Coronavirus Almería ¿Por qué no vender flores? El sector de Almería pide que se abran centros de jardinería y floristerías

El sector está pidiendo que se autorice en España la venta de plantas y flores en centros de jardinería, floristerías y supermercados al igual que está ocurriendo en otros países de la Unión Europea. El sector está pidiendo que se autorice en España la venta de plantas y flores en centros de jardinería, floristerías y supermercados al igual que está ocurriendo en otros países de la Unión Europea.

El sector está pidiendo que se autorice en España la venta de plantas y flores en centros de jardinería, floristerías y supermercados al igual que está ocurriendo en otros países de la Unión Europea.

El sector de la planta ornamental y flor cortada, de Almería en particular y de Andalucía en general, atraviesa unos días críticos en plena campaña de primavera con miles de plantas y flores que tendrán como destino su destrucción.

La crisis derivada del COVID-19 ha tenido un efecto inmediato: la demanda a nivel nacional e internacional se ha paralizado y al ser un producto perecedero no se puede almacenar, lo que está llevando a la destrucción de millones de plantas y flores a lo largo y ancho de Andalucía. Así está ocurriendo esta semana en el vertedero Ejido Medio Ambiente, en dónde está acabando el género de muchos de los 330 productores de planta y flor cortada de la provincia, que calculan unas pérdidas de más de 100 millones euros.

Ante esta situación, COEXPHAL está remitiendo a las administraciones (ayuntamientos, Junta de Andalucía y Gobierno de España) una serie de peticiones del sector que podrían paliar en gran medida dichas pérdidas.

Entre ellas, solicitar a la Comisión Europea medidas excepcionales de rescate para el sector utilizando el fondo de reserva de la PAC, y al Gobierno de España ayudas para compensar las pérdidas y los gastos de retirada y destrucción de plantas y flores.

El sector está pidiendo que se autorice en España la venta de plantas y flores en centros de jardinería, floristerías y supermercados al igual que está ocurriendo en otros países de la Unión Europea, dónde el comercio de flores, plantas, abonos y alimentos para mascotas han sido catalogados productos de primera necesidad no alimentarios.

Y que el Gobierno de España considere esta situación equiparable a casos en los que la fuerza mayor derive de acontecimientos catastróficos naturales que supongan la destrucción total o parcial de las empresas o centros de trabajo sin poder continuar la actividad, así como explorar posibles vías de ayuda a través de ENESA.

Luis Miguel Fernández, gerente de COEXPHAL, advierte que, dada la situación actual, está en grave peligro la viabilidad de las explotaciones de flores y plantas ornamentales, por lo que es urgente que se tomen las medidas solicitadas por el sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios