Cultura

Flamenco racial de los gitanos antiguos en el salón de actos

  • Inka Díaz interpretó en el colegio La Salle un tango de Triana junto al acompañamiento del cante de María Canet y la guitarra de Rubén de Rosario

Como una auténtica gitana de las antiguas, la bailaora Inka Díaz se acercó al escenario de La Salle acompañada de la voz de la cantaora almeriense María Canet y la guitarra de Rubén de Rosario. El espectáculo de flamenco se celebró para homenajear la historia de la tercera novela de Ildefonso Falcones, La reina descalza, que presentó en La Salle.

La bailaora mostró todo el desgarro y fuerza sobre el escenario para representar el baile de las gitanas de ese momento de la historia: "Me dieron una serie de instrucciones y me documenté sobre el flamenco de esa época".

Inka Díaz ha representado un tango de Triana y se ha sentido muy ante la actuación: "Nunca había salido a bailar descalza. Cuando he visto, en un primer momento, a Ildefonso Falcones he sentido mucho respeto, pero he estado muy cómoda".

La protagonista del espectáculo ha asegurado que se ha sentido muy bien con el acompañamiento: "María Canet es mi otra mitad, como mi media naranja en el flamenco. Rubén de Rosario es fantástico, de lo mejor de Almería".

María Canet apunta que han tenido que trabajar con mimo para representar esta pieza: "Hemos tenido que meternos en la historia para elegir el 'palo' correcto y letras que se adaptaran al argumento del libro. La verdad que ha sido muy diferente a las actuaciones que hacemos normalmente. Sus ropas y sobre todo el ir descalza, eso es lo que no corresponde a esta época".

La cantaora ya conocía la figura del escritor: "Ha sido un honor y una gran responsabilidad compartir el escenario con una figura como es Ildefonso Falcones. Hace unos años leí uno de sus libros, La Catedral del Mar. Me atrapó".

La cantaora adelanta una de sus próximas actuaciones: "Aún estamos cerrando cosas para los próximos meses pero por el momento puedo decir que estaré en el Festival de Indanza que se celebra el próximo mes de julio en el Auditorio Maestro Padilla".

Por su parte, Rubén de Rosario destaca la actuación de Inka: "Estamos hablando de una de las bailaoras con más proyección y conocimiento sobre lo que hace que hay por la zona, por eso es tan camaleónica. Conoce la estética y el baile de su personaje".

El músico no descarta trabajar en un espectáculo más arraigado sobre La reina descalza: "Lo tenemos en mente. Sería muy bonito y gratificante hacer una obra con este libro".

El espectáculo se convirtió en un gran atractivo para la representación y todo el auditorio acabó con una gran ovación. Flamenco y literatura unidos por el talento de Falcones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios