Agua

El proyecto para reparar la desaladora del Bajo Almanzora, aún en fase de "supervisión"

  • Una vez que sea aprobado, la empresa Sacyr contará con 14 meses para efectuar las labores de reparación

  • La inversión total prevista para el 2024 por parte de Acuamed en Almería asciende a 14,5 millones de euros

Desaladora del Almanzora.

Desaladora del Almanzora. / Rafael González

El proyecto para la reparación y puesta en servicio de la desaladora del Bajo Almanzora, situada en la zona de Villaricos en Cuevas de Almanzora, se encuentra ya redactado y en fase de "supervisión", según ha avanzado el Gobierno en relación a esta infraestructura hidráulica que lleva 12 sin funcionar debido a los daños provocado por una fuerte riada apenas un año después de que arrancara su funcionamiento.

Así lo ha señalado en una respuesta parlamentaria, consultada por Europa Press, en la que especifica que una vez que el proyecto quede definitivamente aprobado, la empresa Sacyr, que fue la adjudicataria de los trabajos, contará con 14 meses para efectuar las labores de reparación.

La empresa pública Acuamed adjudicó a Sacyr Agua el contrato para la redacción del proyecto constructivo, ejecución de las obras de reparación y posterior puesta en marcha de la planta desaladora en febrero de 2022; un contrato que se vio interrumpido de manera temporal tras haberse descubierto dos roturas más no detectadas --hasta un total de tres-- en la tubería del inmisario, a nivel submarino, cuando se acometía la redacción del proyecto.

En concreto, las labores quedaron en suspenso el 30 diciembre de 2022, una vez se dio cuenta de que la tubería presentaba mayores deficiencias de las inicialmente planteadas, por lo que debía concretarse cómo aplicar una solución a nivel técnico y administrativo. Esto elevó el presupuesto total de la adjudicación hasta los 16.554.032,57 euros y marcó un periodo de actuación de 53 meses.

Según justifica Acuamed, las roturas "no podían ser detectadas y valoradas por la empresa adjudicataria, ni por ninguna otra en el momento de la licitación, por tratarse de una zona submarina que no era susceptible de inspeccionar". En este sentido, dichas averías "deben ser reparadas para que la planta desaladora pueda operar correctamente".

La reparación de esta desaladora es esencial para generar nuevos recursos para el abastecimiento a la población y riego en la cuenca del Almanzora, situada en el Levante almeriense. Además, se espera que la incorporación del agua desalada al sistema hídrico permita mejorar el estado de las masas de aguas, especialmente subterráneas. FCC concluyó en 2012 las obras de la desaladora que posteriormente se vio devastada por las riadas.

Pese a ello, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía confirmó un laudo que condenaba a Acuamed a pagar a FCC la liquidación, de ocho millones de euros, puesto que las obras ya estaban finalizadas antes de la riada. Además, la desaladora destapó una supuesta trama de corrupción en el seno de la empresa pública, consistente en presuntos de delitos de prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos, maquinación para alterar el precio de los concursos públicos, falsedad y cohecho, que todavía sigue su curso tras el procesamiento de 42 personas por supuestos amaños de contratos en abril del pasado año.

Obras de protección

El pasado mes de febrero se autorizó a la empresa de transformación agraria (Tragsa) terminar las obras de ampliación para la protección de la desaladora del Bajo Almanzora por un importe total de 17.898.407,87 euros. Las obras a ejecutar suponen un complemento al proyecto constructivo denominado 'Ampliación de las obras de protección de la planta desaladora del Bajo Almanzora' que se desarrollaban en torno a la infaestructura y que se adjudicaron por 5,5 millones de euros en enero de 2022.

La terminación supone la ampliación del encauzamiento de la rambla de Canalejas en una longitud aproximada de 1 kilómetro y la modificación de la carretera AL-8106 de Villaricos a La Muleria, con la construcción de un viaducto con una luz total de 132 metros entre estribos y con cimentación resuelta mediante pilotes sobre la citada rambla.

También es preciso ejecutar la modificación de la carretera de acceso a la planta desaladora, el recrecimiento del camino perimetral a la parcela de la planta desaladora, el levantamiento de una mota paralela a la carretera ALP-160 a Las Herrerías desde el dique de la margen izquierda del encauzamiento del río Almanzora y efectuar una zanja drenante paralela al río Almanzora por el interior de la parcela de la desaladora.

La obra contempla la construcción de una estación de bombeo, localizada en la confluencia del río Almanzora y la rambla de Canalejas, cuyo objetivo es extraer el agua procedente de la escorrentía al cauce de Canalejas, cuando el nivel de agua no permita el funcionamiento de los desagües proyectados. Asimismo, se contempla una estación de bombeo dotada de cinco motores --uno de ellos de reserva-- con una potencia de 162 kW cada uno, resultando una potencia total de 648 kW.

Inversiones hídricas

En cuanto a la inversión total prevista para el año 2024 por parte de Acuamed en la provincia de Almería, el Gobierno asegura que con la prórroga presupuestaria la misma asciende a 14,5 millones de euros, entre los que se incluyen 2,6 millones en las obras de vertido de Carboneras derivadas del cierre de la central térmica, dos millones en la mejora energética de la desaladora de Carboneras, y 1,77 millones en la ampliación de la desaladora de Dalías, entre otras. Según han añadido, dichas actuaciones no se verán afectadas por la prórroga de los presupuestos generales del Estado de 2023, ya que las inversiones que realiza Acuamed "no están sujetas a consignación presupuestaria".

Las plantas desaladoras de Carboneras, en producción desde 2015, y del Campo de Dalías, que comenzó a funcionar en 2016, suministraron hasta el año pasado 332.601.509 metros cúblicos y 194.158.544 metros cúbicos de agua desalada, respectivamente. Solo durante el año pasado, la desaladora de Carboneras suministró 41.794.085 metros cúbicos de agua que supuso un importante total facturado por Acuamed de 27.630.896 euros de los que restan por abonar 14.195.369 euros; mientras que en el caso de la desaladora del Campo de Dalías se produjeron 28.638.361 metros cúbicos de agua valorados en 29.602.016 euros, de los que aún no se han pagado 14.460.471 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios