Coronavirus Almería Los agricultores reaccionan ante el precio de la sandía bajo coste de producción

  • La cotización en origen repunta en los últimos días por la apertura de mercados, pero aún es insuficiente. Graban un vídeo con productores de toda España para incentivar su consumo

Vídeo para promocionar los productos locales e incentivar el consumo de sandía y melón

Los productores de sandía de Almería están bajo mínimos. Desde esta provincia han comenzado campañas en redes sociales tanto para fomentar el consumo de este producto como para difundir la no venta del mismo por debajo de los costes de producción. “Estábamos teniendo dificultades para la venta, sobre todo, de la sandía temprana siendo una de las causas la entrada de este cultivo procedente de Senegal, que se estaba comercializando a precios muy baratos, mientras aquí se nos estaba pagando el kilo a en torno 0,35 ó 0,40 euros”, explica David Pérez, agricultor. Este productor detalla que se encuentran en un situación muy desfavorable en una campaña que ha arrancado de forma “desastrosa”, de este modo, “por mucho que se promulgue la no venta por debajo de los 0,65 euros el kilo como promovemos desde la Unión de Agricultores Independientes, al final, cuando la sandía está para cortar, antes de que se raje o eche a perder, no queda más remedio que venderla y esto lo saben los compradores, saben que dependemos de eso”.

Estos últimos días los precios han repuntado algo por la apertura de mercados como Francia, Reino Unido y Alemania, “pero seguimos en lo mismo, se trata de una sandía temprana que cuesta mucho dinero sacarla adelante ya que requiere de unos tratos especiales, pues no estamos en una época específica de sandía, así no hace calor, sol u óptimas condiciones climatológicas, y se sigue pagando a unos 0,50 euros el kilo. Las comercializadoras siguen ofreciendo precios muy por debajo de los costes de producción”. De acuerdo a Pérez, producir un kilo de sandía temprana supone para el agricultor un gasto de 0,55 euros, “para producir esta sandía tenemos que plantar a mediados de diciembre, son tres o cuatro meses en que la finca sólo está dedicada a eso, trabajar con diferentes métodos de climatización dentro del invernadero, y todo esto cuesta. Para la sandía que se recoge en mayo y se ha trasplantado al invernadero en febrero el coste de producción baja y se establece sobre los 40 céntimos el kilo”.

En mayo se necesitarán jornaleros para recoger, suelen venir de Rumanía y esto está en el aire

“Nosotros lo que denunciamos es que no se aprovechen de la situación”, indica Pérez, quien añade: “En otros años, en abril se nos ha pagado la sandía a 80 céntimos el kilo, incluso a 1 euro, no pedimos eso, sólo que al menos se cubran los costes, ya llega la situación en que lo único que queremos es no perder dinero,. No queremos que vengan diciéndonos que el problema es el coronavirus, el cierre de los hoteles, etc.”. A este agricultor no le cuadran los argumentos con las cifras, ya que, según expone, si no hay demanda, ¿por qué no baja el precio para el consumidor al que se le está vendiendo a 3 euros el kilo frente a los 0,40 que les pagan a ellos? Los datos parecen dar la razón a los agricultores y quitársela a quienes ahora echan toda la culpa al COVID-19 ya que la situación se repite de un año a otro; basta con consultar la base de datos del Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía para ver que en la primera semana de abril del pasado año el precio que se le pagaba al agricultor por un kilo de sandía también estaba bajo los costes de producción, concretamente a 0,34 euros, sin embargo para 2018 no hay datos hasta mediados de mes, una causa puede ser que fuera más tardía, y en esas semanas sí cotizaba a 0,70 euros.

Respecto a la mano de obra para la recolección de este producto, no ha sido un inconveniente hasta el momento, ya que sandía temprana no hay en demasía y con los jornaleros que residen en la provincia almeriense hay suficiente, otra cosa será cuando empiece la campaña fuerte de sandía, dentro de una veintena de días aproximadamente, para su recolección sí se necesitan refuerzos, “para esto si suele venir gente de fuera, principalmente de Rumanía, que viene a echar la campaña de sandía tres o cuatro meses, porque es cierto que es un trabajo muy duro pero ganan bastante dinero”. Ahora mismo la situación es incierta, “no sabemos lo que puede pasar hasta entonces pero sería un caos para la producción el que faltase mano para recolectar”.

El precio en origen ronda ahora los 0,50 euros y el consumidor paga unos 3 euros por el kilo

La Unión de Agricultores Independientes ha hecho un vídeo, difundido en las redes, en que numerosos agricultores aseguran que no venderán su sandía por debajo de 0,65 euros el kilo, poniendo de manifiesto el valor de su trabajo, la inversión y el esfuerzo que realizan. Asimismo, ha grabado otras imágenes con testimonios de productores de diversos productos en España, de otras provincias y también locales, para reivindicar el consumo de productos nacionales y, en concreto, de sandía y melón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios