Londres, 30 de noviembre de 2023. Estimado Navarro, reacción inicial, viendo los 50 euros que cuesta en fondo acudir al Almería-Betis, pensando equivocadamente en el aficionado rojiblanco de pie, que ni loco pagaría ese dineral, cambió cuando me di cuenta de que es un precio disuasorio para evitar que el Power Horse Stadium sea verdiblanco. Porque venir a Almería, ver tu partido de fútbol temprano y llegar a Sevilla a una hora decente, siempre es apetecible. Si encima existe la posibilidad de ver una goleada de escándalo a tu favor, pues mejor que mejor. Es como cuando aquel 11 de abril de 1999 me planté, con otros locos rojiblancos, en Isla Cristina. El conjunto local, desahuciado, con gente del filial y juveniles, era un rival que aseguraba los 3 puntos y la goleada. En la primera vuelta le habíamos ganado 5-1. En la segunda, vimos un 0-5. La paliza del viaje, resultado aparte, mereció la pena. Por cierto, que aquel Almería, pese a todo, descendió a Tercera y el Isla Cristina solo hizo 4 puntos en todo el año…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios