Níjar

Los premios a labor de la mujer nijareña amplían su nómina de reconocimientos

  • Las premiadas en agricultura deporte, cultura, turismo y labor social recogen mañana domingo sus títulos

Los premios a labor de la mujer nijareña amplían su nómina de reconocimientos Los premios a labor de la mujer nijareña amplían su nómina de reconocimientos

Los premios a labor de la mujer nijareña amplían su nómina de reconocimientos / Diario de Almeria

El Ayuntamiento de Níjar reconocerá mañana, durante el desarrollo de la cuarta edición de los Premios de la Mujer Nijañeña, la labor de Margarita Carrillo Correa, María Torres Salvador, Ana María Navarro Cayuela, Isabel Montoya Simón y al equipo de trabajadoras del Servicio Municipal de Ayuda a Domicilio por su labor por el deporte, el mundo del la agricultura, la esfera cultural, el sector turístico y su contribución social, respectivamente.

Margarita Carrillo es una catalana de origen andaluza, afincada en Campohermoso. Empezó a trabajar en Níjar en 1987, impartiendo clases de gimnasia a mujeres en colegios e incluso en su casa. Fue monitora de gimnasia aeróbica para niñas, dio clases de natación para niños y adultos, así como a personas con necesidades especiales en las piscinas de Níjar, Campohermoso y San Isidro. Creó una asociación con varios compañeros, llamada Aquabel, de la cual fue presidenta y durante años, nos enseñaron a nadar a muchos. Actualmente, su asociación recorren más de 18 pueblos del municipio dando clases de gimnasia de mantenimiento a la Tercera Edad.

María Torres Salvador fue modista de alta costura, pero al casarse, volvió a Campohermoso, Durante un tiempo continuó con su dedicación a la costura hasta que tuvo a sus hijos, quienes dieron un giro a su vida laboral y decidió lanzarse al mundo de la agricultura.Primero fue envasadora en Agroponiente, a la vez que se formaba en producción ecológico con la Junta de Andalucía y Fernando del Moral, profesor de la UAL. Dice que no es una agricultora al uso y así lo demuestra desde 2006 con la confianza y trato como empresaria por parte de Campojoyma. Ha intentado relacionar a sus hijos con la agricultura y ella se ha involucrado en el mundo de ellos a través de AMPAS, carnavales, belenes vivientes y otras actividades.

Ana María Navarro, Premio de Cultura, Nació en 1978 en el barrio de Pescadería, de Almería, pero con 3 años su familia se trasladó a San Isidro, donde su padre montó un taller. Comenzó a bailar muy pequeña, con profesoras como Bienve o Mabel Salinas, pero quien le metió de lleno en el flamenco fue Paqui Montoya, profesora y amiga, quien le dejó su grupo. Desde hace ya 21 años, imparte clases a grandes y pequeños después de formarse con grandes bailaores como Milagros Mengíbar, Antonio El Pipa, Manolo Marín o Eva la Yerbabuena . También lo ha hecho en danza moderna, ritmos latinos, árabes, bailes de salón… Ha trabajado en la Academia de Baile Raquel Reverte, en la Academia Arancha Nieto. Actualmente, compagina su trabajo en Coprohníjar con su pasión por el baile, siendo la directora y coreógrafa del grupo Ana Navarro, compuesto por 40 personas, entre 3 y 71 años.

Isabel Montoya Simón, natural de la Villa de Níjar y muy vinculada a su pueblo, cursó estudios como Guía Turístico Ambiental y es la actual responsable de la Oficina de Información Turística de la Junta de Andalucía en la Villa de Níjar. Está en posesión de un amplio curriculum de proyectos y trabajos en favor de ka Villa de Níjar. Destacan la acogida de 22.000 austriacos en 2009; la visita privada de Sus Majestades los Reyes Don Felipe y Doña Letizia en 2011. Colabora en coordinación con los cruceros que llegan al Puerto de Almería y ha trabajado para que la Villa de Níjar forme parte de red nacional de Pueblos más bonitos de España.

El Servicio Municipal de Ayuda a Domicilio ha pasado en una década de 12 auxiliares a las 60 mujeres que, en la actualidad. trabajan en la atención de personas mayores y dependientes de cada barridas en sus domicilios.“Al principio éramos las limpiadoras. Pero nos hemos formad para desempeñar este trabajo con todos los estándares de calidad que la propia administración requiere. Contribuimos al bienestar personal y familiar de las personas usuarias, con nuestro quehacer diario en el que empatizamos, escuchamos, alentamos su autonomía personal y ayudamos a fortalecer su alma” señalan desde Vidamar, empresa gestora del servicio asistencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios