Coronavirus I Entrevista a Ismael Gil, alcalde Abrucena “Pido que se tengan en cuenta las peculiaridades de la España vaciada”

  • Sin ningún afectado en su municipio, espera que se abra la mano para realizar actividades del campo, importantes para su economía

  • Orgulloso de cómo llevan sus vecinos el encierro

Ismael Gil ayuda a una voluntaria a cargar bolsas de guantes, mascarillas y geles. Ismael Gil ayuda a una voluntaria a cargar bolsas de guantes, mascarillas y geles.

Ismael Gil ayuda a una voluntaria a cargar bolsas de guantes, mascarillas y geles. / Javier Alonso

–¿Cómo lleva su municipio esta crisis sanitaria?

–Aquí no tenemos ningún caso y esperemos que la cosa siga así. Desde el Ayuntamiento hemos puesto todos los medios a nuestro alcance para evitar que el coronavirus entre en Abrucena y de momento lo hemos conseguido, siempre gracias a la colaboración de los vecinos y de todos los que vienen aquí a trabajar, puesto que es una lucha de todos.

–Da pena andar por las lindas calles de Abrucena y no ver a nadie. Se están cumpliendo las medidas a rajatabla.

–Como alcalde estoy muy orgulloso porque somos uno de los pueblos que menos denuncias hemos tenido, sólo ocho, y algunas de ellas son reincidentes. Los vecinos de Abrucena están cumpliendo con creces su obligación de permanecer en casa y no realizar actos insolidarios.

–¿Qué iniciativas están tomando para ayudar a quien más lo necesita?

–El proyecto principal del Ayuntamiento es el grupo de voluntarios. Hemos organizado varias iniciativas como entrega de productos y llamadas a los vecinos que más solos están en estos días. De esta manera, se sienten acompañados, puesto que no pueden estar con sus familias ni salir a las calles para hablar con sus vecinos. También cogimos la propuesta que nos hizo la Banda de Música ‘MusiMix’ y abrimos una cuenta solidaria, y con ese dinero estamos comprando el material para los vecinos.

"Toda nuestra actividad social está centrada en primavera y se cancela. Volveremos con más fuerza”

–¿Les llega con facilidad el material sanitario?

–Sí, de hecho ya hemos repartido en torno a 150 mililitros por vivienda. Con mascarillas y guantes lo mismo. Todo el que lo ha necesitado en Abrucena, se lo hemos proporcionado. En todos los comercios hemos repartido pantallas y gel hidroalcohólico para ellos y los clientes. Además, también les hemos dejado guantes y mascarillas en las tiendas por si algún vecino los necesita.

–Los niños son los que más están sufriendo. Veo que también habéis pensado en ellos.

–Hemos sacado todo el material escolar y se les ha repartido a los pequeños para que sigan con su formación. Además, desde el Centro de Participación Activa les hemos hecho unas entrevistas y saldrá en los próximos días en Abrucena Radio. Queremos animarlos a que lleven de la manera más activa este confinamiento. El comportamiento de los más pequeños está siendo ejemplar, tenemos mucho que aprender de ellos.

Ismael, en la puerta del ayuntamiento. Ismael, en la puerta del ayuntamiento.

Ismael, en la puerta del ayuntamiento.

–¿Habrá problemas para conseguir mano de obra para la gente que trabaja en el campo?

–Ahora es el momento de hacer ciertas actividades que no lo están permitiendo. Me gustaría invitar a las autoridades competentes a que abrieran la mano en sitios como Abrucena. Hay que tener en cuenta las peculiaridades de cada lugar, en la España vaciada estamos cumpliendo con nuestra obligación, pero no se está permitiendo que se tale, que se quemen las ramas, que se riegue, se trabaje la tierra... Se está frenando esa economía que ayuda a Abrucena y a otros pueblos como el nuestro. En toda la comarca ha habido cuatro casos importados, ningún contagio local. Estamos teniendo un control exhaustivo a la entrada del pueblo, incluso con un dron, pero necesitamos que se abra la mano con quien tiene que labrar sus tierras. Lo más preocupante es quien se encuentra con las maderas en el suelo y no han podido quemarlas, puesto que esto crea unas polillas que puede afectar a gran parte del olivar.

–Supongo que todos los festejos suspendidos.

–Las primeras fiestas eran las de mayo, que por coherencia se van a suspender. A futuro, iremos viendo sobre la marcha. Creo que no se van a celebrar hasta Navidad, pero será el Gobierno el que nos vaya diciendo. Para Abrucena este virus ha venido en la peor época del año porque teníamos los Quintos, San José, la Feria del Olivo, un Certamen de Marchas Musicales, Semana Santa, un viaje de mayores a un balneario, la Romería de San Marcos, otro viaje a Tarrasa, luego las Fiestas Patronales y finalmente una concentración de coches clásicos. Al final, toda nuestra actividad social está centrada en primavera y la tenemos que cancelar. Hay mucho trabajo por detrás, que cae en saco roto. Volveremos el año que viene con más fuerzas, con más ganas, y podamos sacar a nuestro Patrón, San José, como se merece.

"No se permite que se tale, se queme la broza, se trabaje la tierra... y eso se va a notar en las cosechas”

–Con lo cerca que están aquí de la naturaleza, ¿se ha visto ésta beneficiada de la menor presencia humana?

–Hemos notado que el clima ha vuelto al normal de la Abrucena de hace 30 ó 40 años. También ha llovido mucho, es de las primaveras más lluviosas en los últimos 20 años. Por parte de la fauna, no nos hemos encontrado animales por el pueblo, pero sí es verdad que se divisan a cotas más bajas. De hecho, han visto a un macho montés a 400 metros del pueblo, águilas perdiceras y algunos nidos... Al no haber tanta presencia humana, los animales se están acercando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios