Análisis

raúl piñeiro

Per aspera ad astra

El ejército del aire de España usa esta frase en latín como su lema, cuyo significado sería: "A través del esfuerzo, el triunfo"; "por el sendero áspero, a las estrellas", "por las rudezas del camino, hacia las estrellas" o "hacia las estrellas a través de las dificultades". En el caso de la RAF, las fuerzas aéreas británicas, utilizan Per ardua ad astra ("A las estrellas a través del duro trabajo"), y en ambos casos coinciden en que al éxito no se llega sin esfuerzo y sin sortear dificultades. Fran Fernández y sus soldados bien lo saben. Han sabido aislarse de voces como la mía, que en verano cuestionábamos la planificación de la plantilla, para defender en el terreno de juego su propuesta de juego y su ambición, que no tiene techo. El equipo rojiblanco ha empezado 2019 refrendando su buen estado de forma pasando por encima de un Mallorca muy fiable hasta que tuvo que cruzarse con el Almería. El conjunto almeriense, con su presión asfixiante, sus rápidas transiciones y su buen juego, desarmó al cuadro bermellón, que bien pudo llevarse una goleada, y no solo por los dos penaltis marrados. Con este triunfo, y a falta aun de un partido para acabar la primera vuelta, se colocan con 28 puntos en la tabla y las posiciones de play-off de ascenso no quedan muy lejos. Para mí lo importante es que la brecha con el descenso son 8 puntos y que cada vez están más cerca los 50 de la permanencia, que ha de ser el principal objetivo. A partir de ahí, está bien que este equipo no se ponga techo. Los jugadores del Almería no tienen pinta de conformarse con poco y no tengo dudas de que si surge la oportunidad no van a dejarla escapar. Como decía el filósofo griego, "tener éxito no es aleatorio; es una variable dependiente del esfuerzo", y si algo ha quedado claro es que este equipo es muy generoso en el esfuerzo y tiene la perseverancia por bandera. Un buen ejemplo es su pichichi Álvaro Giménez, que está pelando contra viento y marea para demostrar que su fichaje fue un acierto, ya que nunca baja los brazos. Cuando yerra, siempre se levanta y eso es digno de alabar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios