Festejos

Abla venera a la Virgen del Buen Suceso y a sus patronos antes de degustar una solidaria paella

La marcha procesional, en el momento de regresar al templo abulense.

La marcha procesional, en el momento de regresar al templo abulense. / JAVIER ALONSO (ABLA)

Las fiestas de Abla en honor a los Santos Mártires, que fueron sacrificados por los romanos por su condición cristiana, y a la Virgen del Buen Suceso son unas fiestas de brazos abiertos, de acoger al visitante y acunar al oriundo. De ello se ha dado buena cuenta este sábado, con la que ha sido una de esas citas ineludibles que todo adepto de bien a esta festividad ha disfrutado de lo lindo. 

Y es que el 20 de abril no es un día cualquiera para esta villa de la Comarca del Nacimiento. Este año, más si cabe teniendo en cuenta que las fiestas han coincidido con el fin de semana, lo que aviva el afán de ocio de vecinos y foráneos, tal y como destacaba Javier Sánchez, alcalde abulense, a este periódico en las vísperas de los festejos. 

Y no lo es -un día cualquiera- porque los abulenses se han echado a las calles para venerar a la Virgen del Buen Suceso y a los patronos. Lo han hecho desde mediodía, con la tradicional misa rociera en la Iglesia Parroquial de la Anunciación, que ha contado con la actuación del coro rociero de Abla de la Asociación de Mujeres 'Alalba'. La misa ha estado oficiada por el párroco Francisco Sáez Rozas.

Javier Sánchez, alcalde de Abla, junto a Francisco Sáez, vicario de la diócesis de Almería. Javier Sánchez, alcalde de Abla, junto a Francisco  Sáez, vicario de la diócesis de Almería.

Javier Sánchez, alcalde de Abla, junto a Francisco Sáez, vicario de la diócesis de Almería. / JAVIER ALONSO (ABLA)

Tras rendir tributo a la imagen santa entre las paredes del templo, ha llegado el momento de la marcha procesional de los patronos y de la propia Virgen por las calles de un pueblo engalanado para la ocasión. Vecinos y visitantes, ataviados con sus mejores galas, han escoltado la marcha hasta la Plaza Mayor de la localidad para posteriormente regresar a la ermita abulense. Durante su periplo por la villa, los santos han recibido el fervor y la pasión de unos emocionados fieles. 

La jornada ha servido además para rendir homenaje a una trabajadora del Consistorio que se ha jubilado recientemente y que ha recibido visiblemente emocionada una placa conmemorativa. 

Paella solidaria

Y, tras venerar a los patronos abulenses, el momento de más jolgorio de la jornada se ha ido abriendo paso al compás de un pasacalles que ha recorrido las vías abulenses hasta el Paseo San Segundo como prólogo de unos de los grandes hitos del día: la paella solidaria.

Cientos de personas han acudido a la llamada para degustar este exquisito plato para cuya elaboración se han precisado de ingentes cantidades de arroz, verdura y marisco. Todo, para agasajar los paladares de una multitud que ha celebrado esta cita por todo lo alto.

El equipo de Gobierno, con el alcalde Javier Sánchez a la cabeza, prueba una de las paellas. El equipo de Gobierno, con el alcalde Javier Sánchez a la cabeza, prueba una de las paellas.

El equipo de Gobierno, con el alcalde Javier Sánchez a la cabeza, prueba una de las paellas. / JAVIER ALONSO (ABLA)

Javier Sánchez, alcalde de la localidad, ha atendido a Diario de Almería para hacer balance de este exitoso día festivo. "Todo ha ido según lo previsto, ha habido muchísima gente porque así lo propicia el fin de semana. La jornada ha sido tranquila y se ha desarrollado con mucha armonía", ha subrayado el regidor.

Las fiestas de Abla continúan este domingo, con el que va a ser uno de los días más intensos en lo emocional. El cambio de insignias de la Hermandad de los Santos Mártires, un ritual que dará comienzo a las 13:00 horas y que estará presidida por el reverendo Manuel Herrería, sacerdote hijo de Abla, será el primer hito de la jornada. Seguidamente, el pasacalles hasta el Paseo San Segundo precederá, como marca la tradición, al convite para todos los vecinos y visitantes en el día de los Hermanos Mayores.

Y a continuación, otro evento simbólico de los festejos: la subasta del Agua de los Santos en la que se puede adquirir agua procedente del Barranco de Sierra Nevada.

La procesión de los Patronos a las 21:00 horas pondrá el punto y final a un intenso domingo. Los festejos continuarán el fin de semana que viene con el XIX Concurso de Vinos y Mostos y una fiesta homenaje a los mayores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios