DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Bostezo

El mundo rula y al caer, se muerde la cola, por qué has tenido que crecer, maldita la hora

Están de broma, no? O he visto y oído mal y leído. Leído como Los Enemigos nos quieren convencer de que su último disco es el más guay de su carrera y que emula a discos como Gas. Emula, retrotrae, recuerda. Los Enemigos van camino de convertirse en la primera banda tributo a ellos mismos, es decir, la banda que se versionea a ella misma y toca con sus mismos músicos. Menos uno, que ya ha rotado y en vez de estar calladito parece que es el que más sabe. Han diseñado su puesta en escena en plan hombres de negro-blues brother. Sólo les falta el sombrero que sólo lleva Josele. Josele, después de zozobrar en los grandes homenajes y el disco en directo con amiguitos, recala en su grupo de siempre y se cobija en la vorágine, es verdad, Josele, mejor esto que ir dando bandazos mendigando bolos. Es verdad, Josele, eres, sois unos privilegiados en un mundo en el que muy pocos pueden decir ya que viven de esto. Basta con hacer un poco el teatro de corbatitas y trajes negros y ser buenos chicos en las entrevistas. Ya sólo falta que vayáis a #0 a promocionar en ese programa de música que intenta ser un programa de música antediluviano con un presentador tipo aplauso haciéndose el indie. Por lo demás, Siete mil canciones, el single, es puro antienemigo, más pop que rock, más bostezo que bestieza, con menos gas que una botella de coca-cola que lleva años abierta. Yo sigo pensando que es una broma que nos están gastando, que se están quedando con nosotros en el video y en las entrevistas a toda página de El País. Alguien dijo a alguien, así nos vamos a p. mainstream y así se han ido todos, a recoger lo que se sembró en los años en los que les costaba llenar. Para consolarme veo el post-video de su mejor y realmente última buena canción, con Josele haciendo de Josele, actuando sin hacer nada de nada, transmitiendo la última vida inteligente en el planeta. Sobran los actores, sobra el guion, pega bien la chica, prima lo salvaje, triste consuelo para los que han visto tantos cielos que ya no se conforman con el suelo. Tantas dosis en vena de buen material que ahora es imposible ponerse con las sobras del café descafeinado de la noche anterior, en el descenso irreversible hacia lo seguro. Todo va bien, ahora nos va mejor a todos. Esperaremos a bostezar del todo oyendo el disco completo. El mundo rula y al caer, se muerde la cola, por qué has tenido que crecer, maldita la hora.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios