5% en ambos casos.

En lo que respecta a la evolución de un ámbito ecológico cada vez más pujante en el campo almeriense, del tomate se espera un crecimiento de su volumen, concretamente del 9%. En pimiento también se presenta una tendencia favorable, aunque mejora en un porcentaje ligeramente inferior (+7%). Por último, en cuanto al pepino se espera que mejore un 5%, mientras que la berenjena y el calabacín presentan una tendencia de crecimiento del 10% y 11%, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios