Olula de Castro

Cristian Quero: “Es la oportunidad de vender que un pueblo no tiene que ser solo una segunda residencia”

  • El alcalde de Olula de Castro afirma que durante la crisis muchos le han preguntado si hay casas o terrenos en venta para irse a vivir

  • Duda en si abrir o no la piscina y confiesa que este verano culturalmente “va a ser diferente”

Cristian Quero, alcalde de Olula de Castro. Cristian Quero, alcalde de Olula de Castro.

Cristian Quero, alcalde de Olula de Castro. / (Olula de Castro)

Con 196 habitantes, Olula de Castro se ha convertido en un fortín frente al coronavirus. Su alcalde, Cristian Quero, dice que el secreto reside en la concienciación y responsabilidad de sus vecinos. Cree que esta crisis sanitaria es una oportunidad para defender y reivindicar la importancia de los pueblos como espacio vital prioritario.

-Los datos proporcionados por la Junta de Andalucía señalan que en su municipio no ha habido, de momento, ningún, caso de infectado por coronavirus.

–Estamos muy contentos porque ejemplifica el buen comportamiento que están teniendo mis vecinos.

–Siendo Olula de Castro un pueblo pequeño en el que todos se conocen, les habrá sido más fácil tomar medidas para evitar la llegada del virus.

–Lo primero que hicimos fue hablar con toda la población para concienciarles y hacerles ver la importancia del momento que estamos viviendo. Hemos intentado coordinarnos para evitar los máximos riesgos. Una medida que ha funcionado muy bien ha sido trabajar con Protección Civil para que nuestros vecinos no tuviesen que salir para nada de sus casas. Les hemos la compra de comida, medicamentos, etc. Todo se coordinaba entre Protección Civil y Ayuntamiento y de esta manera hemos conseguido tener a todos los vecinos lo más aislados posibles. Como el resto de pueblos, hemos desinfectado semanalmente las calles y se ha dotado a los vecinos con material sanitario (gel hidroalcohólico, mascarillas y salvapantallas) y lejía para desinfectar. Hay que tranquilizar a mis vecinos y minimizar riesgos.

-¿Cómo se vive una crisis sanitaria sin precedentes en un pueblo tan pequeño?

–Ha sido un reto muy grande. Hemos intentado llevarlo con tranquilidad y frialdad porque cada día hemos aprendido una lección nueva. Hemos trabajado de manera conjunta con todos los municipios de la comarca. Para ellos creamos varios grupos de coordinación por redes sociales y Whatsapp en los que hemos estado conectados las 24 horas. De esta manera los ayuntamientos, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y los centros sanitarios han trabajado de manera conjunta para llevar a cabo las mismas medidas en todos los pueblos y que ninguno cometiese ningún error. Y así hemos aprendido día a día a llevar una situación muy compleja.

-De hecho, en la comarca del Río Nacimiento sí se han detectado varios casos en Gérgal y Las Tres Villas, por ejemplo.

–Cada día que pasaba teníamos que tener más cuidado porque somos municipios muy pequeños con una población con una media de edad muy alta. Por ello, nuestro objetivo prioritario no era que hubiese pocos contagiados si no que el virus no llegase a nuestro municipio. También ha habido en Tabernas y en Castro de Filabres y nos hemos visto rodeados de este maldito virus. Por eso hemos redoblado esfuerzos para que nuestros vecinos no saliesen de sus casas para nada.

"Tenemos en mente tres iniciativas: un taller de turrón artesanal, casas rurales y proyectos de jóvenes emprendedores”

–Y de fondo, el dramático problema de la despoblación.

–Así es. Se da la paradoja de que siempre estamos protestando y reivindicando el despoblamiento que sufren nuestros municipios y creo que nuestro mayor temor en nuestros meses ha sido que no viniese nadie porque veíamos a mucha gente que quería subir al pueblo y estar aquí aislado pero creíamos que no era el momento. Había que respetar el estado de alarma y hemos intentado por todos los medios convencer a la gente que no subiese a los pueblos porque había que proteger a nuestros mayores porque son las personas más vulnerables.

-¿Está ahondando esta crisis sanitaria en ese éxodo migratorio?

–Por un lado, desde el plano económico los pueblos pequeños tenemos ese handicap de levantarse y generar actividad económica pero por otro lado, tenemos la seguridad y la certeza de que la gente que vive en los pueblos tiene una calidad de vida mejor porque puede pasear más horas y respetar las distancias de seguridad. Pueden salir a sus huertos y esto está muy valorado por mucha gente de la ciudad me comenta quién tuviese un terreno en el pueblo. Por eso los municipios de interior tenemos que ver esto como una oportunidad para, cuando pase todo esto, potenciar la idea de que vivir en un pueblo no sea tener una segunda residencia aquí si no que sea la primera opción.

–¿Cree que hay gente que se lo plantea?

-Totalmente. En este mes ha habido quince personas que no tenían nada que ver con el pueblo y que se han puesto en contacto conmigo para saber dónde se vendían casas en el pueblo y terrenos para intentar evadirse de la capital y tener aquí un pequeño rinconcito donde poder vivir de otra manera más tranquila.

–Este fenómeno puede ser una de las pocas cosas positivas de esta pandemia.

-Siempre hay que buscarle el lado positivo a las cosas. Esta crisis sanitaria va a pasar y la vida sigue y el daño económico va a ser muy alto pero tenemos que intentar reinventarnos y este momento puede ser clave para los municipios de interior para hacerle ver a la gente que una casa en un pueblo no sirve solo para escaparse el fin de semana si no que tiene más oportunidades, que puede cultivar tierras, que puede vivir de manera intensa en la naturaleza.

–Romper ese muro de que el pueblo ya no es segunda residencia, que aspira a ser hogar.

–Totalmente. De hecho, a día de hoy nos hemos dado cuenta que de manera telemática se puede teletrabajar y no se necesita ir al centro, que desde tu casa puedes funcionar perfectamente. Teniendo en tu vivienda una buena conexión a internet se puede tener todo para ser feliz, estar con la familia y disfrutar del entorno rural.

–¿Cómo está afectando esa crisis económica al pueblo?

–Ahora mismo no cuantificamos un daño importante en cuanto a la agricultura porque la gente que se dedica a ello no ha dejado de trabajar, por ejemplo con la apicultura. Por lo demás, de aquí a unos meses veremos cuánto nos va a afectar esta crisis. Pero lo vuelvo a repetir, tenemos que ser positivos dentro de la situación horrible que estamos viviendo y a partir de ahí intentar seguir con nuestros proyectos para seguir creciendo y que queden truncados lo menos posible.

–¿De qué proyectos habla?

–Teníamos tres proyectos importantes que íbamos a sacar en corto plazo y vamos a luchar para que así sea. Por un lado, la construcción de un taller de turrón artesanal, que será en breve una realidad. También un plan para apoyar a los jóvenes emprendedores del municipio que tienen ideas de negocio y que gracias a Diputación y sus subvenciones vamos a retomar. Y por último la puesta en marcha de casas rurales que empezarán a construirse también pronto.A todo eso, hay que sumarle nuestra apuesta por la cultura. Nosotros tenemos mucho turismo por nuestros Moros y Cristianos y nuestra tradicional arquitectura de pizarra y casas encaladas. Ahora nuestro reto pasa por compaginar la parte cultural con la económica con estas tres iniciativas.

-De hecho, ¿cómo se presenta este verano con tantas restricciones?

–Para ser sinceros, el verano se tiene que plantear tranquilo. Prima la salud de nuestros vecinos. Hay que ser conscientes de ello. Las fiestas llegarán, habrá momentos para disfrutarlo. Ahora vamos a decidir qué programa cultural ofrecemos a nuestros vecinos y también qué pasa con la piscina porque no sabemos si vamos a poder abrir o no. Los actos de masas en las zonas de verbenas y orquestas no se van a realizar. Eso ya está eliminado de nuestro programa. Por eso vamos a apostar por otro tipo de talleres como Escape Room y actividades donde la gente no tenga que juntarse con otras y masificando las zonas. Toca reinventarnos y por eso vamos a crear un programa cultural para el verano muy diferente al de años anteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios